konzapata.com

*El regreso de Irak*

martes 07 de junio de 2011, 01:00h

Por Pedro Benítez La oposición avanza por todo el país, el gobierno intenta recuperar terreno con su gran misión vivienda, y ahora Irak regresa con fuerza al mercado petrolero mundial.

    Este fin de semana pasado el viceprimer ministro iraquí, Hussain al-Shahristani, afirmó que su país espera incrementar su producción de petróleo a 3 millones de barriles por día b/d al final de año. Y a 3,5 millones o 4 millones para 2012. Para lograr eso los iraquíes esperan incrementar su capacidad de exportación (no la exportación en si misma) en 1,8 millones de b/d al final de este año.

Las exportaciones de petróleo de Irak en mayo promediaron 2,2 millones de b/d y su producción alrededor de los 2,7 millones de b/d. Todo indica que Irak logrará esa meta. Lo que no es nada particular, pues hace más de treinta años su producción de petróleo estaba por encima de los 3,5 millones de b/d. Entonces, en 1980, Sadam Hussein inició una larga y cruenta guerra con Irán de ocho años, en los cuales cada país se dedicó a destruir los pozos, oleoductos y terminales del otro. No se había repuesto su país cuando Hussein invadió Kuwait en 1990, a lo que siguió la guerra contra las potencias occidentales, luego, largos años de sanciones económicas y en 2003 la invasión angloamericana. Pero los altos precios del crudo, la masiva inversión de las transnacionales del petróleo y una mejora en la seguridad, están permitiendo una rápida recuperación de la industria petrolera iraquí, que hasta hace pocos meses tenía niveles de producción y exportación inferiores a Venezuela. Pero Irak no puede subir su exportación de hidrocarburos sin el consentimiento de su vecino y socio en la OPEP: Arabia Saudita. Y da la casualidad que por distintos motivos de orden económico y geopolítico los planes iraquíes coinciden con los saudíes. El reino de Arabia Saudita quiere un Irak estable, por eso está interesado en su recuperación económica, y además le conviene un Irán debilitado. Por lo que está dispuesto a una moderada baja en el precio internacional del barril de crudo, que sería consecuencia del regreso de Irak como gran exportador. Países como Arabia Saudita, Kuwait o los Emiratos Árabes han expresado reiteradamente que sus finanzas nacionales se adecuan a un barril de petróleo a 80 dólares y no los 100 actuales. Además, los tiene intranquilos la lenta recuperación de la economía mundial. Mientras que, según diversos analistas, hay una cosa en la que Irán y Venezuela coinciden: sus respectivos presupuestos son muy vulnerables a un precio del barril de petróleo rondando los 80 dólares. Todas las cartas se pondrán sobre la mesa en la reunión de ministros de petróleo de la OPEP mañana en Viena, en la que van a decidir las políticas de producción del grupo. Los miembros del Golfo, liderados por Arabia Saudita, son partidarios de un alza en el bombeo del crudo, en un intento por hacer retroceder los precios por debajo de 100 dólares y ayudar a la recuperación económica de sus clientes. Ya en febrero pasado los saudíes subieron en un millón de barriles su producción, para cubrir el faltante de Libia. Según agencias de noticias internacionales, el ministro de Petróleo saudí Ali al-Naimi va a proponer subir la producción OPEP en un millón de b/d. Casualmente la cifra que Venezuela ha dejado de cubrir de la cuota que le corresponde. En este juego a tres bandas, hay alguien conocido por todos nosotros podría terminar siendo la victima colateral. El mundo se sigue moviendo.

Producción KonZapata