El chavismo ya está dividido y corre el riesgo de salir del poder

Por Juan Carlos Zapata (ALN / Konzapata).- El autogolpe consumado en las sentencias del TSJ, más la convocatoria de la Constituyente, provocaron las alertas de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, sobre la ruptura del orden constitucional. No sólo la Oposición se vio reflejada en la advertencia de Ortega Díaz sino también el chavismo disidente, cuya voz crítica apenas si tenía eco. La voz crítica del chavismo disidente se potenció y ahora retumba, y la dirigencia se reagrupa y reorganiza, e inclusive se ha sumado a la convocatoria contra la Constituyente, lo cual representa un hecho inédito de coincidencia con la Oposición.


Juan Carlos Zapata.

Por Juan Carlos Zapata (ALN / Konzapata).- En el chavismo la procesión va por dentro y por fuera. Aún no es posible saber en cuántos toletes está escindido. Pero no hay duda de que la división está en marcha. Y siempre se dijo: Cuando ello ocurra, entonces el cambio en Venezuela estará más cerca. Se trata de un escenario que la oposición ubicó como prioritario pero que no veía llegar. Sin embargo, como dijo la coordinadora nacional del movimiento Vente Venezuela en entrevista al diario KonZapata en Caracas: La Constituyente debilitó las bases del régimen de Nicolás Maduro. Esa ha sido la peor decisión del Presidente. Se volvió contra él mismo. Y aquí las etiquetas hablan. El madurismo ha pasado a ser identificado como el verdadero oficialismo en el poder mientras que buena parte del chavismo pasa a ser ubicado en la Oposición.

Esta vez no se trata de la división histórica entre el partido militar y el partido civil. La ruptura es mucho más compleja. Y el detonante ha sido la Constituyente. Las alarmas saltaron, entonces. Hay que aclarar, sin embargo, que un aspecto es el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), como partido, y otro el chavismo en calidad de movimiento. A ambos, el hiperliderazgo de Hugo Chávez los mantuvo unidos, con mano firme y clientelismo y cuotas de poder.

El chavismo despierta pero en la otra acera del oficialismo que representan Maduro y Cabello (Foto: Cancillería de Ecuador).

El PSUV se alimentó de tendencias, pequeños partidos, nuevos y viejos, y, por supuesto, de aquel Movimiento V República (MVR) originario que llevó a Chávez al poder en 1998. Hubo partidos creados más tarde, y otros que no se sumaron al PSUV, manteniéndose siempre en la órbita chavista. A estos últimos el cálculo histórico los está favoreciendo: Al Partido Comunista de Venezuela (PCV), Marea Socialista, Redes, entre otros. El hiperliderazgo de Chávez se hacía sentir en las elecciones internas del PSUV. Chávez imponía candidatos. O Chávez rescataba perdedores como una vez lo hizo con Diosdado Cabello, considerado siempre el número dos del régimen.

Siga leyendo esta información en Alnavio.com