konzapata.com

La estrategia del gobierno en varios tiempos

miércoles 13 de agosto de 2014, 10:40h
Por Juan Carlos Zapata.- Maduro se piensa el aumento de la gasolina y se inventa una nueva guerra económica
Por Juan Carlos Zapata.- Las encuestas lo desfavorecen. La caída que había frenado comienza a mostrar otra vez nuevos síntomas. Tiene a su favor una oposición desarticulada. Pero entiende que la responsabilidad de la crisis económica recae sobre su gobierno, de los peores valorados, según reflejan las encuestas. Y no hay encuesta que no señale que la economía es el problema principal en la actual coyuntura y hacia el futuro, pues los sondeos descubren que la gente piensa que todo será peor.

Las medidas se han quedado a mitad de camino. En pura amenaza. El gobierno prioriza la venta de Citgo, teniendo como asesor a Lazard, nada nuevo en la estrategia. Los franceses lo obtienen todo con PDVSA y Rafael Ramírez. Diez mil o 15 mil millones de dólares es la cifra mágica para capear el temporal. ¿Pero cuándo? Otros expertos señalan que por Citgo no se pagarían más de 8 mil millones de dólares.

Maduro salió fortalecido del Congreso del Psuv. Una fortaleza formal. Porque puertas adentro del chavismo crecen las corrientes de opinión que se enfrentan a su estilo, al estilo que impone Diosdado Cabello en el partido, y a las largas que las instituciones le dan a la lucha contra la corrupción. Esta es cada vez más abierta, más descabellada por parte de sus autores. De hecho, de la lista de empresas que investiga la Fiscalía se puede concluir que es abierta la forma de operar y sacar provecho.

De tal manera que alguien sacó unas cuentas. Se las dio a Maduro y le dijo: el contrabando es la nueva guerra económica. Así, el operativo de guerra se ha mudado a la frontera pero el operativo comunicacional sigue en Caracas. Desde el Palacio de Miraflores se vende la especie de que la victoria sobre las mafias del contrabando será la nueva victoria económica, casi como la épica de la liberación del general Hugo Carvajal.

El gobierno gana tiempo y con éste, la urgencia de remontar en las encuestas. Las elecciones parlamentarias están muy cerca. El gobierno intenta desarticular los factores internos que perturban la unidad. No ponen en riesgo la estructura pero las críticas desmovilizan a la militancia. De allí que se quiera incorporar a la UBCH al trabajo de la llamada guerra económica y social, y que no sean solo unidades electorales. El gobierno calcula que la oposición seguirá desarticulada. Y que las fuerzas de AD y PJ no serán suficientes para avanzar en el terreno electoral. Es más, el gobierno apuesta a que la oposición va ir dividida a las elecciones de 2015. De modo que puede estar apostando a paliar el desabastecimiento, tanto de gasolina como de alimentos, más por la vía de la nueva guerra contra el contrabando que por la vía de la toma de decisiones. De hecho, tampoco hay señales de la movida de mata ministerial, a pesar de que ministros como Reinaldo Iturriza -el de las comunas-, se sientan incómodos por el control que sobre el presupuesto otros actores políticos  quieren ejercer con fines diferentes a la naturaleza misma del ministerio.

El discurso ayer de Maduro se centró en materia económica, a pesar de todo. Trata de convencer de que maneja el tema. No desconoce la lectura de las encuestas. Pero en el gobierno hay tantas corrientes de opinión que al final terminan desmovilizándolo. Tras bastidores, el ex ministro Jorge Giordani trabaja y analiza. Se reúne con su gente. Y alerta. Mientras Maduró jura que logrará estabilizar la economía, con lo cual ratifica que sí, el asunto es económico y la economía se la puede transformar en un problema político.

KonZapata