konzapata.com

Lorenzo Mendoza deslumbra a la industria láctea española

martes 12 de agosto de 2014, 07:49h
Por David Placer (Madrid).-El ingenio del Grupo Polar para llevar la distribución a todos los rincones del país a través de los métodos más inusuales causan admiración en el grupo Pascual de España
Por David Placer (Madrid).- Hasta ahora, el empresario y líder del Grupo Polar sólo había sido conocido en España por ser el amigo íntimo Rey Felipe VI que prestaba sus apartamentos en Europa para las fiestas y encuentros privados del Príncipe en sus años mozos, según la presa del corazón.

Pero en el mundo empresarial, el dueño de Polar comienza a ser conocido por su faceta como ingenioso empresario.

Los socios españoles de Polar, grupo Pascual, están pletóricos con los resultados que han logrado hasta ahora en Venezuela con la venta de Migurt, el yogurt pensado para la nueva realidad nacional: no necesita refrigeración.La alta gerencia de Grupo Pascual, que ha visto afectada su facturación en España por la incursión de las marcas baratas y de menor calidad, admira la red de distribución lograda por Mendoza en Venezuela.

"Si tiene que repartir los productos en moto o en burro, él lo hace. Y la cadena llega a todos los rincones del país.Tiene una capacidad extraordinaria para entender la realidad económica de su entorno", explica el consejero del Grupo Pascual, Ignacio García Cano.

Con una facturación cercana a los mil millones de euros, Grupo Pascual asegura que la inversión en Venezuela, que incluyó la puesta en marcha de una fábrica en el estado Carabobo, sólo fue posible gracias a la asociación con el Grupo Polar. De no haber conocido a un empresario con las cualidades de Mendoza, el grupo probablemente nunca se hubiese atrevido a ejecutar una inversión valorada en 50 millones de euros para la puesta en marcha de la planta.

Hace un año la tercera empresa de lácteos en España quiso reconocer a Mendoza con la entrega del premio Producto Responsable 2013 en Madrid en la que reconocieron públicamente la creación de un producto comprometido con la creación de puestos de trabajo locales y con compromiso medioambiental.

El yogurt que no necesita nevera tiene una duración de vida de seis meses y está elaborado con frutas cosechadas en el estado Táchira. Con 160 puestos de trabajos directos y 600 indirectos, Migurt se ha convertido en líder de ventas en el formato de yogurt de vaso, según explican los representantes de la empresa.

En medio de las serias dificultades económicas del país que afectan la repatriación de beneficios de las principales empresas extranjeras con operaciones en Venezuela (salvo las petroleras que negocian sus convenios en dólares), a Pascual no le tembló el pulso para decidir la inversión hace dos años.

"No nos preocupa mantener los beneficios retenidos. Hemos hecho la inversión para desarrollar un producto que nos permita probar un producto en Venezuela con el que podamos dar el salto al resto de los países andinos", explican los responsables de la empresa con sede en Aranda del Duero (Burgos).

Pascual, que también cuenta con una experiencia similar en Filipinas, busca socios locales en China e India paraexpandir su facturación internacional. Antge la caída de ventas en España, el grupo espera concretar este año una alianza de gran alcance en uno de estos dos

KonZapata