konzapata.com

Leopoldo, preso y colgado de una reja, luce más sano y centrado que Maduro desde Miraflores

viernes 21 de agosto de 2015, 10:00h
Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- Como en el cuento infantil, el Gobierno se ha convertido en la bruja mala que mantiene preso al chico bueno, mientras el chico bueno se burla de la bruja y aparece en CNN evidenciando que en la cárcel no ha hecho más que crecer. Entrenado en las artes del boxeo, Leopoldo López sabe cómo y dónde pegarle a ese adversario que solo quiere defenderse mordiéndole la oreja
19Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- Un video desde la cárcel (video al final de esta página), tomado a un preso político aislado y maltratado, es un elemento propagandístico brutal. Valga recordar las entrevistas  clandestinas que le hicieran a Hugo Chávez en Yare, las cuales  se propagaron como la pólvora gracias a que había   editores y dueños de medios, de lo más burgueses, que apoyaron al golpista y se encargaron de distribuirlas porque sabían del efecto emocional que generaba en las masas . Y estamos hablando de  una época cuando aún  no existían las redes sociales, lo  que actualmente magnifica llevar a cabo esa hazaña.

Tan peligrosas son estas grabaciones,  que poco después del golpe del  4F  un reportero de Telemundo logró hacerle una entrevista a Hugo Chávez desde la cárcel y semejante reto movilizó al gobierno de entonces  con el objeto de conseguir una copia, estudiarla y desaparecerla, para que no se reprodujera  y nadie la viera en Venezuela. Para entonces, yo trabajaba como corresponsal de Venpres en Miami y el Jefe de Corresponsales- el hoy muy chavista Aaron Aharonian, me llamó con urgencia para exigirme que consiguiera una copia de dicha entrevista -que acababa de ser transmitida en Miami-  y se la enviara lo más pronto posible a su despacho.  Gracias a un contacto venezolano en Telemundo  logré conseguir la copia y me fui directo hasta el aeropuerto para solicitar ante las oficinas de Viasa -entonces unas prestigiosa línea aérea del Estado venezolano- , para rogarles que llevaran el video directo hasta Venpres, que se trataba de un asunto de Estado.  Lo cierto es que el video, según me reclamó Aharonian al día siguiente, nunca llegó. Un misterio resultó  ese asunto porque cuando reclamé en Viasa, allí me respondieron que sí habían hecho el encargo, que el copiloto  fulano de tal se había encargado personalmente de llevarlo hasta Caracas y que se lo había entregado a una comisión  que lo estaba aguardando en Maiquetía. ¿Qué paso? ¿Qué se hizo el video? ¿Me mintió Aharonian? ¿O fue la Disip quien interceptó nuestras llamadas y decidió hacer desaparecer la entrevista a Hugo Chávez por temor a que su leyenda siguiera creciendo en el imaginario popular?

De todo eso me recordé hace pocas noches  cuando vi el video de Leopoldo López   colgado de una reja de Ramo Verde, video que transmitió en exclusiva  la cadena CNN y que se ha vuelto viral en las redes sociales. Y si bien no se trata de una entrevista al líder de VP, las imágenes  dicen y mucho. Porque vemos a un Leopoldo  en buena forma (se nota que en prisión sigue haciendo ejercicio) que  conversa a través de las rejas y a gritos con Daniel Ceballos - fue grabado en el año 2014-, y donde se evidencia  que ninguno de los dos pierde ni por un segundo la brújula política ni el verdadero  significado de su prisión. Lo que en un principio genera un sentimiento de dolor y rabia, se transforma en pocos segundos en admiración y empatía por esos muchachos, quienes presos, aislados y maltratados, no pierden  el norte de lo que quieren. Dos jóvenes  que dentro de aquellas condiciones deplorables, conocen su rol de líderes y no pierden   el ánimo ni la compostura y ni siquiera  el humor. Dos muchachos que  hablan como si supieran que se están dirigiendo a la posteridad y que el futuro los espera a la vuelta de la esquina.  Como si aquel escenario nauseabundo, esas cuatro paredes sucias, aquella situación de miseria que les obligan a vivir, no estuvieran allí o ni siquiera ya  formaran parte de su propio pasado.

Obviamente que el  asunto del video también me generó otras reflexiones y muchas dudas. ¿Quién lo grabó? No debería ser la esposa de Leopoldo, Lilian Tintori, porque, como  sabemos, ella  es sometida a un registro minucioso y ofensivo cada vez que lo visita. Igual su hermana Diana o su madre, Antonieta. ¿Quien grabó esas imágenes que, para entonces, tampoco significaban mucho - insisto, no fue una entrevista- y más bien parecían dirigidas para lo que finalmente  sirvieron?Es decir, propagar las condiciones infrahumanas en que el gobierno de Nicolas Maduro mantiene a un adversario político que, hoy día, le duplica la maltrecha popularidad al presidente a pesar del silencio y el aislamiento al que ha sido sometido.

Y así como recordé lo de Miami y el video desaparecido de Hugo Chávez, viendo las imágenes de Leopoldo en CNN  recordé también  uno de mis últimos encuentros con Leopoldo López,  hace poco tiempo atrás y de lo más casual. Eran más o menos  las seis y media  de la mañana y  me lo topé de frente, bañado en sudor, porque salía de entrenar en un gimnasio cercano a mi casa. "Yo hago boxeo aquí todos los días", me respondió cuando le pregunté por qué andaba en esa facha. Y se despidió con su sonrisota, trotando hasta el carro.

Viéndolo arengar a la DIM colgado de la reja de su prisión, haciendo maromas para ver qué ocurre en las puertas del Fuerte Tiuna, cruzando consignas con Daniel Ceballos como si estuvieran en un mitin al aire libre, solo puedo asegurar que el gobierno ha concebido  "el germen de su propia destrucción" y que, hagan lo que hagan, Leopoldo López se les ha transformado en un fenómeno político alimentado cuidadosamente por su carcelero. Y como en el cuento infantil, la bruja mala saldrá perdiendo y, por ahora, ha sido incapaz de imaginar lo que se le vendrá encima apenas el líder boxeador  coja calle.

KonZapata