Rebeldía cívica: Venezuela se resistió ayer a la opresión

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Una espesa nube de gas lacrimógeno permaneció durante más de dos horas en la autopista Francisco Fajardo a la altura de El Recreo. A pesar de la lucha en condiciones desventajosas, resalta que la ciudadanía resistió los ataques de órganos policiales y parapoliciales. Fue la hora de la rebeldía cívica en todo el país, con elevado saldo de heridos y un muerto.


Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- A las 11 de la mañana de este jueves, las calles de Caracas comenzaban a llenarse con un río humano de opositores cuyo objetivo era efectuar una “toma” a la altura de la Autopista Francisco Fajardo, distribuidor Altamira. Poco tiempo después, el punto final ya estaba colmado de gente, a pesar de algunos pronósticos.

Eso sí: Los ánimos no eran exactamente los mejores. Ya son 18 años exactamente en el mismo esquema, se queja la gente. Pero siguen acudiendo. Observan en la protesta -con sus altos y sus bajos- el único modo de manifestar su repudio a un régimen que hace rato brincó la raya amarilla.

En el distribuidor no había tarima como muchos esperaban, sino un pequeño camión desde donde se pronunciaron algunas piezas oratorias. Cuando el turno le correspondió a Freddy Guevara (VP), primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), el diputado Henry Ramos Allup (AD) aplaudió con los brazos arriba. Un gesto. Otro gesto más de muchos.

Pero el discurso de Guevara sorprendió a muchos, incluyendo a varios dirigentes de la MUD que allí aguardaban:

-Esto no se queda aquí, vamos a movilizarnos hacia otro punto.

Justo allí, Roberto Marrero (VP) se acercó a Ramos Allup para plantearle la idea y llegar a un acuerdo satisfactorio para todos los actores de la MUD. Ese fue el segundo gesto del día entre ambas toldas. Ramos, enérgicamente, respondió que consentiría la idea.

Y sin violencia, explicaron reiteradamente en el turno del derecho de palabra dirigentes de Primero Justicia.

De ese modo se emprendió el retorno hacia el centro de Caracas, camino de la Defensoría del Pueblo.

A la altura de El Recreo, un contingente de policías y Guardias Nacionales preparados para una guerra, arremetió contra los manifestantes. No cualquier guerra. Mucho peor que la “Batalla de Los Cedros” del martes pasado, y muy parecida a la “Batalla de Maripérez” del año 2010. Pero hay diferencias entre 2010 y 2017.

Mientras, Henrique Capriles -gobernador de Miranda- era auxiliado por su anillo de seguridad debido a los fuertes gases tóxicos, Ramos Allup informaba a los suyos:

-Tengo el dato de que hay colectivos armados disparando en motos más adelante.

Con todo y lo anterior, fueron resistidos los ataques. La lluvia de gas lacrimógeno. Un torrencial aguacero cuyo costo en dólares debe ser astronómico, mientras la gente se muere de hambre. Al menos 25 dólares por bomba, calcularon en la MUD. Y un despliegue policial que sería muy interesante observarlo para reprimir delincuentes en lugar de ciudadanos, diputados y periodistas.

Más de dos horas les costó a los organismos policiales y parapoliciales procurar dispersar una marcha de gente molesta con lo que califican como una dictadura. Esa es una diferencia puntual entre 2010 y 2017: Que ahora hubo, realmente, lo que se conoce como resistencia. Rebeldía cívica, con todas sus letras.

Henry Ramos fue uno de los últimos de los dirigentes de la MUD en retirarse de la autopista. Fue perseguido, junto a su anillo de seguridad y su equipo político, por motorizados que lanzaban gases lacrimógenos.

En el resto del país se replicó la escena. El saldo de la guerra de fuertes contra débiles dejó un saldo de centenares de heridos a nivel nacional y un muerto (Jairo Ortiz) en Carrizal, estado Miranda, según denunció en su cuenta Twitter María Corina Machado (Vente Venezuela).

Posteriormente, se produjo una rueda de prensa de la MUD con Freddy Guevara, Henrique Capriles y Henry Ramos. Desde allí, convocaron a la ciudadanía a una protesta para mañana sábado. La ruta es desconocida a la hora de redacción de esta nota.

¿Cuál fue el mensaje?

La ratificación de la postura manifestada desde la Asamblea Nacional: Respeto a las funciones del Poder Legislativo, convocatoria de elecciones vencidas o por vencerse, y destitución de los magistrados express del Tribunal Supremo de Justicia.

Es decir, el bloque es monolítico en cuanto a las demandas. Y algo fundamental: Están unidos por el método. Antes el dilema era calle o voto, mutuamente excluyentes. Ahora no hay dilema sino una síntesis: Calle para recuperar el voto. Calle sin violencia.

Por eso convocaron a la ciudadanía a una protesta para el este sábado, aparentemente, en la avenida Francisco de Miranda. Fue Henrique Capriles quien utilizó este argumento demoledor:

-No se termina la lucha hasta restablecer el orden constitucional.

Y así debe ser. Porque ahora el panorama para la MUD mejora a pesar de los pesares. Tienen los candidatos. El voto popular. Un régimen que se lanza al vacío. Y coincidencia de objetivos y métodos. No les falta casi nada para completar su receta.