konzapata.com

El gobierno se metió solito en el callejón de las captahuellas

martes 26 de agosto de 2014, 18:10h
Por Elizabeth Fuentes.- El funcionario Méndez asegura que el sistema es para comprar aquellos productos que, vaya chiste, son precisamente los que no se consiguen. Esta es la única medida económica que ha tomado el gobierno, mientras las importantes siguen en el congelador.
Por Elizabeth Fuentes.- Las incoherencias oficiales en torno a la implementación del "sistema biométrico" solo genera sospechas.  El ahora "mediático" Andrés Eloy Méndez, Superintendente de Precios Justos, indicó que el sistema, además de combatir el bachaqueo, también funcionará para controlar a los comerciantes informales, vale decir, a los buhoneros.  Pero ocurre que los buhoneros venden los productos "desaparecidos" frente a la mirada complaciente de las autoridades. Sin reiterar que para combatir el bachaqueo, debería bastar con la Guardia Nacional, cuyos beneficios pagamos todos los venezolanos, pero como él mismo lo admitió, funcionarios de la Guardia Nacional también estarían metidos en el bachaqueo de grandes proporciones, llamado contrabando.

Para continuar con el chiste, Méndez asegura que el captahuellas solo funcionará para controlar la compra de 23 productos básicos, lista donde están, precisamente, los que más escasean: harina, arroz, leche, azúcar, papel higiénico, café, margarina, aceite, pollo, carne, champú, jabón de tocador y detergente, entre otros. Y, en sus declaraciones, devela una estrategia del tipo "hecha la Ley, hecha la trampa", porque asegura que si una familia necesita comprar un producto en gran cantidad, pues que todos los miembros de la familia tienen derecho a adquirirlo. Es decir, así como ya existe el negocio de hacer la cola por 10 bolivares la hora, seguramente arrancará ahora el "alquiler" de familiares, para comprar lo que alguien necesite.

Dice Méndez, que el sistema "no fijará restricciones en cantidades de productos, sino que regulará la frecuencia de compra por producto, a una vez por semana. Sin embargo, no se permitirán compras excesivas de alimentos".

Lo cierto es que ya se reunió con Tibisay Lucena y ya se sabe que las captahuellas no serán las mismas que se usan en el sistema electoral. Lo que nadie ha dicho es si existe medición sobre lo impopular que puede resultar la medida. La única que ha tomado el gobierno, por cierto, mientras las que de verdad importan siguen en el congelador.

KonZapata