konzapata.com

José Ignacio Guédez: Cada día hay que aislar más al dictador (y II)

viernes 12 de mayo de 2017, 13:00h
Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- El secretario de la Asamblea Nacional, José Ignacio Guédez no ve otra opción para enfrentar esa situación que mantener la gente en la calle, y saca un balance positivo de ese mes y medio de protestas, porque en el ámbito nacional se logró el deslinde de la Fiscalía General de la República del Gobierno y en el internacional que el hemisferio esté pendiente de Venezuela. Circunstancias, que a su juicio, están socavando “las bases de la dictadura”.
José Ignacio Guédez, secretario de la Asamblea Nacional y secretario general de La Causa R.

Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- José Ignacio Guédez, secretario de la Asamblea  Nacional, opinó que la Oposición al abstenerse de participar en la Constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro el 1º de mayo no comete un error como sí lo hizo en 2005 cuando no concurrió a los comicios parlamentarios. La diferencia estriba, explicó, en que ahora no se celebrarán elecciones por el voto directo y secreto, sino que parte de los constituyentes serán escogidos por la vía de la sectorización. Guédez afirmó que eso representa que una minoría se imponga sobre una gran mayoría. Está seguro de que el pueblo en la calle se impondrá para derrotar a la dictadura, tal como califica la gestión de Maduro. Informó que si bien ya está adelantado en el Poder Legislativo la escogencia de los nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, aún en agenda no está la selección de los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral.

-¿La MUD definitivamente no va a participar en el proceso constituyente que está convocando el presidente Maduro?

-Claro que no.

-Para muchos fue un error que la Oposición no participara en las elecciones de la Asamblea Nacional en 2005 y que le dejaran ese espacio solo al chavismo, ¿No se repetirá el mismo error?

-En mi opinión no cabe la comparación. Primero quiero aclarar que La Causa R al final participó en esa elección, porque estábamos conscientes del error que se cometía en ese momento. Es evidente que fue un error. Este no es el caso. Aquí no estamos hablando de una elección. Nosotros no estamos dejando de ir a una elección, sino que estamos luchando por ella. Luchamos por todas, las que no hicieron, las que vienen y las que hagan falta. La Constituyente planteada no contempla precisamente un referéndum como dice la Constitución, sino que se hace la usurpación del poder de convocatoria del pueblo por parte del presidente Nicolás Maduro. Pero lo más grave es que no plantea una elección con voto universal, es decir, un venezolano un voto. Por el contrario, la propuesta de elegir parte de los constituyentes por la vía de la sectorización es lo que hace que un militante del PSUV pueda votar hasta cinco y seis veces mientras que un ciudadano común votaría una vez. Estamos hablando en cualquier caso ya no de un proceso electoral como manda la Constitución con los principios democráticos del voto universal directo y secreto, sino de una estafa. Se pretende que una minoría se imponga sobre la gran mayoría del país que lo que quiere es cambio y votar. Y votar como se debe. Creo que la comparación no cabe, porque en aquel entonces por otras razones de medidas injustas que tomó el Consejo Nacional Electoral se decidió no participar en un proceso electoral y este no lo es.

-¿Cómo lograrán ese voto directo y universal?

-No se está convocando a una Constituyente ni tampoco a una elección. Por el contrario, se niegan a convocar el referéndum popular que es necesario, y también se niegan a hacer unas elecciones en las cuales los que estemos inscritos en el Registro Electoral podamos votar. La sectorización es un secuestro que hace el partido de Gobierno del proceso para que 10% se imponga ante 90%. Esa etapa no la vamos a avalar y sabemos que habiéndose desenmascarado totalmente la dictadura en el plano nacional e internacional, el escenario contra eso es la calle y para conquistar ese derecho al voto directo y secreto. Lo que queremos es que haya elecciones justas en Venezuela y, por supuesto, con ese principio democrático de que no sean los gobernantes los que escojan a los electores, sino que los electores escojan a los gobernantes.

-Pero de todas formas el oficialismo impondrá su Constituyente.

-Yo quiero verlo. En todo caso, ¿Quiénes son ellos? El dictador, el Tribunal Supremo de Justicia que rompió el hilo constitucional, según dijo lafiscal general Luisa Ortega Díaz, o una Fuerza Armada que está totalmente desprestigiada y que, además, está reprimiendo a un pueblo y violando Derechos Humanos en todos lados. Gente que está acusada de narcotráfico y terrorismo en el mundo. ¿Quiénes son? La dictadura. Al final, esto es pueblo contra dictador, y  por eso es que tenemos más de un mes en rebeldía pacífica y constitucional contra la dictadura. La ruptura del orden constitucional que denunciamos hace más de un mes sigue, y con la Constituyente se termina de consolidar y profundizar. ¿Nos van imponer qué? Aquí lo que se va a imponer es un pueblo en la calle que quiere votar libremente y escoger a sus gobernantes.

-En el ámbito parlamentario, una de las cosas que la colectividad espera es que se escojan los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral y a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. ¿Cómo van esos procesos?

-El proceso de destitución por falta grave de los magistrados del TSJ está en pleno desarrollo. Todas las semanas se avanza en esa materia, y ya se declaró la omisión por parte del Poder Moral como cómplice de la ruptura del hilo constitucional y queda que la Asamblea Nacional termine de designar los nuevos magistrados. Ya se creó el comité de postulaciones. Y se abrió el período de postulaciones la semana pasada. Sobre el CNE, como secretario de la Asamblea, te puedo decir que no ha entrado en agenda ese tema.

"Lo que queremos es que haya elecciones justas en Venezuela".

-Critican que la Asamblea Nacional con estas protestas sólo se ha dedicado a debates políticos, ¿Cómo sigue el trabajo del Parlamento en cuanto a la legislación y al control sobre la administración pública?

-La Asamblea en lo que va de año ha designado comisiones para investigar el caso del vicepresidente Tareck El Aissami por las acusaciones de Estados Unidos de estar vinculado a delitos internacionales; el tema de Citgo y la donación a la campaña de Donald Trump, entre otras. La Asamblea Nacional sigue ejerciendo sus potestades de control sobre el Ejecutivo, y también ha aprobado leyes. Está la de Seguridad Social del Policía que fue sancionada recientemente y el Presidente no la ha promulgado. Nosotros seguimos haciendo el trabajo que corresponde constitucionalmente, más allá de la situación de desacato que evita que las decisiones del Parlamento puedan materializarse.

-Pareciera que hubo un sutil cambio en las exigencias de la Oposición. En principio, se pedían elecciones generales y eso incluía a la Asamblea, pero cuando la Asamblea Nacional presentó su manifiesto a la nación habló sólo de elecciones presidenciales anticipadas. ¿A qué se debe ese cambio?

-Es lo mismo. Es un tema de semántica pero al final es lo mismo. Lo que se está pidiendo es un cronograma de elecciones de gobernadores y alcaldes con elecciones presidenciales adelantadas, eso es lo que se llama generales porque incluye todos los cargos ejecutivos, pero necesariamente no tienen que ser juntas en un mismo día, sino que haya a ciencia cierta el cronograma de las tres instancias.

-¿El Plan Zamora se puede considerar inconstitucional porque a través de él, sobre todo en Carabobo, se está juzgando a civiles por los tribunales militares?

-No sólo eso. Además, eso era lo que contenía las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del TSJ: La eliminación del debido proceso y la eliminación del Ministerio Público como ente acusatorio de la acción penal. Simplemente, en una especie de ley marcial, establecía que el Presidente podía enjuiciar militarmente a cualquier civil. Eso es lo que está pasando en Valencia y en otros casos. Al final es la materialización de la sentencia que creó el golpe de Estado y la ruptura del hilo constitucional.

-¿Frente a esa situación, cómo se van a enfrentar la Oposición en términos legales y jurídicos?

-En la calle. Ya no hay otro escenario que la calle.

-¿Tendrá efecto? Las últimas manifestaciones no han sido tan masivas como las de principio de abril.

-No sé cómo establecen la comparación. En todo caso se dieron protestas nacionalmente después de cinco semanas. Creo que la gente respondió increíblemente en el ámbito nacional. En todo caso ese es nuestro objetivo, mantener la calle activada en rebeldía pacífica contra la dictadura. Creo que hasta ahora la gente ha respondido y hay plena conciencia de la necesidad de ir por ese camino.

-En su balance, ¿Qué se ha logrado con más de un mes de protestas en la calle?

-Muchísimo. Internacionalmente es bastante lo que se ha avanzado con todo el hemisferio y el Continente pendiente de Venezuela. Está el caso de México y Colombia, por citar dos países que hasta hace poco no estaban claros en sus posturas e incluso hasta eran cómplices del Gobierno, y ahora son muy claros. Internamente el deslinde que hace la Fiscalía de la República y los pronunciamientos de Gustavo Dudamel y del hijo de Tarek William Saab. Puedo nombrar otros casos que quizá no son tan conocidos, pero que están socavando las bases de la dictadura. Creo que todos los días hay logros, quizá no todos son noticias. Pero la idea es aislar cada vez más al dictador para que el pueblo movilizado y en la calle restituya su libertad y democracia.

KonZapata