Los 12 aspectos que cambiarán en la economía y la política con la constituyente de Nicolás Maduro

Por Orlando Zamora.- Pese al manejo oscuro de los verdaderos planes perseguidos con el proceso constituyente, oculto en el paquete de la búsqueda de la Paz, proteger al legado del gasto social y fortalecer al poder comunal, nadie se engaña de que el chavismo busca: Consolidar el poder.


Por Orlando Zamora.- La última y definitiva treta del régimen, arrinconado por el frente económico y ahora como nunca por el social y político. Es todo un timo contra país, que consiste en obviar la letra escrita de la Constitución, confundiendo iniciativa con la facultad legal de convocar y constituirse en poder constituyente.

Oculto en el paquete de la búsqueda de la paz, proteger al legado del gasto social y fortalecer al poder comunal, nadie se engaña de que el chavismo busca: Consolidar el poder.

Convocan sin el voto mayoritario del pueblo, un evento con plena facultad de transformar a todo el Estado venezolano, proceso impulsado desde el ámbito exclusivo del propio chavismo, como le confesó el ministro Jesús Faría a Vladimir Villegas en Globovisión la semana pasada (Luego se desmintió).

Pero no queda duda de que es un evento surgido desde el interior del chavismo. Sin la participación del resto de la sociedad. Motorizado exclusivamente a través de los canales de movilización del Estado, el aparato extenso de empleados públicos y la milicia partidista. Sin calor de pueblo.

Faría admite que un ciudadano podrá votar varias veces, bien como elector en la jurisdicción municipal y como integrante de órganos comunales, sindicatos u organizaciones populares. Algo nunca visto si se pretende instaurar otra constitución.

El chavismo parte, para sus cálculos de “votos alcanzables”, de su dominio hegemónico en todo este tipo corporaciones humanas. Tiene los votos necesarios para “amarrar” la redacción final del nuevo texto de la constitución por nacer. Aunque sea entre familia, como en un buen clan siciliano. Controla plenamente el 70% de las alcaldías, para impulsar el propósito.

Qué le permitirá al agonizante chavismo-madurismo la reforma del texto constitucional

A pesar del falso intento “de medirse en votos” (en realidad indirectos), en plena puerta de salida del proyecto político (cuando siempre se hace de entrada), lo ensayan en la fase terminal, ya desgastados, deficitarios de fondos, sin rumbo económico, agonizantes y ultra represivos.

Intentando así resolver las graves consecuencias de haber perdido la capacidad de ganar limpiamente cualquier elección presidencial. Pretenden modificar las condiciones de las elecciones regionales y presidenciales y por otra parte, garantizar la concentración del poder institucional y económico. Se aseguran el manejo de los pocos recursos físicos existentes.

Pese al manejo oscuro de los verdaderos planes perseguidos con el proceso constituyente, oculto en el paquete de la búsqueda de la paz, proteger al legado del gasto social y fortalecer al poder comunal, nadie se engaña de que el chavismo busca: Consolidar el poder. Hacer más funcional al poder centralizado. Bendecir al militarismo. Concentrar los limitados recursos económicos que genera Venezuela. Y evitar toda confrontación electoral franca.

Bajo la incertidumbre de informaciones dispersas, tomando argumentos aislados de voceros oficiosos del Gobierno y bajo el silencio oficial en las materias sugeridas para el evento constituyente comunal anunciado, nos permitimos inferir diversas e ilimitadas posibilidades de modificación de tópicos básicos del texto constitucional vigente.

Cuáles son los verdaderos y ocultos objetivos de la Constituyente

  1. Concentración plena de todos los poderes públicos en reducidas manos. A estos efectos se esgrimirá: “Los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente. Esto le permitirá arrasar con los poderes públicos que le interesa intervenir (Asamblea Nacional, Fiscalía General, al resto de poderes que controla, podría consensuar fechas de vencimientos posteriores).
  1. Subordinación ilimitada del sector privado. Bajo la premisa evidente de la agudización de la crisis económica y producción industrial, el régimen más que desaparecer al sector empresarial pretenderá y declarará constitucionalmente el carácter social de la producción y de los recursos materiales y monetarios en posición de los factores productivos distintos al Estado. En este sentido, se obligara por ley a que las empresas privadas geográficamente cercanas a los desarrollos comunales y productivos militarizados, cooperen en la eficiente distribución de los mismos atendiendo a prioridades o urgencias sociales claramente pre establecidas.
  1. El sector financiero particular. Deberá trabajar coordinadamente en la asistencia financiera y coadyuvar con las áreas económicas definidas como prioritarias en los 15 motores productivos. Las posiciones en moneda extranjera en poder de estas instituciones se asignarán exclusivamente por las vía indicada en el sistema de divisas complementario y a destinos centralizados.
  1. Ámbito legislativo. Una vez intervenida la Asamblea Nacional, desconociendo la voluntad mayoritaria de los electores, expresada 20 meses antes, se reemplazará, asimilando la experiencia de la Constituyente del año 1999, un diminuto ente transitorio. Podrán “escoger” provisionalmente un nuevo “Congresillo” que asuma las funciones del poder legislativo, clausurado hasta unas “próximas elecciones”.
  1. Nuevas condiciones que regirán en lo sucesivo a todos los eventos electorales. Dada la notoria debilidad de la actual administración central para vencer en comicios electorales, bajo la concepción del voto universal, individual, se adoptarán mecanismos de elección para alcaldes, gobernadores, diputados y presidente de la República a través del voto parcial, colegiado, que representa a grupos de electores, agrupados en diversas modalidades corporativas comunales.
  1. Posibilidad de extender la duración en los cargos designados por elección popular. Se refiere al presidente de la Nación, gobernadores y otros servidores públicos.
  1. Debilitar la figura principal del gobernador y compartir su poder con las comunas estatales.
  1. Cambios en los regímenes de sanciones y calificación de delitos que atenten con la seguridad de la Nación. En especial los vinculados a la asociación con potencias extranjeras y que amenacen la estabilidad democrática. Definición expedita del delito de terrorismo.
  1. Limitar y controlar más a los medios de comunicación. Electrónicos o no.
  1. Unificar todos los cuerpos policiales bajo el mando del Gobierno central.
  1. Revalidación del modelo productivo y social comunitario. La legislación comunal vigente es extensa, poco habría que agregar en este sentido. En presencia de un régimen que huye hacia delante, en medio de la catastrófica situación económica que agobia al país, el Gobierno insistirá en que el modelo comunitario (de cero eficiencia hasta los momentos) sea reivindicado nuevamente con el auxilio de recursos provenientes del sector privado (único eficiente hoy).
  1. Fortalecer el presidencialismo, en alianza con el militarismo partidizado. Definitivamente, no habrá nada positivo en este proceso, se profundizará la crisis económica al abandonar su atención inmediata. Se corre el grave riesgo de perfeccionar modalidades de presencia militar en centros de desarrollo económico, minero, industrial. El gran vencedor será el omnipotente Poder Ejecutivo.