konzapata.com

La MUD lanzó una ensalada de rutas porque cada quien anda por su lado

miércoles 09 de marzo de 2016, 16:40h
Por Pedro Pablo Peñaloza @pppenaloza.- Si el Gobierno sufre para definir las modalidades del tipo de cambio, a la oposición también le ha costado definir los mecanismos para el cambio del tipo. La coalición está conformada por dirigentes que –hay que recordarlo – deben dirigir.
Pedro Pablo Peñaloza Pedro Pablo Peñaloza

Por Pedro Pablo Peñaloza @pppenaloza.- La “hoja de ruta” – o rutas- presentada por la Unidad Democrática despierta, al menos, dos reacciones. Construidas con las opiniones de distintos representantes de la coalición, aquí se presentan ambas respuestas. La primera podría calificarse como positiva. Quizás. “La Unidad tenía que proponer el mayor número de vías posibles para conquistar el cambio. Sería un error que nosotros mismos nos neguemos posibilidades. De eso se encargará el chavismo con su Tribunal Supremo de Justicia. Si trancan un camino, agarramos otro y seguimos adelante. La actitud del TSJ reactivó la opción de la Constituyente, había que incluirla. Lo importante es que todos perseguimos el mismo objetivo: sacar al presidente Maduro de Miraflores. De eso no hay duda. Todos también asumimos la necesidad de movilizar al pueblo para alcanzar la meta y, además, respetamos las distintas visiones que están en la Mesa. Es un acierto”. El vaso medio lleno.

También está la negativa. “Se deja todo abierto porque, en realidad, no hay acuerdo. Falta claridad y contundencia. Al final, se confunden las ‘salidas’ con sus proponentes. No apoyo la enmienda porque la impulsan Acción Democrática y Voluntad Popular. Rechazo el revocatorio porque lo aúpa Henrique Capriles. ¿Cuál es el debate? ¿Cómo sacar a Maduro? ¿O quién viene después de Maduro? Existe un déficit de confianza importante entre los dirigentes y la Mesa casi no se reúne, desplazada a un segundo plano por la plana mayor de la Asamblea Nacional. Nos estamos engolosinando con la burocracia parlamentaria. También hay mucho cálculo, olvidan que todo se lo debemos a la Unidad. Pienso que no estamos a la altura del compromiso y si no corregimos, los acontecimientos nos pueden pasar por encima”. El vaso muy vacío.

chuo Torrealba1“¿Vamos en serio?”, pregunta otro. “Entonces, activemos ya la renovación del Consejo Nacional Electoral”, contesta. Aunque nadie parece recordarlo, este año son las elecciones de gobernadores. Esas también valen. “La gente nos eligió para que colocáramos toda la carne en el asador”, comenta un diputado de los nuevos. “Ya tenemos dos meses y no hemos entrompado”, se queja. “¿Qué es más urgente: la ley del bono de alimentación para los viejitos o aplicar un voto de censura a un ministro?”, lo ataja un veterano. Opción A. Opción B. Todas las anteriores. Aquí no hay caminos fáciles, debe repetirse hasta la saciedad. Los obstáculos abundan y los atajos son peores. ¿Alguien cree en realidad que es posible conseguir una salida al conflicto sin dialogar con el chavismo? Mesa. Negociación. Y acuerdos. La Unidad Democrática tiene la obligación de conducir a la mayoría que se manifestó a favor de un cambio en Venezuela. En este juego no hay comodines. Ni se puede llamar a un amigo. Respuesta definitiva.

KonZapata