konzapata.com

Será en 2015 cuando los Cohén abrirán su Sambil en Madrid

martes 10 de junio de 2014, 13:00h
Por David Placer (Madrid).-La familia inaugurará su segundo centro comercial fuera de Venezuela de la mano de franquicias colombianas y venezolanas. Han comenzado la reforma exhaustiva de un complejo que quebró en plena crisis. Será sólo el primer paso: quieren conquistar toda España antes de entrar al resto de Europa
image madridPor David Placer. (Madrid). - Las franquicias venezolanas y colombianas, desesperadas porque no tienen mercancía que vender en sus locales de los centros comerciales de Venezuela, han comenzado las negociaciones con la familia Cohén, propietaria del grupo Sambil, para obtener una ubicación en el nuevo centro comercial, Sambil Outlet, junto a la autopista M-40 al sur de Madrid. Las firmas de ropa Pronto, Velez, GEF, Mario Hernández o El Principito quieren probar suerte en Europa con los Cohén para garantizar una entrada segura.

La familia adquirió el complejo por 17 millones de euros, la mitad de lo que pedían sus antiguos propietarios que debieron cerrar agobiados por una doble crisis producida por la caída del consumo y por una férrea competencia: cuenta con dos centros comerciales (Islazul y Parquesur) que figuran entre los de mayor venta de España.

La operación de desembarque ha sido capitaneada por el único hombre fuerte del grupo que no es hijo ni nieto del fundador Salomón Cohén:  Arnold Moreno. El ejecutivo ha ordenado iniciar las obras para transformar por completo el viejo centro comercial que quedó en abandono. Pensaban invertir seis millones de euros, pero ya van por 13 millones. Agrandan los pasillos, reforman fachadas y construyen terrazas acristaladas para la zona de ocio y comida, la que mejor se ha comercializado hasta ahora.

El grupo contrató en Madrid a la inmobiliaria Aguirre Newman para los primeros contactos de venta: ya tienen concretado el supermercado, el operador de los cines y algunas marcas de casual dinner y comida rápida (el franquiciado venezolano de Burger King también quiere entrar). Han llegado a acuerdos casi definitivos para el 38% de la superficie disponible. En breve visitarán al grupo Inditex, del multimillonario gallego Amancio Ortega. Saben con certeza que Zara no podrá ser incluida por no tener una línea de outlet, pero intentarán atraer a otras marcas del grupo como Bershka y Massimo Dutti que sí ofrecen prendas con descuentos. Los ejecutivos de Ortega y los Cohén son viejos conocidos porque Inditex está presente en todos los Sambil de Venezuela.

"No vinimos a echarle un manguerazo. Vamos a transformar por completo el centro comercial. Habrá una atracción muy novedosa: el túnel del viento, donde se experimentará la sensación de caída con paracaídas. Será el más grande de Europa con 30 metros de altura. Estará acristalado y todos los usuarios del pasillo verán la gente volando", explica Moreno desde su oficina en el centro comercial en obras.

Salomón Cohén, sus seis hijos y sus 20 nietos, todos en el negocio familiar, tienen claro que  llegaron a España para montar un centro comercial. "Queremos montar cuatro o cinco en las principales ciudades de España: Barcelona, Bilbao, Valencia y Sevilla. De lo contrario, este esfuerzo no tendría sentido. Ya nos han ofrecido ventas. Hemos ido a algunas ciudades, pero no compraremos nada hasta que este proyecto esté en marcha", asegura el delegado de Sambil en España.

Luego de consolidar el mercado español, el grupo también probará suerte con Portugal, Italia y, finalmente, Francia. Toda la operación se comandará desde las oficinas europeas que serán ubicadas en Madrid. Saben que las rentabilidades de Venezuela serán imposibles de repetir en Europa. En su tierra natal lograron márgenes del 40%, pero en España deberán conformarse con porcentajes más cercanos al 7%. "En Venezuela las cifras son elevadas, pero contamos con una inflación que diluye las ganancias, además de los riesgos como la confiscación del centro comercial en La Candelaria (Caracas)", añade Moreno.

Hasta ahora, la gerencia del proyecto se ha llevado a cabo entre Madrid, Caracas, correos electrónicos y vuelos de Iberia, pero ahora los Cohén deberán designar a los ejecutivos venezolanos que tendrán que instalarse en la capital española para comandar el negocio que abrirá en octubre del próximo año. Ya expatriaron el capital, ahora le seguirá la familia.

KonZapata