konzapata.com

Entre enero y octubre Cencoex apenas liquidó 113 millones de dólares a empresas del sector de alimentos

lunes 28 de noviembre de 2016, 17:01h
Por Roberto Deniz @robertodeniz.- La parálisis en la liquidación de divisas explica el desabastecimiento generalizado en el mercado venezolano. Datos extraoficiales del Centro Nacional del Comercio Exterior (Cencoex) confirman el desplome en las asignaciones de dólares, pese a que el Gobierno insiste en el discurso de la “guerra económica”. Los números están muy lejos de los entre 2 mil y 3 mil millones de dólares que se requerían este año para resolver “estructuralmente” el problema de la escasez, según las estimaciones de Cavidea.
Por Roberto Deniz @robertodeniz.- El Gobierno redobla el discurso de la “guerra económica” y las acusaciones contra el sector privado para justificar la crisis. Sin embargo, detrás del desabastecimiento generalizado está la casi inexistente liquidación de divisas por parte del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex).

Manuel Larrazábal, presidente de Cavidea. Manuel Larrazábal, presidente de Cavidea.

De acuerdo a datos extraoficiales, en los primeros diez meses del año el organismo que sustituyó a la extinta Cadivi apenas liquidó 113.311.956 millones de dólares a compañías dedicadas a la producción de alimentos. Se trata de una cifra muy baja para los requerimientos del sector y que apenas representa un promedio mensual de 11,3 millones de dólares.

A lo liquidado por Cencoex hay que sumar el pago de divisas a través del mecanismo del Sucre, que entre enero y octubre de este año llegó a 23.527.770 millones dólares. Esa cantidad sumada a las liquidaciones ordinarias del Cencoex totaliza apenas 136.839.726 millones de dólares para el sector de alimentos.

Los últimos datos oficiales sobre asignación de divisas difundidos por Cencoex se remontan a septiembre de 2014.

En diciembre del año pasado el presidente de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) calculaba que el problema del desabastecimiento podría resolverse “estructuralmente” con 10% de los ingresos petroleros que tendría el país este año, esto sería equivalente a una cifra de entre 2 mil y 3 mil millones de dólares.

La data extraoficial de Cencoex confirma que los números están lejos de aquel cálculo y el reclamo de los industriales no cesa a la par del desplome de la producción de alimentos. Tampoco se aproxima al monto que adeudan las empresas agrupadas en Cavidea con sus proveedores en el exterior, unos 1.600 millones de dólares.

Recientemente, Manuel Larrazábal, presidente de Cavidea, insistió en que la industria de alimentos requiere de un mecanismo que les permita obtener divisas para pagar a los proveedores la deuda por importaciones no liquidadas, así como para restablecer un flujo constante de suministro de materia prima al país.

“Hay que atender el tema de la deuda comercial, lo peor es hacer como si no existiera”, dijo Larrazábal a comienzos de noviembre en el evento de perspectivas realizado por la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria). El directivo también exigió “reglas claras” en la asignación de los dólares vía Cencoex y en el mecanismo complementario del Dicom.

KonZapata