Qué busca Citgo en el Washington de Donald Trump

Por Juan Antonio Avellaneda.- Para que Rosneft tome el 49,99% de Citgo sólo PDVSA debe dejar de pagar los intereses del crédito privado a los rusos, lo que generaría mucha molestia en Washington; y como ya varios senadores han comenzado a darle importancia al tema, Citgo ha respondido con contrataciones de “amigos de Trump”, buscando una cercanía con el Gobierno. Sin embargo siempre quedará la pregunta: ¿La búsqueda de cercanía con Trump es sólo por el tema Citgo o se quiere ir más allá?


Por Juan Antonio Avellaneda.- Hemos analizado con anterioridad el crédito de 1.600 millones de dólares que otorgó Rusia a Venezuela colocando el 49.9% de Citgo como garantía; el tema parece cada día generar más noticias. Y es que tres hechos últimos confirman lo que concluí en mi columna del 13 de marzo, Qué hay detrás de la hipoteca de Citgo a Rosneft: Que este crédito tiene un componente geopolítico de gran importancia.

Donald Trump, presidente de EE.UU.

En primer lugar, la Comisión Federal Electoral de Estados Unidos reveló que Citgo Petroleum donó 500.000 dólares al comité organizador de la ceremonia de juramentación de Donald Trump como jefe del gobierno. Esta cifra es el doble de empresas como Ford y GM, por ejemplo. Donar dinero para estos actos es práctica común en el mundo empresarial de los Estados Unidos, pero dos hechos llaman la atención: La generosidad del monto en comparación con otras empresas, y que se haya hecho unos días después del crédito-hipoteca de Citgo con los rusos. ¿Buscaba Citgo lobby en la Casa Blanca para que dieran el visto bueno a esta operación?

¿La entrega total de Citgo?

En segundo lugar, se conoció que Citgo contrató a la empresa de asesoría política Avenue Strategies, que tiene como socios a dos hombres que trabajaron con Donald Trump durante la campaña: Corey Lewandowski, ex jefe de campaña y Barry Bennett, por 25.000 dólares mensuales, con el fin de hacer lobby ante el Congreso de los Estados Unidos y la Casa Blanca, y así disminuir o eliminar las potenciales sanciones que podrían ocurrir contra Venezuela o funcionarios del Gobierno. Lewandowski es una de las personas más cercanas a Trump, fue su primer Jefe de Campaña quien le dio las primeras victorias en las primarias republicanas, y para muchos el creador del Trump presidenciable. Sin embargo, este analista político que ya no figura en la nómina de Trump no posee registro como lobista en el Congreso de los Estados Unidos lo que podría hacer de su asesoría a Citgo un contrato ilegal. Igualmente, Lewandowski con Bennett a través de la firma East West Political Strategies, ofrecía a sus clientes en Europa del Este y Rusia la posibilidad de discutir políticas con Donald Trump, el vicepresidente Mike Pence y altos miembros de la Administración, vía telefónica o inclusive reuniones personales. Precisamente esas relaciones llevaron a varios escándalos al principio del gobierno de Trump sobre la relación con Rusia. Todo parece indicar que el lobby que contrató Citgo lleva el ingrediente del crédito-hipoteca con Rosneft. ¿Estará Citgo preparando el terreno para una entrega total de la compañía a la estatal rusa Rosneft?

Y tercer punto, la reacción del Congreso de los Estados Unidos que finalmente comienza a preocuparse de que Citgo sea una especie de “Caballo de Troya” de Rusia para tomar activos estratégicos en los Estados Unidos. Varios senadores enviaron la semana pasada una carta al Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, expresando preocupación de una eventual toma de Citgo por parte de Rosneft. De la misa forma se habla en Washington de que las próximas sanciones que impondrá la administración Trump a Venezuela podrían incluir algo de este tema de Citgo-Rosneft.

Para que Rosneft tome el 49,99% de Citgo sólo PDVSA debe dejar de pagar los intereses del crédito privado entre los rusos, lo que generaría mucha molestia en Washington; y como ya varios senadores han comenzado a darle importancia al tema, Citgo ha respondido con estas contrataciones de “amigos de Trump”, buscando una cercanía con el Gobierno. Sin embargo siempre quedará la pregunta: ¿La búsqueda de cercanía con Trump es sólo por el tema Citgo o se quiere ir más allá?