El Plan de Maduro y el grupo que lo respalda comenzó con la enfermedad de Hugo Chávez

Por Juan Carlos Zapata – Alnavio.com (ALN).- No hay nada improvisado en el plan de Nicolás Maduro para hacerse del poder total en Venezuela. Es un plan que lleva más de un lustro en ejecución. En lo interno del chavismo, Maduro y el grupo que lo respalda han logrado derrotar adversarios y enemigos. A la oposición le ha ganado la partida en varios episodios. Que tengan éxito en esta nueva etapa está aún por verse. Pero que quede claro: A Maduro no hay que subestimarlo.


Juan Carlos Zapata.

Por Juan Carlos Zapata – Alnavio.com (ALN).- Está en marcha la operación para imponer la Constituyente de Nicolás Maduro y el grupo que lo respalda desde hace ya más de un lustro. Los poderes alineados mantienen y confirman la hoja de ruta establecida desde antes de la derrota parlamentaria de diciembre de 2015. Al principio fue la designación express de los magistrados con el propósito de garantizarse el control férreo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Así se anticipaban a lo que ya las encuestas daban por cierto, la pérdida del Poder Legislativo. Se habló luego de choque de poderes y el Gobierno midió la reacción opositora con la decisión de aniquilar a los tres diputados del estado Amazonas que le conferían al nuevo Parlamento la mayoría total. Como no era suficiente, más tarde se impuso la tesis de desacato de la Asamblea Nacional, y se apeló a la maniobra de cerrar los caminos electorales en 2016, y también negándole a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, la presidencia del Poder Moral, que esto último parecía antes un detalle, y con los nuevos hechos ya se sabe lo que había en el fondo. En paralelo, una tras otra, se dieron las 48 sentencias por parte del TSJ, las cuales le iban dando forma a lo que se llamó un golpe continuado, lo que resultó evidente con las sentencias 155 y 156; las sentencias del autogolpe. De allí en adelante, los poderes, el Consejo Nacional Electoral (CNE), el Poder Moral, el TSJ, el Ejecutivo, han mantenido una misma línea; y esta no es otra que el sostenimiento de la dictadura, la ruptura del hilo constitucional, como bien lo definió la fiscal general. Para ello cuentan con el apoyo decisivo de la Fuerza Armada, y dentro de esta, con la Guardia Nacional, una maquinaria represiva que rompió todos los antecedentes históricos.

Maduro llegó al poder en 2013, tras ser designado por Hugo Chávez como su heredero (Foto: nicolasmaduro.org).

Como se ve, no hay improvisación. Ni siquiera la ha habido en el llamado a diálogo. Tanto así que Maduro y el grupo que lo respalda sobrevivieron al año horrible de 2016, amaneciendo 2017 con mejores perspectivas que la dirigencia opositora. Solo que -y este tal vez sea un error de cálculo de tiempo, no de libreto- el autogolpe le brindó argumentos a la oposición y a la comunidad internacional, y, en consecuencia, el escenario de protestas y represión que obligó a poner en marcha la operación de la Constituyente,… 

Siga leyendo esta información en Alnavio.com