konzapata.com

El diario Clarín de Argentina desnuda a Víctor Vargas y sus relaciones con el chavismo

lunes 18 de agosto de 2014, 18:03h
Por Redacción.- Kim Morse, profesora de Historia Venezolana en la Universidad Washbum en Topeka, sostiene que “Chávez simplemente cambió el funcionamiento del clientelismo, incorporando a gente nueva al sistema”. El diario argentino le hinca el diente al banquero. "El BOD se cuenta entre los bancos venezolanos que ayudaron a reestructurar la deuda pública y ejecutar los controles cambiarios. Las comisiones por estas actividades hicieron llover riqueza sobre los dueños de los bancos, dice Russell Dallen, socio ejecutivo de Caracas Capital Markets, con sede en Miami.

Por Redacción.- Al otorgar contratos a ex oficiales militares y ejecutivos de empresa favorables al gobierno, Hugo Chávez dio un nuevo rostro al sistema del crónico clientelismo venezolano que ha minado la riqueza del país desde 1500, cuando España comenzó a colonizar la región que más tarde sería este país.

"Pero en tanto ayudaba a los pobres construyendo viviendas asequibles y brindando educación gratuita, Chávez también dejaba el poder económico en manos de una nueva élite, dice Kim Morse, profesora de Historia Venezolana en la Universidad Washbum en Topeka. “Chávez simplemente cambió el funcionamiento del clientelismo, incorporando a gente nueva al sistema”, agregó.

El reportaje del diario Clarín, se enfoca exclusivamente en la fortuna de Víctor Vargas irausquín, gracias a los negocios que ha mantenido durante la era chavista:

Uno de los individuos más destacados en la élite de la era Chávez es Víctor Vargas Irausquin. Es presidente de Banco Occidental de Descuento con sede en Maracaibo, conocido como BOD, el cuarto banco no estatal más grande del país. Vargas, ex presidente de la Asociación Bancaria Venezolana, juega al polo en su propio equipo profesional, Lechuza Caracas. Una década atrás, Vargas comenzó a aparecer en los diarios españoles cuando su hija Margarita se casó con Luis Alfonso de Borbón, primo segundo del rey español Felipe VI.

Vargas lleva años celebrando públicamente las políticas económicas de Chávez y Maduro. En un discurso que pronunció el 5 de junio en Maracaibo, elogió a Chávez por ayudar a los pobres a obtener hipotecas. “Tenemos un sistema financiero sólido, robusto”, dijo. “Aquí sí me siento socialista porque le dimos la oportunidad a los más necesitados. Chávez restituyó el crédito hipotecario”. Vargas era un banquero exitoso antes de que el ex paracaidista llegara al poder. En 1993, una sociedad anónima de su propiedad compró el BOD. En aquella época, era un banco regional que operaba en el estado de Zulia.

Pero la institución creció en tiempos de Chávez hasta convertirse en una franquicia nacional, cuando el presidente nacionalizó los bancos que no apoyaban a su gobierno. Los activos de BOD ascendían a US$19.300 millones en mayo. Vargas es dueño de 95% del capital accionario. Sin embargo, Vargas no recibió un trato especial de Chávez, dice Diego Lepage, uno de los abogados del banquero. “Cuando dicen que Vargas ha sido un empresario que se benefició con Chávez, no dicen que tiene 15.000 empleados en Venezuela. Eso es importante”.

BOD ganó dinero recibiendo más depósitos públicos que ningún otro banco privado, según documentación obligatoria presentada ante Sudeban, el regulador bancario de Venezuela. Al 31 de diciembre de 2013, BOD tenía al menos 50% más de depósitos que cualquier otro banco privado.

Como otros bancos venezolanos, el banco paga un promedio de 0,78% anual sobre los depósitos de cuenta corriente. Invierte parte del efectivo del gobierno en bonos venezolanos. Los rendimientos sobre deuda venezolana emitida en dólares estadounidenses, y por ende aislada de la inflación galopante del país, promedian 11,8% desde que asumió Chávez. El 15 de julio, los bonos rindieron 11,2%.

Hacer negocios con el gobierno es valioso para BOD, dice Andrés Pérez Capriles, vicepresidente de la entidad. “BOD participa activamente en dicho sector, fortaleciendo su relación con las empresas del Estado que manejan recursos del petróleo y otros minerales, así como recursos provenientes de ingresos de alcaldes, gobernaciones e Institutos Autónomos”, explica.

 Kim Morse, profesora de Historia Venezolana en la Universidad Washbum en Topeka. “Chávez simplemente cambió el funcionamiento del clientelismo, incorporando a gente nueva al sistema”, agregó.

Un dato importante es que BOD se cuenta entre los bancos venezolanos que ayudaron a reestructurar la deuda pública y ejecutar los controles cambiarios. Las comisiones por estas actividades hicieron llover riqueza sobre los dueños de los bancos, dice Russell Dallen, socio ejecutivo de Caracas Capital Markets, con sede en Miami. “Con Chávez, los dueños de bancos en Venezuela tuvieron una vía libre para ganar”, agrega. “Y estar a favor del gobierno fue una excelente póliza de seguro para que no les quitaran el banco”.

A Chávez no siempre le gustaba lo que hacía Vargas, dice Lepage, el abogado del banquero. En 2008, el ejecutivo trató de comprar Banco de Venezuela SA, el más grande del país por depósitos. Dio un anticipo de US$150 millones. “El presidente Chávez salió a decir que Vargas no compraría el Banco de Venezuela porque lo adquiriría el Estado”. El dueño de BOD todavía libra una batalla ante la justicia para recuperar aquellos US$150 millones, dice el abogado.

Mientras Chávez vociferaba contra los ricos en su programa televisivo semanal, Vargas gastaba en un estilo de vida lujoso. En 2005, una mansión en West Palm Beach fue adquirida por US$33,6 millones a través de una compañía donde un abogado del financista figura como alto ejecutivo. Tres años más tarde, una casa frente al mar se vendió por US$68,5 millones a una empresa codirigida por el mismo abogado. En septiembre de 2012, Vargas ganó un trofeo en un torneo de polo en Sotogrande, España. Abordó el Ronin, un yate de 58 metros (190 pies) que había comprado al fundador de Oracle Corp., Larry Ellison, y concedió una entrevista al sitio Web Polo-Line: “No lo creerán, pero el polo me da paz”, dijo.

KonZapata