Con el “nuevo Dicom” el Gobierno tiene más control de las empresas

Por Juan Antonio Avellaneda.- En el caso de las personas jurídicas el hecho de que está relacionado a su última declaración del ISLR le concede mayor control al Gobierno de la información de las empresas, dado que estas con el incentivo de obtener las divisas de forma legal tendrán que mostrar sus libros contables.


Por Juan Antonio Avellaneda.- El “nuevo Dicom” entra en operaciones pero los cambios fundamentales sobre política cambiaria no ocurrieron. Este “nuevo Dicom” y los resultados de la primera subasta nos llevan a concluir lo siguiente.

Esta megadevulación de más de 200% traerá más inflación, dado que se verán muchos ajustes en precios de productos que se basaban en el antiguo Simadi.

  1. Haber colocado la banda de precios de la primera subasta entre 1.800 y 2.200 bolívares por dólar ocasiona una mega devaluación del tipo de cambio oficial. Antes de este anuncio el tipo de cambio más alto de una tasa oficial era la de Simadi a 727 bolívares. Por lo tanto, luego de esta primera subasta Dicom podemos decir que el tipo de cambio más alto de una tasa oficial, es decir permitida por el Banco Central de Venezuela (BCV), es de 2.200 bolívares por dólar, una devaluación de más de 200%. Estas bandas igualmente certifican lo que muchos economistas y bancas de inversión venían comentado y escribiendo: El tipo de cambio de equilibrio en Venezuela está alrededor de 1.500 bolívares por dólar. Este nivel fue siempre negado por los funcionarios. Ahora se convierte en una bofetada de realidad económica que recibe la administración de Maduro. Esta megadevulación traerá inflación dado que se verán muchos ajustes en precios de productos que se basaban en el antiguo Simadi.
  1. Todo sigue igual. El “nuevo Dicom” permite únicamente 500 dólares trimestrales por persona natural y en personas jurídicas el 30% del ingreso bruto promedio mensual actualizado declarado en el ISLR en el ejercicio fiscal inmediatamente anterior, hasta un máximo de 400.000 dólares al mes. Es decir, no es un cambio totalmente libre. El Gobierno mantiene control sobre montos asignados, no hay libertad cambiaria. En el caso de las personas jurídicas el hecho de que está relacionado a su última declaración del ISLR le concede mayor control al Gobierno de la información de las empresas, dado que estas con el incentivo de obtener las divisas de forma legal tendrán que mostrar sus libros contables. Filosóficamente el control de cambios continúa, en consecuencia continuarán las mafias cambiarias, las que hacen arbitraje entre tipos de cambios. O sea, la corrupción.
  1. Este “nuevo Dicom” refleja la fuerte crisis de divisas que vive el país. Al devaluar en esa magnitud, el Estado y PDVSA obtendrán más bolívares de los pocos dólares que se reciben de la mermada producción petrolera. El ministro de Petróleo y Minería, Nelson Martínez admitió en la reunión de la OPEP de esta semana que la producción de petróleo de Venezuela es la que dice ese organismo, 1.965.000 barriles por día.