konzapata.com

Los riñones del vice Ministro de Alimentación

lunes 09 de junio de 2014, 16:00h
Por Elizabeth Fuentes.-El vice ministro de Alimentación, Carlos Franklin, aseguró que el pueblo hace colas "soberanamente" frente a los mercales y supermercados " para cuidar lo suyo". Entonces si esos alimentos son "suyos", ¿Por qué los tiene que pagar?
Por Elizabeth Fuentes.- Muy sabrosa la percepción del Vice Ministro de Alimentación, Carlos Franklin, sobre las mega colas que deben hacer los venezolanos para comprar comida. Sin que se le moviese un músculo de la vergüenza, Franklin  afirmó que: “Ellos están cuidando sus alimentos. El pueblo está acostumbrado y lo hace soberanamente”.  No es que hagan cola para adquirir alimentos desaparecidos por la ineficiencia de su ministerio. Que va. El pueblo se para soberanamente a las 3 de la mañana y duerme sobre un cartón a las puertas de mercales y supermercados, para cuidar lo suyo.  Lo extraño, señor vice ministro, es que el pueblo deba pagar por algo que, según usted, les pertenece.  "Sus alimentos", dijo. Y pagarlos carísimos, además. Por otra parte cabría  preguntarse: Si el pueblo está cuidando "sus alimentos" durante largas y tortuosas colas, desde la noche hasta bajo el sol inclemente, cabe  suponer entonces que se trata de un trabajo. Porque cuidar, supervisa y vigilar algo tan valioso, es un trabajo, un oficio. Entonces, si el pueblo está "cuidando sus alimentos", deberían pagarle por eso, a ver si así se redondea  la quincena para poder comprar los alimentos que, segun el vice ministro Franklin, son suyos. O algo así.

Finalmente, Franklin  la terminó de poner cuando aseguró que el desabastecimiento es por culpa de la empresa privada que comete usura y pretende desestabilizar el gobierno de Maduro produciendo y vendiendo poquísimo. Es decir, que reconoce el desabastecimiento para luego, afirmar que los malucos del sector privado pretenden boicotear al Presidente  quebrando sus propias empresas. O algo así.

La declaración tuvo lugar en una mega Jornada de venta de productos titulada "Todos somos Chávez".  Quizás lo único acertado de semejante sainete.

KonZapata