konzapata.com

Riesgo de default en Venezuela podría generar efecto dominó

lunes 15 de septiembre de 2014, 12:00h
Por Rubén Machaen @remachaen.- El mercado internacional no ve con buenos ojos las últimas acciones del gobierno. Desde el anunciado sacudón y la posible venta de Citgo ante la proximidad del próximo pago de deuda en octubre, el fantasma del default está cada vez más presente. Lo dice el Financial Times.

Por Rubén Machaen @remachaen.- Según la publicación británica, el riesgo de que Venezuela no pueda pagar la deuda externa va in crescendo. La decepción tras el anunciado sacudón, visto por la opinión pública como simples cambios de oficina de un mismo gabinete, y la posibilidad de venta de Citgo, preocupa de sobremanera al mercado internacional sobre los persistentes problemas de caja que enfrenta la República. 

“Decisiones internas como la posible venta de Citgo y la postergación de los ajustes económicos continúa generando una desconfianza en los mercados financieros que se ha profundizado en las últimas semanas por un entorno de volatilidad en los precios del crudo. Sin duda, los bonos venezolanos se encuentran altamente expuestos a un macro-ciclo bajista que parece haber iniciado en las materias primas y auguran nuevos episodios de volatilidad en la curva”, afirma el economista y director de la firma de asesoría financiera Bendio Advisors, Andrés S. Trujillo.

“El gobierno venezolano está, claramente, explorando todas las opciones que le permitan generar dinero adicional a corto plazo y así poder mantenerse a flote, dice Rita Grais-Targow, analista para América Latina de la consultora de riesgo Eurasia.

Las señales son claras. El Finantial Times agrega que el alza de los rendimientos de los títulos  venezolanos de corto plazo ha subido más del 25% aumentando la percepción de riesgo  país en posibilidad de default.

Representando la deuda venezolana cerca de 7% de los mercados emergentes, Venezuela pudiese resultar la manzana podrida del árbol si la venta masiva de títulos provoca pánico en tenedores de bonos de otras economías emergentes, como Colombia y Argentina. “Un default en el caso venezolano aumentaría la prima de riesgo del bloque emergente por efecto sistémico”, agrega Trujillo.

Comparables estos niveles con los de Argentina, el economista Luis Vicente León explica que la diferencia entre el gobierno de Maduro y el de Fernández de Kirchner, radica en que el gobierno porteño no tenía nada que perder cuando se negó a pagar la deuda de los denominados ‘fondos buitre’ y agrega que “por el contrario, Venezuela tiene grandes activos extranjeros bajo riesgo, por lo que el incumplimiento en el pago de la deuda resultaría devastador”.

A pesar de los anuncios de Maduro, al afirmar que Venezuela está en plena capacidad de pagar “hasta el último dólar” de la deuda externa, afirmaciones como las del ex ministro de Planificación, Ricardo Haussman, le dan otro color a lo dicho por el Presidente. “Antes de hacerle default a Wall Street prefirió hacérselo a los venezolanos en las áreas de salud, automotriz, alimentación y abastecimiento e incluso la deuda con las aerolíneas”.

Para Andrés S. Trujillo, el gobierno venezolano “no puede darse el lujo de no pagar la deuda ya que su plan estratégico en la industria petrolera y piedra angular del proyecto político, necesita de financiamiento y acceso a los mercados internacionales. Si no cumplen sus compromisos, se les cierra el mercado. Ni siquiera en las peores coyunturas -11 de abril y el paro petrolero-, cuando el PIB cayó estrepitosamente, se fue a default. Esta no tendría que ser la excepción”.

Entre dimes y diretes, la pregunta que se hace el mercado sobre Venezuela es la misma: ¿Podrá pagar?

KonZapata