Libros

La mirada de los otros

Por Redacción.- El resultado agrava la paradoja de un gobierno pregonando contra los ricos y enriqueciendo mucho más a los ricos y creando nuevos ricos. Más operadores. Más banqueros. Los nuevos boliburgueses, caídos pero no arruinados. Y son más los testaferros. Léalo en Chavismo, Dinero y Poder.

Seguir leyendo »

¿Qué es boliburgués?

Por redacción.- De modo que la definición del boliburgués incluye al funcionario que se enriquece, que mete la mano directamente en el tesoro público y también a los favorecidos con contratos y negocios que a su vez apostaron por la constitución de empresas, de conglomerados, de grupos económicos, creyendo que el proceso los adoptaba como criaturas de él mismo, como hechuras propias, como productos del proceso. Dicho esto, llegaron a ubicarse entre los elementos de la composición variopinta y original del chavismo. Lea Chavismo, Dinero y Poder.

Seguir leyendo »

Las corrupciones

Por Redacción.- Se puede hacer comparaciones. Se puede afirmar que toda corrupción es perniciosa. Y la paradoja resultante es que esta, la de Chávez, puede pasar por la corrupción más perniciosa de toda la historia venezolana. Personajes como Diego Salazar o Alejandro Andrade constituyen el ejemplo puntal de los lujos y los gastos sin medida.

Seguir leyendo »

¿Alguien se acuerda de los 12 Apóstoles?

Por Redacción.- Un joven treintañero de la época, Gustavo Cisneros, no podía ufanarse de los contratos de Derwick, la empresa de los primos Betancourt López y Trebbau López, los bolichicos. En sus años, ni Tinoco, ni Febres Cordero ni Delfino podían ufanarse, como lo hacía Wilmer Ruperti de poseer fortuna de alrededor de 1.500 millones de dólares. Siga Chavismo, Dinero y Poder.

Seguir leyendo »

Chávez creador

Por Redacción.- Entramos en materia. Comienza la IX Parte del libro Chavismo, Dinero y Poder. La boliburguesía en acción. Los nombres. La lista de los grandes millonarios. Aquí nada se esconde. Alguien le escuchó decir a Gustavo Cisneros que en la Era Chávez lo único que garantizaba el éxito era más “la ambivalencia” y menos la inteligencia, el talento, los idiomas, la cultura, la formación académica.

Seguir leyendo »

El rostro de la ambición

Por redacción.- A Diosdado se le ve el cálculo. La ambición. Las ansias de poder van con él. La ambición le es consustancial. Chávez le confió la organización del PSUV y no desaprovechó la oportunidad. Fue factor fundamental en la creación del partido y en la jornada fundacional. Aquí termina la VIII Parte de Chavismo, Dinero y Poder.

Seguir leyendo »

Lobistas del dinero

Por Redacción.- Los lobistas han llegado a tener tanto poder que alcanzaron a penetrar el Palacio de Miraflores. Mejor dicho, en el juego del poder, Chávez lo admitía. Más de esto en Chavismo, Dinero y Poder.

Seguir leyendo »

Todos cogen y Chávez se va por las ramas

Por Redacción.- El estilo de un Chávez ordenándole a un general que tome dinero de una partida y resuelva un problema de orden diferente, generaba la regla. La solicitud del millardito al BCV que conduce a cambiar las leyes es la misma conducta a escala distinta de los gobernadores y alcaldes emitiendo cheques con el objeto de pagar a miles de militantes activados en el proselitismo político y electoral. Esto y mucho más en Chavismo, Dinero y Poder.

Seguir leyendo »

La corrupción es contagiosa

Por Redacción.- El chavismo no ha producido riqueza. Ha producido renta petrolera, que es otra cosa. Por un lado, los jerarcas, la burocracia, los dirigentes, los alcaldes, los gobernadores, los ministros, los presidentes de bancos y empresas estatales. Por el otro, sus relacionados, sus amigos, los operadores, los traficantes, los nuevos ricos, los nuevos empresarios de la boliburguesía. Todos han asaltado la renta, se han beneficiado, cuanto más, de la renta. –Hay una mentalidad heroica del dinero –dice Axel Capriles–. El héroe no produce riqueza, la saquea. Y Chávez se inventaba sus héroes. Él mismo es un héroe. Como dice Djuna Barnes en El bosque de la noche: «Nuestra mentira ha hecho poderoso a ese sujeto: ¡tal es la fuerza del charlatán, del omnipotente!». Léalo aquí en Chavismo, Dinero y Poder.

Seguir leyendo »