konzapata.com

La internacional del Esequibo contra Venezuela

martes 14 de julio de 2015, 09:59h
Por Redacción.- Desde lo interno del país se urdió una operación para no reclamar el Esequibo. Ahora, el Maduro presidente, quien era canciller, escarba en el problema para ganar votos o crear un conflicto con el fin de suspender las elecciones. Pero ya es tarde. Ha quedado al descubierto.
La internacional del Esequibo contra Venezuela
Ampliar
Por Redacción.- ¿Cómo decía la consigna? Ahí están, esos son. Y la verdad es que están identificados. Y los propósitos últimos también. Nicolás Maduro se ha quedado sin argumentos ante el problema del Esequibo porque es corresponsable de la situación actual. Junto a Chávez. Junto a Fidel Castro. Junto a Lula da Silva. Junto a los gobiernos de izquierda que gobernaron Guyana. Castro y Cuba porque siempre se erigieron en más que defensores de Guyana en enemigos de Venezuela.

Tal vez la posición del gobierno de La Habana se “justificaba” cuando en Caracas gobernaban los herederos del Pacto de Punto Fijo y Rómulo Betancourt. Se recordará que Fidel Castro y Betancourt no se entendieron. Se recordará que Cuba atentó contra Venezuela promoviendo y apoyando las guerrillas internas. Pero es que después, con toda la ayuda que Chávez le prestó a Cuba, los hermanos Castro mantuvieron su posición sobre Guyana en contra de los intereses de Venezuela.

Desde luego, todo esto pudo ocurrir con el beneplácito de Hugo Chávez, tal como en efecto sucedió, y hay una seguidilla de eventos y discursos que lo confirman. En el medio estaba el canciller Maduro. Hoy es presidente, y hoy pretende retomar la defensa del territorio del Esequibo con una vuelta de tuerca. Que el gobierno de Guyana y la Exxon se han puesto de acuerdo para atentar contra los intereses del país. Y entonces aparece de la nada el mandatario Maduro con un discurso que ni él mismo se lo cree. Chávez fue entreguista, y Maduro guardó silencio ante su mentor, o ante sus mentores de La Habana.

¿Y dónde cabe aquí Lula Da Silva? No hizo más que continuar la política de Brasil en cuanto al conflicto. La cancillería brasileña ha sido coherente en este aspecto: de apoyo a Guyana. De hecho, los intereses de Venezuela y Brasil siempre fueron excluyentes. Los gobiernos adecos y copeyanos mantuvieron una posición clara al respecto. Entonces Brasil asomaba como la potencia regional que es ahora. Sin embargo, Caracas nunca cedió en sus principios. Pero llegó Chávez, y llegó Lula, y otra vuelta de tuerca surgió.

Y el mismo argumento que procede para La Habana es el que procede para Brasilia. La gran operación comercial que se inventó Chávez con Lula y Brasil ha debido ser suficiente para que Brasil entendiera los argumentos venezolanos. Pero cómo podía entenderlos, si eran el mismo Chávez, secundado por su canciller, los que se desentendían de la reclamación del Esequibo. Para Brasil, ganancia. Sin discutir, coronaba una operación geopolítica que llevaba madurando por años.

Ahora Maduro retoma el tema. No hay duda que de que son oscuras las intenciones. Ganar votos para las parlamentarias. O general un conflicto de proporciones con el fin de suspenderlas. Maduro protesta hoy, pero como se lo recordó Henry Ramos Allup en el Nuevo País: No protestó el 31 de agosto de 2013 cuando fue a Guyana en el momento en que el gobierno entregaba concesiones que afectaban la fachada Atlántica del país.

Chávez y Maduro entregaron el Esequibo. Como le entregaron buen parte del país a las bandas del delito. No es lo mismo pero es igual.

KonZapata