Ayrton Salamanca

Mientras más se corra la arruga más doloroso será el ajuste que aplique Maduro

Por Ayrton Salamanca (Río de Janeiro).- La devaluación como instrumento de política económica no tiene un efecto favorable, sino perverso, pues el modelo venezolano es monoexportador (petróleo) pero importador de todo, precisamente por la destrucción del aparato productivo. La devaluación encarece las importaciones alimentando la inflación, al tiempo que no estimula las exportaciones.

Seguir leyendo »

Evo Morales hizo lo contrario que Chávez y Maduro y ahora Bolivia está mejor que Venezuela

Por Ayrton Salamanca (Río de Janeiro).- No aplicó control de cambios. Las empresas estatales son rentables, no son una carga. No se mete con la banca ni con el sector empresarial productivo. Mantiene un equipo de ministros preparado. Respetó las recetas de expertos del liberalismo y Harvard. Hoy las reservas internacionales suman 14.000 millones de dólares. Más que las venezolanas.

Seguir leyendo »

Conozca a fondo el verdadero poder y rol del BNDES de Brasil

Por Ayrton Salamanca (Río de Janeiro).- Cómo quisieran los argentinos tener un BNDES. Por ejemplo, IMPSA, que se declaró en default, negocia con el Gobierno Argentino un salvataje. Afectado por las deudas, retrasos en sus cobranzas por las operaciones en el sector eléctrico en Venezuela (TOCOMA), y otros proyectos en Brasil, a falta de un Banco de estas magnitudes, como el BNDES, recurren al Gobierno, con el argumento del impacto que pudiera tener en el empleo.

Seguir leyendo »

Brasil sacrifica a Electrobras para reactivar el crecimiento

Por Ayrton Salamanca (Río de Janeiro).- Hay consenso que para destrabar la economía se tiene que eliminar los cuellos de botella, aumentar la infraestructura y la competitividad. No todo tiene que ser por precios favorables; hay que reducir costos con esfuerzos. Tampoco devaluando la moneda se garantiza que se gane competitividad en el largo plazo, pues si estas trabas y costos persisten, la oferta es inelástica y, en consecuencia, la buena intención inicial se transforma en una preocupación por el efecto inflacionario de las importaciones más caras.

Seguir leyendo »