konzapata.com

Maduro compra el paquetazo de Ramírez

miércoles 09 de julio de 2014, 09:36h
Por Juan Carlos Zapata.-El espaldarazo de Maduro a Rafael Ramírez era un hecho. A mitad de camino no podía bajar del tren a quien ya montó el programa de ajuste. La confianza pasa por Ramírez, la banca internacional y el FMI. ¿Pero saldrá de PDVSA?
Por Juan Carlos Zapata. "No se va Rafael Ramírez. Rafael Ramírez se queda, porque él es el líder del gabinete económico, del equipo económico”. Aquí en KonZapata.com hemos seguido paso a paso la evolución del diseño del paquetazo de ajuste. Nicolás Maduro lo acaba de ratificar como jefe de la Economía. Pero nada dijo de PDVSA. Es lógico que se quede al frente de la economía y que sea el líder del programa. ¿Por qué? No podía desmontarse lo que ya se había hecho en el entendido de generar confianza, o en lo que el mismo Ramírez ha señalado: en mejorar la percepción del país. Nuestro colaborador, Pedro Benítez, lo ratificaba en su columna de ayer titulada, Esta es la revolución de los peores. ¿Qué decía? Que de todo lo peor de los gobiernos de Chávez y Maduro, Ramírez lleva una ventaja: está dispuesto a decir siempre que sí. Se lo hizo a Chávez y se lo hace a Maduro. A Maduro le ha vendido la especie de un modelo exitoso y de un paquete que va a funcionar. De hecho, Maduro lo dijo anoche: “Nuestra estrategia es correcta”. Aquí está la clave.

¿Qué dicen los más críticos en el chavismo? Que el paquete de medidas de Ramírez es neoliberal, es una vuelta al capitalismo. Qué dicen los que apoyan a Ramírez: un poco de capitalismo para salvar al socialismo chavista. Hoy por hoy se puede afirmar: la carta de Jorge Giordani salvó a Ramírez y salva a Maduro. Le brinda a ambos los elementos para continuar en la estrategia económica. “En la correcta”, según Maduro. Y en la correcta, según el FMI y en la correcta según la banca de inversión. Porque el espaldarazo de Maduro a Ramírez pasa por lo que el superministro está ejecutando en materia de conexiones internacionales. Ello incluye no solo los encuentros con inversionistas y bancos internacionales sino también lo que ha adelantado con José Rojas y el FMI.

“El ministro está sosteniendo reuniones importantes en el sector financiero con el propósito de superar los problemas económicos”. Esta confesión de Maduro lo define todo. Ya se pueden ir despidiendo los críticos dentro del chavismo. El plan de Ramírez, el mismo que publicamos aquí en Konzapata.com el lunes pasado, cuenta con el apoyo absoluto del Presidente. Solo se espera por la conclusión del III Congreso del PSUV para ser anunciado. Ese anuncio será acompañado por una campaña de medios con el fin de sensibilizar a la población de las bondades del programa. En cierto modo, la estrategia comenzó hace unos días. La pista se encuentra en lo que viene publicando la encuestadora Hinterlaces: que desde que Giordani se aisló del gobierno, los índices y la percepción del país han mejorado. Toda la culpa ahora se le carga a Giordani. El exministro y exmentor de Chávez pasa a convertirse en el chivo expiatorio de todo lo malo de la economía. Y Ramírez ha vendido que no es ajuste tipo shock. Que va a haber margen de maniobra política. Maduro le cree.

Maduro también dijo anoche que Ramírez es el jefe del gabinete económico. Ratificarlo le pone una dosis de seriedad en cuanto al diagnóstico del problema económico y en cuanto a las soluciones, resumidas en la estrategia explicada por Ramírez tanto en Londres como en Caracas. Al hacer esto, el mensaje es claro: Maduro quiere que crean en su jefe de la economía y quiere que crean en él como Presidente. Que lo tomen en serio. Que ha comprado el plan. Y el plan va. Y es un plan diseñado, tal como se ha dicho, con el aporte de los banqueros de inversión y del FMI de José Rojas. Del equipo de José Rojas en el FMI, para ser más precisos. Esto también lo hemos explicado ayer aquí en KonZapata.com.

Pero Maduro manejó la ambigüedad. No habló de PDVSA. Y el rumor que corría la semana pasada era que Ramírez salía de la empresa estatal. Aquí en KonZapata.com hemos hablado de los policamburistas. Los ministros en varios cargos limitan la eficiencia. Y si Maduro está dispuesto a la movida de mata y garantizar la eficiencia de la gestión de gobierno, pues debe comenzar con acabar con los policamburistas. De modo que puede ocurrir que, en efecto, Ramírez siga al frente de la economía pero no de PDVSA ni del Ministerio de Petróleo.