konzapata.com

La banca estatal solo muestra cifras rojas rojitas rojísimas

lunes 18 de agosto de 2014, 03:00h
Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- En todo el espectro bancario, las pérdidas mil millonarias solamente se registran en el sector estatal. Las cifras de la banca pública son escandalosas en cuanto a índices de morosidad. No existe eficiencia en los gastos y algunos exhiben pérdidas patrimoniales inadmisibles. Lo del Bicentenario es record nacional.

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- De las 35 instituciones financieras del país, 11 son de capital público. Absorben una cuota-parte del mercado de 32,58%, incluyendo a la banca con leyes especiales, como el Banco del Pueblo. Análisis de los resultados en el primer cuatrimestre sobre el comportamiento  general de la banca estatal, nos conduce a cifras rojas-rojitas que, en buena parte de los casos, están relacionadas con índices de morosidad elevados, gastos de personal excesivos con baja efectividad para atraer depósitos del público, rentabilidad mínima e incluso, en el peor de los casos, patrimonio computable negativo con pérdidas mil millonarias que solamente se registran en el sector estatal de todo el espectro bancario.

Cuando de pérdidas se trata, Banco Bicentenario ostenta el récord nacional: nueve mil 531 millones de bolívares en déficit y patrimonio computable negativo de tres mil 507 millones de bolívares. Tan escandalosas resultan las cifras, que el otro banco con pérdidas en el ejercicio (el Instituto Municipal de Crédito Popular) reportó un total de 68 millones de bolívares en déficit.

El récord de índice de morosidad también tiene dueño en el Estado: Instituto Municipal de Crédito Popular (IMCP) lidera la tabla con 13%, y le sigue el Banco Agrícola con  9,99%. La morosidad ampliada de este último revierte las posiciones, al ubicarse de primero con 28,79%, la cifra más escandalosa en morosidad de toda la banca.  Se dedica al fomento de la producción agrícola pero las cifras lo desmienten: de enero a abril de 2013, las importaciones agrícolas fueron de mil 951 millones de dólares, pero en el mismo período de 2014 aumentó a dos mil 575 millones de dólares, representando el 21,30% del total importado, convirtiéndolo en uno de esos bancos del Estado que no cumple su objetivo y, a quienes otorga créditos, tampoco le pagan.

Hay otros bancos cuyo objetivo y propósitos también parecen ir a la inversa de los resultados. A juzgar por las cifras, el Banco de Comercio Exterior (que en teoría debe dedicarse a fomentar las exportaciones venezolanas), realizó en 2008 convenios para fortalecer las exportaciones de plástico, que según cifras del BCV para 2007, se encontraban en 66 millones de dólares. Pero resulta que en lugar de incrementarse la cifra con el paso del tiempo, fue reduciéndose hasta tocar el fondo en 11 millones de dólares al año hasta 2010. A partir de 2011, no se dispone de cifras oficiales y existe una grave crisis en la oferta de plástico en el país.

La administración tampoco ha sido eficiente en cuanto a sus gastos de personal para atraer recursos del público. Aquí el  Banco Agrícola exhibe un resultado altísimo: 26,44%. Basta con revisar el balance de la Superintendencia de Bancos (SUDEBAN) para advertir que, por ejemplo, el promedio de la banca privada en el coeficiente es de uno a cuatro puntos. Mientras más elevada es la cifra, mayor es la ineficiencia en los gastos para atraer depositantes

Y al estudiar la situación crediticia, el Banco del Pueblo presenta 1.048 % de otorgamiento de créditos con relación a sus depósitos, una cifra desproporcionada frente a la banca privada, que promedia 50%. En otros términos, esta institución otorga un monto de créditos tal que excede su nivel de captaciones (depósitos), con mayores riesgos de impago (morosidad) por parte del cliente. Y las cifras así lo confirman: el índice de morosidad ampliada del Banco del Pueblo  ronda el 26,54%,  detrás del Banco Agrícola. Una fiesta de concesiones crediticias sin el menor criterio básico de administración financiera, con resultados de mora y gastos que no resisten el menor análisis técnico.

KonZapata