konzapata.com

Todos ya piensan en el diálogo entre el gobierno y la oposición

lunes 22 de septiembre de 2014, 15:00h
Por Redacción.- Con Simonovis en casa, el gobierno espera que la oposición se siente otra vez. Y se va a sentar. Samper llega con buenas señales.
Por Redacción.- La noticia de la excarcelación del comisario Iván Simonovis cogió por sorpresa a propios y extraños este fin de semana, debido a la cantidad de veces que se había anunciado y aplazado. La forma cómo el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) anunció la decisión de Juzgado 1 de Ejecución de Maracay de otorgarle la tan anhelada medida humanitaria al exsecretario de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía Metropolitana de Caracas, a primera hora de la mañana del sábado y en algunos casos por teléfono o mensajes a periodistas; y el momento para hacerlo, en plena crisis sanitaria y con el descontento hacia el Gobierno creciendo por la escasez y la inflación, llaman la atención.

“El cuadro de Simonovis es delicado y no queremos que se repita lo de Franklin Brito (el productor agrícola que tras varias huelgas de hambre en reclamo de sus tierras falleció en 2010)”, explicó un magistrado.

Sin embargo, esta versión genera suspicacias, pues desde hace casi dos años, incluso con Hugo Chávez aún en vida, se venía evaluando la posibilidad de aplicarle al comisario el mismo trato que a los exdirectores de la extinta Policía Metropolitana (PM), Henry Vivas y Lázaro Forero, quienes fueron condenados junto con él por los sucesos del 11 de abril y desde hace tres años cumplen su sentencia en su casa por razones de salud. Empero nunca se materializaba.

“Todo está listo para dejarlo en libertad, pero el problema es que ni Cilia (Flores) ni Nicolás (Maduro) dan el visto bueno. Están muy radicalizados. Ni siquiera Diosdado (Cabello) ha logrado convencerlos de la conveniencia de hacerlo ya”, aseguró a principios de año una fuente de la Defensoría del Pueblo, especie que semanas después confirmó otra del TSJ.

En el máximo juzgado atribuyeron la oportunidad para aprobarla como un gesto para convencer a la oposición de retomar el diálogo congelado desde hace meses. “Una de las exigencias de la Mesa de la Unidad era la excarcelación de Simonovis. Bueno ya se logró, ya pueden decir que el diálogo funcionó para algo y no deberían negarse a sentarse otra vez”, explicó un magistrado.

¿Y si la oposición no se sienta? “Durante unas horas no se habló de otra cosa que no fuera la escasez, el dengue, etc.”, replicó el mismo magistrado.

Pero la verdad es que la oposición está más que dispuesta. Y el nuevo secretario general de Unasur, el colombiano, Ernesto Samper, tiene carta blanca para sentar a las partes. Sólo falta que la MUD seleccione sus voceros.

KonZapata