konzapata.com

Merentes repartió las cargas y la presión en el BCV

miércoles 16 de julio de 2014, 10:03h
Por Redacción.- Para evitarse problemas con los ministros y los superministros, el presidente del BCV prefirió cortar por lo sano. Cada nuevo director se encarga de lo suyo.

Por Redacción.- Ya estaba cansado de que lo llamaran con el asunto de las cifras sobre inflación. O sobre recursos. O sobre órdenes de pago. Claro, el presidente del BCV debe estar al tanto de todo. Pero la presión es otra cosa. Por supuesto, puede decirse que él mismo alentó la situación con la pérdida de la autonomía del Banco Central. El caso es que desde que se designó el nuevo directorio, ni corto ni perezoso, Nelson Merentes cortó por lo sano. Si cada nuevo director responde a los intereses de grupos dentro del gobierno y el poder chavista, pues que cumplan su rol. Así, Franklin Méndez, director de confianza de Rafael Ramírez, es el responsable de llevar lo referente a las estadísticas, y ello incluye la inflación. De modo que la presión inmediata de si se publica o no los índices en la fecha correspondiente recaen sobre Méndez y no sobre Merentes. Tanta llamadera cansa. La verdad. El otro director, William Cañas, que responde más al ministro Alejandro Fleming, al vicepresidente Jorge Arreaza y al mismo Nicolás Maduro, es el responsable de chequear el movimiento de recursos y pagos. El tercer director es Sohail Hernández, más cercana al grupo de Cabello. A su cargo, está el seguimiento de política monetaria. Por lo pronto, Merentes luce tranquilo. Se sigue quejando, sí, del atraso de las medidas de ajuste.

KonZapata