konzapata.com

Profesor Pedro Afonso Del Pino: “Una Asamblea Nacional Constituyente es para hacer una nueva Constitución” (I)

viernes 05 de mayo de 2017, 10:01h
Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- Del Pino, profesor de derecho constitucional de la Universidad Central de Venezuela cuestionó que se pretenda darle rango constitucional a las comunas, consejos comunales, CLAP y otras estructuras del poder popular. Maduro dice que la Constitución vigente no es mala, sino muy buena, pero hay que mejorarla en algunos aspectos y la vía no es la Constituyente.
Pedro Afonso Del Pino Pedro, abogado constitucionalista, investigador y profesor de Derecho Constitucional en la UCV.

Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- Pedro Afonso Del Pino, profesor de Derecho Constitucional y miembro del Instituto de Derecho Público de la UCV, deja ver que el decreto, con fecha del 1ro. de mayo, pero publicado en Gaceta Oficial el 3 siguiente, mediante el cual el presidente Nicolás Maduro convoca a la Constituyente produce más interrogantes que certidumbres. El decreto no incluye todo lo que ha dicho el oficialismo sobre este proceso. Por ejemplo, no establece cuántos constituyentes serán elegidos por la vía sectorial, mientras que el jefe del Estado dijo que serían la mitad.

El catedrático explicó que el texto presentado el miércoles pasado ante el Consejo Nacional Electoral tiene vicios de inconstitucionalidad, entre ellos, que no garantiza la universalidad de los electores porque categorizan a los constituyentes que se van a elegir.

-El presidente Nicolás Maduro el 3 de mayo entregó en el Consejo Nacional Electoral su proyecto de Constituyente, ¿Esa entrega es simbólica o tiene algún valor jurídico?

-El decreto de la Constituyente es extraño, con él convoca una Asamblea Nacional Constituyente que tendrá unas bases comiciales para elegir unos constituyentes por vía sectorial y territorial. Ese decreto tiene varios vicios. Uno, es que la palabra final para convocar un proceso constituyente la tiene el pueblo. El Presidente tiene iniciativa, pero la palabra final la tiene el pueblo. Y, el segundo vicio, sería que una Asamblea Nacional Constituyente debe garantizar la universalidad de los electores, es decir, no puede estar categorizada por  sectores, porque sería entonces de tipo corporativo. Eso viola el espíritu de la soberanía popular que es un solo cuerpo electoral en el país. El Presidente solicita al CNE la activación del proceso constituyente, pero no presenta de manera definitiva las bases comiciales que son  fundamentales para que el pueblo decida si está de acuerdo o no con ellas. El Presidente nombra una comisión para que abra un gran debate y discusión nacional para preparar las bases comiciales definitivas por las cuales se regirá el proceso electoral de la Asamblea Nacional Constituyente y, además, dice que en un lapso perentorio deberán ser entregadas. La primera consideración que hay que hacer es que las bases comiciales no están listas. El Presidente no las entregó. Por lo tanto, pudiera ser que el Presidente de la República jugando a tener más tiempo y evitar cualquier tipo de proceso electoral se tarde en elaborar esas bases comiciales. No se sabe qué es perentorio para Maduro. Y en este juego el CNE encuentre una excusa o justificación inconstitucional para no ocuparse de las elecciones de gobernadores y las de alcaldes que están pendientes para este año el calendario electoral. Así como el año pasado dijo que no se podía ocupar de las elecciones regionales porque estaba tramitando el Referéndum Revocatorio, el CNE puede inconstitucionalmente aplicar esta excusa y el país sigue a la deriva y el Gobierno esquivando cualquier proceso electoral.

-Una de las críticas que se hace es que por lo menos la mitad de los constituyentes serán escogidos en una elección de segundo grado. Pero el oficialismo lo niega y afirma que habrá votación universal y secreta porque serán consultados las comunas, los CLAP, los trabajadores, etc.

-Esas fueron las palabras del Presidente, pero el decreto no dice la mitad. Mejor dicho, no menciona números, sino que dice debe ser sectorial y territorial. Pero dice sufragio universal directo y secreto. Bajo este tipo de votación no pueden las comunas ni los CLAP ni ninguna de este tipo de organización elegir a los constituyentes. Para que una elección sea directa tiene que ser el ciudadano de a pie, el elector que está inscrito en el Registro Electoral el que vote  por el constituyente de su preferencia. No puede existir un elector intermedio, porque si no ya no sería sufragio directo. Las bases comiciales tienen que respetar ese principio. En segundo lugar, la propuesta no puede afectar la universalidad de posibles elegidos, es decir, el Presidente no puede limitar la escogencia de constituyentes a sectores o categorías. No se puede decir que si alguien quiere ser candidato a la Constituyente tiene que ser trabajador, o estudiante, campesino o estar inscrito en una comuna o un CLAP. De ninguna manera el Presidente puede condicionar de antemano el voto de los electores. Estos votarán por quienes les parezcan sus mejores candidatos y no por los que el Gobierno diga en el ámbito sectorial. Eso sería igualmente una violación al sufragio. Por cierto, ese será el debate que va a generar esa comisión presidencial, porque no está claramente establecido en el decreto simplemente dice sectorial. El otro debate será con lo territorial, cómo será la escogencia de los circuitos. Es decir, cuál será el sistema electoral para escoger a los constituyentes territoriales. Si será un sistema electoral mayoritario o proporcional, cuáles serán los circuitos territoriales, quiénes los van a definir. Esos son elementos que deben estar en las bases comiciales.

-El oficialismo ha dicho que lo territorial sería en el ámbito municipal.

-Aquí hay que hacer dos alertas. La primera es que lo municipal no es el criterio fundamental para la escogencia de una asamblea de carácter territorial, porque lo importante en un cuerpo colegiado, de acuerdo con la Constitución, es la proporcionalidad. Entonces, el diseño municipal no necesariamente es proporcional. Por ejemplo, si se suman todos los municipios de la zona de Barlovento en el estado Miranda, Brión, Acevedo, Páez, Pedro Gual, Andrés Bello y Eulalia Buroz, todos esos municipios juntos no reúnen la población que tiene el municipio Sucre. Si se le diera a cada constituyente un municipio y el Gobierno ganara Barlovento completo y perdiera el municipio Sucre, la cantidad de constituyentes no reflejará la cantidad de los votos. El principio territorial tiene que respetar la proporcionalidad de la voluntad del elector, porque el diseño del circuito en el país puede tener manipulaciones para que determinadas zonas del país que son minoría electoral puedan imponer la mayoría de los cargos de una asamblea. Con lo cual hay que fiscalizar y vigilar bien cuáles serán esas normas de carácter territorial. Ojo, hay un vicio de pecado original que es que cualquier decisión sobre el poder constituyente pasa por el pueblo. Si ese primer paso no se cumple, lo demás está viciado.

-Llama la atención que en el decreto se colocan propuestas, pero no se sabe si se redactará una nueva Constitución o se van a incorporar a la vigente.

-Una Asamblea Nacional Constituyente es para hacer una nueva Constitución. Si el interés del Presidente es reformar la actual, la vía es la enmienda o la reforma. El discurso no concuerda con la figura. Él dice que la actual Constitución no es mala, sino muy buena, pero hay que mejorarla en algunos aspectos y la vía no es la Constituyente.

Nicolás Maduro, Presidente de la República.

-En el decreto se habla de constitucionalizar las misiones y grandes misiones socialistas, ¿Esa es una materia que debe estar plasmada en la Constitución?

-Ese catálogo que él incluye en los considerandos es la motivación que tiene para modificar la Constitución. Eso en dado caso se discutiría en la Constituyente porque es potestad de esta y no del Presidente. Maduro elaboró un catálogo que obviamente es una expresión de la demagogia en niveles increíbles, que pretender constitucionalizar figuras que no tienen rango constitucional creyendo que la gente va a vivir mejor. Como por ejemplo, lo que dijo de colocar un capítulo entero para los jóvenes. Ya de por sí la Constitución de 1999 es una obra monumental a la demagogia. Contempla más de 100 derechos en su mayoría de carácter social que saben todos los venezolanos que no se cumplen. El uso del constitucionalismo hipertrofiado, de meter muchas cosas, es un uso demagógico. Las constituciones eficientes en el mundo son cortas y duraderas como la norteamericana que fue la primera escrita en el mundo y nada más tiene siete artículos o como los ingleses que no tienen Constitución escrita única. Nosotros tenemos a cuesta ya más de 25 textos. El problema del país no es hacer más constituciones y meterles más cosas. Inclusive el Presidente habló del sistema judicial, específicamente para incrementa las penas para determinados delitos y eso le corresponde a la legislación penal, al Código Penal no a la Constitución. Son temas que no están en el rango de la materia constitucional. Hay normas que no son de rango constitucional y no pueden estar en ella. La Constituyente de 1999 se instaló en los primeros meses del año y empieza a discutir la Constitución increíblemente en octubre cuando faltaban dos meses para votar el texto. Los constituyentes se dedicaron a otras cosas y a lo último se dieron cuenta que había que hacer la Constitución y la hicieron con estas características, con múltiples derechos que no se cumplen porque todos los constituyentes tenían promesas electorales. Ahí hay derechos para todo el mundo. Se lee la Constitución y es una maravilla, pero obviamente es de papel porque el cumplimiento de los derechos no depende de que estén en papel.

-La constitucionalización de las comunas, consejos comunales y consejos de trabajadores. ¿Se trata de qué?

-Eso es muy curioso porque esa es la confesión de que el Presidente entiende que esas figuras del poder popular son inconstitucionales. Es muy curioso porque en su discurso está hablando de una asamblea que sea producto de unos constituyentes que provengan de esas estructuras del poder popular que no están constitucionalizadas. Eso es realmente contradictorio. El Gobierno está tan consciente de que eso debe estar en la Constitución y trató de hacerlo en la reforma constitucional de 2007 que perdieron, y ahora lo intentan de nuevo. El Gobierno está claro que esa estructura para que sea legal debe estar en la Constitución y no está.

KonZapata