konzapata.com

La partida de Eulogio Del Pino de la presidencia de PDVSA

miércoles 29 de marzo de 2017, 17:45h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Hay figuras que son útiles hasta un tiempo. Y Del Pino lo fue hasta hace poco. El cambio en PDVSA estaba previsto. En el reparto de poder de Maduro, El Aissami, Cilia Flores y los militares, sólo faltaba la presidencia de PDVSA. ¿Y Rafael Ramírez?
Eulogio Del Pino, presidente de Petróleos de Venezuela.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Rafael Ramírez escribe una carta reivindicando la PDVSA chavista. La roja-rojita, la esencial. La misma que fue acumulando errores hasta alcanzar la situación de hoy. Aparece la carta y luego los rumores de cambios arriba, o renuncias, o adioses, como se quiera ver. Pero la verdad es que desde tiempo atrás, el alto funcionario se la venía pensando, o estaba amenazado. Que se remonta a los días que desde un podio en un acto en la Cámara Petrolera criticó la política de expropiaciones de Hugo Chávez y Rafael Ramírez, y ello molestó de igual manera tanto a Maduro como a Ramírez. Sin embargo, en la carta, este no habla de manera explícita de las expropiaciones.

Ramírez, nos referimos a la carta que publicó en el diario Panorama de Maracaibo, señaló que “la Nueva PDVSA se convirtió en un instrumento técnico-político poderoso para establecer nuestra Plena Soberanía Petrolera”. En efecto, fue eso. Un instrumento de poder. Un instrumento clientelar. ¿Pero en qué quedó PDVSA? Decir endeudada es lo menos. Hoy una fuente señalaba a KonZapata: El problema es que en la empresa aún predomina la visión de Ramírez y Chávez.

Maribel Parra, vicepresidenta ejecutiva de PDVSA.

¿Qué terminará haciendo un técnico como Eulogio Del Pino? Irse. ¿Por Ramírez? No. Por todo. Por Nicolás Maduro, incluido, quien lo llevaba entre ceja y ceja. Ramírez dice que a PDVSA en tiempos de Chávez había que mantenerla movilizada con sus trabajadores. Hoy, el país luce paralizado, y sin gasolina. En cambio en PDVSA se mueven los cargos. Ya Maduro había traído de la presidencia de Citgo a Nelson Martínez y aunque lo designó en el Ministerio de Energía, desde entonces se daba por descontado que sería el nuevo presidente de PDVSA. También Maduro había hecho un reparto de poderes en la junta directiva de la empresa, y a pesar de que ratificaba a Del Pino, estaba claro que la nueva composición garantizaba más control al sector de Maduro-Tareck El Aissami y al mundo militar. De paso, la Primera Dama, Cilia Flores, no quedaba al margen, con la designación en Finanzas de Simón Zerpa. Se recordará que entonces Maduro creó la Vicepresidencia Ejecutiva en PDVSA lo cual significó una especie de marcaje para el ingeniero Del Pino. Para este puesto designó a la vicealmiranta Maribel Parra. En verdad, se le restaba poder y de todo tipo a Del Pino. Y ello agota. Cansa.

Nelson Martínez, Ministro de Petróleo y Minería.

Del Pino no las tuvo todas consigo. Porque el canje de bonos de la empresa no fue una joya de perfección. Porque la diplomacia petrolera ofreció lo imposible respecto a los precios del petróleo, lo cual es sólo un anhelo en los mercados de estos tiempos. Porque la compañía no ha logrado subir la producción. Porque adentro las tensiones siguen entre varias visiones de lo que debe ser PDVSA. Porque cada vez venía observándose su aislamiento. Pese a todo, más de una consigna lanzó Del Pino a favor de la revolución, lo cual no le ofreció los beneficios esperados.

De allí que no haya que desestimar la carta de Rafael Ramírez, una especie de manifiesto a favor de la PDVSA del poder clientelar. Y habría que conjeturar lo siguiente: Que la vicealmiranta Maribel Parra, vicepresidenta Ejecutiva de la corporación tuvo en el pasado funciones en Emiltra, Empresa Militar de Transporte de la Fuerza Armada, donde consolidó nada más y nada menos que una red de distribución de alimentos en coordinación con la Gran Misión Abastecimiento Soberano que lleva adelante el general Vladimir Padrino López.

Rafael Ramírez, embajador de Venezuela ante la ONU y ex presidente de PDVSA.

Como el Gobierno y Maduro en algún momento irán a elecciones, no hay que descartar que PDVSA se esté preparando para cumplir con el mismo rol de los tiempos de Ramírez y Chávez. ¿De allí la carta de Rafael Ramírez? Dice el hoy embajador de Venezuela en la ONU: “La Nueva PDVSA se involucró hasta las últimas consecuencias, en la batalla contra la pobreza, por la inclusión social, por el socialismo. Sin cálculos egoístas, atendimos al llamado del Comandante Chávez. … Por primera vez, el ingreso del Petróleo se invirtió en el pueblo, en la lucha contra la pobreza, en las Misiones, en la batalla por la igualdad social, en desarrollo humano”.

¿Es un rumor la partida de Del Pino? No, ya es más que un rumor. Unos se van por cansancio. A otros “los van” porque ya no son tan útiles. Nelson Martínez, desde la presidencia de PDVSA, puede rendirle más beneficios a Maduro en lo que más le urge al Palacio de Miraflores: Los contactos en Estados Unidos.

KonZapata