konzapata.com

En el mundo militar Maduro también perdería el Referendo Revocatorio

martes 27 de septiembre de 2016, 13:09h
Por Pedro Benítez @PedroBenitezF.- Amor con hambre no dura, tampoco la lealtad incondicional. “Un ejército se mueve por su estómago” decía Napoleón. A la FAN le han dado mucho poder y espacio económico, pero hoy día los altos mando militares, que no han cumplido con el compromiso de garantizar el abastecimiento de alimentos básicos en el país, tampoco son capaces de asegúrale lo mismo a los cuarteles. Ni lo uno, ni lo otro. El general Vladimir Padrino López se ha comprometido con una estrategia económica que no funciona. El costo de seguir comprometidos con Maduro y sus políticas son cada vez más altos, no sólo por el descredito popular, sino por la situación interna de la institución donde la crisis también golpea duro. ¿Y es esa Fuerza Armada la que se va a comprometer en una maniobra que bloquee la realización del Referendo Revocatorio?
Pedro Benítez. Pedro Benítez.

Por Pedro Benítez @PedroBenitezF.- A principios de año señalábamos que en el juego político nacional se debían distinguir no dos, sino tres grupos de poder: La Oposición, el chavismo civil y la corporación militar. Estos dos últimos han estado aliados y comparten el poder, pero no son un matrimonio a prueba de divorcio.

Las diferencias y desconfianzas entre el chavismo de origen izquierdista y subversivo y los militares han existido desde el inicio de esta etapa política en 1998. Fueron los militares venezolanos los primeros en el Continente que derrotaron la subversión castro-comunista de los años sesenta del siglo pasado. Y eso los militantes de la extrema izquierda venezolana ni lo olvidaron, ni lo perdonaron; es más, uno de sus objetivos políticos confesos consistía en la destrucción de la institución militar, así fuera por medio de la infiltración.

Pese a que el ex presidente Hugo Chávez se las arregló, no sin dificultad, para unir a los dos grupos, las desconfianzas mutuas siempre existieron y fueron la causa (o la excusa) de las pugnas iniciales dentro del chavismo. La primera víctima en 1999 sería el entonces director de la Disip, Jesús Urdaneta Hernández, uno de los comandantes del 4F.

El chavismo civil siempre ha sostenido grupos de choque armados en las ciudades y en el campo como medida de disuasión ante una posible desestabilización, no de la Oposición (que no tiene armas), sino de sus aliados militares.

En tiempos recientes a los dos grupos lo ha unido una sola cosa: El temor de que la Oposición llegue al poder. Sin embargo, sobre esta última afirmación hay que hacer un matiz, porque así como en la oposición venezolana hay diferencias de criterio, disputas y aspiraciones encontradas, en el chavismo ocurre lo mismo… y en el mundo militar también. Todos somos humanos. Esa gente no cayó de Marte.

Hasta ahora ha habido entre ellos un reparto de tareas. El ala civil chavista aportaba la legitimidad electoral e internacional, y además compartía con los militares el reparto de la torta petrolera. Por su parte, la FAN, ha aportado la estabilidad del poder de fuego.

Vladimir Padrino López,  Ministro de la Defensa. Vladimir Padrino López, Ministro de la Defensa.

Sin embargo, lo que ha ocurrido con Nicolás Maduro al frente del régimen es que esa legitimidad se ha erosionado hasta niveles nunca vistos en Venezuela. El TSJ y el CNE apenas aportan unas hojitas de parra. Un primer campanazo de lo que se venía ocurrió en la elecciones de abril de 2013 entre Maduro y Capriles. Luego, desde marzo de 2014 (en ocasión de “La Salida”) hasta hoy, todos los estudios de opinión pública han indicado sostenidamente que el chavismo pasó a ser minoría, hecho revalidado por la estrepitosa derrotada oficialista del 6 de diciembre de 2015.

De modo que es el factor militar lo que en realidad aun sostiene a Maduro. O para ser más precisos: Los altos mandos de la FAN; porque hay razones para pensar que no todos los miembros de la corporación militar apoyan su permanencia en Miraflores, por no decir que la mayoría.

En ese sentido, las cifras difundidas ayer por el más reciente estudio de Venebarómetro son claramente devastadoras para el chavismo y le estrechan el margen de maniobra a los factores de poder, civiles y militares, empeñados en sostener el esquema de hegemonía política edificado por Chávez. Esto, con o sin Nicolás Maduro en la Presidencia.

La razón es muy sencilla, como en la vida, casi nada en la política se puede hacer sin pagar un costo o correr un riesgo. Cuatro años evadiendo la necesaria restructuración de la economía venezolana, con la consiguiente catástrofe social, le están pasando la factura al grupo en el Gobierno. Y una factura muy alta.

De esto no escapan los mandos militares comprometidos con Maduro y sus políticas, no sólo por el descredito popular, sino por la situación interna de la institución que no puede aislarse lo que ocurre en su entorno.

Nicolás Maduro, Presidente de la República. Nicolás Maduro, Presidente de la República.

En uno de sus más recientes trabajos de investigación el periodista Javier Ignacio Mayorca aporta unos datos que indican como la crisis ha llegado desde hace rato a los cuarteles. http://www.analitica.com/actualidad/actualidad-nacional/revista-a-la-fan-por-javier-ignacio-mayorca/

Hay una clarísima contradicción entre el hecho de que el máximo jefe militar, ministro de la Defensa y comandante del CEOFANB, Vladimir Padrino López, junto con un grupo de otros generales hayan asumido el compromiso de garantizar el abastecimiento de alimentos básicos en el país, pero por otro lado sean incapaces de asegúrale el “rancho” a la tropa.

Por donde quiera que se le mire, eso no cuadra.

El general Vladimir Padrino López se ha comprometido con una estrategia económica que no le funciona ni al país, ni a la FAN. Ni lo uno, ni lo otro. Como al resto del Gobierno eso también le va a pasar su correspondiente factura. 

La FAN, como siempre ha ocurrido en este país, termina siendo el reflejo de lo que le rodea. Una cúpula arriba se beneficia de los negocios (o al menos esa es la apariencia) mientras la oficialidad ve como sus esposas y madres hacen colas, no consiguen medicinas, ni les alcanza el sueldo.

De modo que así llegamos a la gran pregunta: ¿Esa Fuerza Armada así como está, se va a comprometer en una maniobra que bloquee la realización del Referendo Revocatorio? Eso hay que verlo.

Como van las cosas la cúpula militar puede quedar aislada no sólo del país, sino también de sus propios cuadros. La obediencia tiene sus límites por lo general ilustrada en una famosa frase de Napoleón Bonaparte, que algo sabía de estos temas, “Un ejército se mueve por su estómago”.

https://konzapata.com/2016/01/entre-la-mud-el-gpp-y-las-fanb-el-primero-que-se-divida-pierde/

KonZapata