Nicolás Maduro se metió en un callejón sin salida con la Asamblea Constituyente

Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- La Constituyente tiene tantos inconvenientes que no hay manera de que termine bien. Pero si el Presidente de Venezuela retrocede, al día siguiente esa parte del país que está movilizada en la calle le pide la renuncia. Derrotar este propósito sería una enorme victoria popular que envalentonará a sus adversarios.


Pedro Benítez.

Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- No faltará quien diga que el presidente de VenezuelaNicolás Maduro, se inventó la Asamblea Nacional Constituyente para ganar tiempo. ¿Tiempo para qué?, se pregunta uno. Lo cierto es que Maduro ha tenido siempre un propósito en mente: Mantenerse en el poder más allá de enero de 2019. Esto es algo que nunca podemos perder de vista.

Por eso bloqueó, con la asistencia del Consejo Nacional Electoral (CNE), el Referéndum Revocatorio en 2016; por eso inhabilitó al gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles; por eso mantiene preso al fundador de Voluntad PopularLeopoldo López; por eso la maniobra de validación contra todos los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática, MUD (también por medio del CNE), para dejarlos en un limbo legal y eventualmente inhabilitarlos. Todas estas operaciones políticas se las iba a repetir a cualquier otro candidato o partido que asomara la cabeza con posibilidades de victoria electoral, porque lo que Maduro ha estado buscando es una oposición a su medida que pueda derrotar y dominar con facilidad. Pero como suele suceder en política, los resultados son distintos a los planes iniciales.

El propósito de Maduro es mantenerse en el poder más allá de enero de 2019 (Foto: nicolasmaduro.org).

Es lo que está ocurriendo ahora. Cuando Maduro se dio cuenta de que todas las argucias anteriores no le eran suficientes sacó del sombrero la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Cambiar radicalmente las reglas del juego para garantizarse ganar elecciones con menos votos, de paso sacarse de encima a esas dos molestias que son la Asamblea Nacional y la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, y represión contra aquellos a quienes no les guste el plan.

Siga leyendo esta información en Alnavio.com