konzapata.com

Claudio Descalzi, el cónsul de ENI que supervisará a PDVSA

lunes 09 de junio de 2014, 06:00h
Por Redacción.-Le prestó 500 millones de dólares a PDVSA pero quiere ver resultados pronto. Dijo que vendrá cada dos meses para asegurarse de que las decisiones se cumplan. El hombre sabe que en la estatal petrolera venezolana, todo es promesas y retrasos

Por redacción.- Claudio Descalzi es el CEO (Chief Execitive Officer) de la empresa petrolera italiana ENI desde Mayo de 2014, es decir, apenas estrena el cargo.  Estuvo en Caracas en la primera semana de Junio para sacar del profundo bolsillo de ENI 500 millones de dólares para financiar a PDVSA en el desarrollo del mega yacimiento de gas natural costa afuera  llamado Perla, en las aguas marítimas territoriales del Golfo de Venezuela.

Descalzi conoce por sus asesores el historial de retrasos, ineficiencias, incumplimiento de metas y malcriadeces de PDVSA.  En la firma de los acuerdos, en la sede de la estatal venezolana en La Campiña, Descalzi llamó la atención por dos detalles, sobre todo si se compara su discurso con el de su co-inversionista en Perla, el moderado y complaciente  Antonio Brufau, presidente de la española Repsol, la cual aportó otros 500 millones de dólares para sacar de las profundidades del mar la riqueza que promete el campo Perla.

Este hombre nacido en Milán en 1955, no habló en italiano, su lengua nativa. Las contadas palabras que pronunció Descalzi a toda velocidad fueron en inglés, el idioma de los negocios y de los imperios modernos. En la cara de Rafael Ramírez, quien además del monopolio del petróleo  también se atribuye el monopolio de la soberanía y del nacionalismo, escupió que vendría cada dos meses a Venezuela, desde su moderna oficina en Roma, para supervisar y  asegurarse de que las decisiones se cumplan.  Es decir, que le importa poco que PDVSA sea el accionista mayoritario. El quiere ver resultados pronto.

¿Por qué Descalzi muestra la arrogancia de un cónsul romano? Mano izquierda para tratar con rojitos de PDVSA le falta, pero credenciales académicas y gerenciales le sobran. Es graduado en física en la Universidad de Milán en 1979 y trabaja para ENI desde  los años noventa. Ha sido jefe de operaciones de la división de exploración y producción.  Es presidente de Eni UK, de Assomineraria  y vicepresidente de Confindustria Energia. Ha dirigido desarrollos  petroleros en el Mar del Norte, Libia, Nigeria y Congo.  Además se ha desempeñado en altas posiciones gerenciales en África, Medio Oriente y China.  Definitivamente, no es un desprevenido en materia petrolera. Veremos si logra tener éxito y sacar al menos un proyecto adelante en la PDVSA rojita.

ENI tiene mucho en juego en este lado del mundo. Descalzi dijo que Venezuela era un país estratégico para el crecimiento de ENI. Con Perla hay un retraso importante. Se prometieron 300 millones de pies cúbicos diarios de gas para 2013. Ahora la promesa es de 150 millones de pies cúbicos para diciembre 2014 y de 450 millones en el primer trimestre de 2015.

Otros proyectos como Junín 5, en la Faja del Orinoco, donde ya le prestó a PDVSA 1.700 millones de dólares  y la refinería Bicentenario tienen retrasos importantes.  No ha visto todavía un solo barril.

ENI tiene una apuesta en Venezuela que supera los 18.000 millones de dólares, pero hasta la fecha solo tiene 26% en la empresa mixta Petrosucre, que produce unos 10.000 barriles diarios en el campo Corocoro. Poco para una empresa que tiene operaciones en 85 países y una nómina de 82.000 empleados.

KonZapata