Con el caso Odebrecht, Luisa Ortega Díaz entra en otra etapa de lucha

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Estaba en deuda con el país el Ministerio Público respecto al caso Odebrecht. Pero la verdad es que desde el 1 de junio fue que Brasil comenzó a trasvasar las pruebas. KonZapata lo dijo en su momento: “Ojo Maduro: Brasil ya no tendrá el monopolio de las pruebas del caso Odebrecht”. La Fiscal ha ido quemando etapas en este nuevo escenario que la confronta con el Gobierno y el TSJ ante la ruptura del hilo constitucional. El caso abarca a los gobiernos de Chávez y Maduro.


Juan Carlos Zapata.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Desde que la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, se desmarcó del Gobierno ante la evidencia de la ruptura del orden constitucional, el contrapeso del poder comenzó a resquebrajarse. Esa ruptura ha creado un nuevo escenario. Escenario que marca la política. La división en el chavismo. La defensa de la Constitución. La coincidencia del chavismo crítico con la oposición. Las averiguaciones sobre las víctimas y los autores de la violencia, los cuerpos de seguridad.

El escenario también tiene que ver con otras averiguaciones. De allí el anuncio de la Fiscal de que el Ministerio Público citará a los presuntos implicados en el caso Odebrecht. Están identificados.

Esta es una deuda que estaba pendiente. No una deuda cualquiera por parte del Ministerio Público.  Por el hecho de que el caso salpica las gestiones de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, y por el hecho de que Venezuela es el país con la suma más elevada en el presunto pago de sobornos, 98 millones de dólares. ¿Cuántos funcionarios aparecen en la red? ¿Y de qué nivel?

Además, el propio Ministerio Público de Venezuela lleva cierto retraso respecto a otros países. Pues ya en Perú, en Argentina, en República Dominicana, Colombia, y por supuesto en Brasil, las investigaciones han avanzado. En Perú el caso es tan complejo que ha ameritado la designación de dos fiscales. Ayer, uno de los fiscales solicitó prisión preventiva para el expresidente Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia.

A principios de junio, la Fiscalía de Brasil le puso punto final al monopolio de las pruebas.

Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de la República.

El diario Alnavio de Madrid informaba entonces que “el escándalo de corrupción del gigante de la construcción que salpicó a la clase política latinoamericana será manejado por todos los fiscales de los distintos países implicados. Un giro de 180 grados que se produce después de que la Fiscalía brasileña decidió levantar la confidencialidad sobre los documentos relacionados con el pago de sobornos por parte de la constructora brasileña a funcionarios de al menos ocho naciones de América Latina. La entrega de las pruebas comenzará este mismo jueves. (1 de junio). No obstante, la Fiscalía de Brasil exigirá que la transmisión se haga también bajo confidencialidad para evitar “perjuicios” en las pesquisas. “El 1º de junio vence el plazo de sigilo internacional previsto en la cláusula contractual del caso Odebrecht y podremos entregar las pruebas que tenemos y que nos han pedido los fiscales de otros países”, dijo un portavoz de la Procuraduría General de la República brasileña a la agencia EFE.”

Pero, como se sabe, ya Luisa Ortega Díaz había viajado en febrero a Brasilia a una reunión con la Procuraduría  de Brasil y los fiscales de Brasil y el  resto de países implicados. Desde allí comenzó a producirse el trasvase de la información, al menos de manera oral.

Cuando comenzó la ruptura de la Fiscal con el gobierno de Nicolás Maduro, KonZapata analizó la situación y se preguntó: ¿Está blindada la Fiscal? Resulta que en esos momentos el Ministerio Público contaba con más información que pruebas sobre el caso Odebrecht. Y como desde junio cuenta con las pruebas a mano, se puede pensar que estas le confieren un blindaje aún mayor. La pregunta es si el caso implica directamente a Nicolás Maduro. Si es así, esta lucha entra en otra etapa, más compleja. ¿Se atreverá a solicitar el antejuicio de mérito contra Maduro?

Este paso que ahora anuncia la Fiscal puede ser parte de lo que ella misma ha llamado su plan de vida. Y no es otra cuestión que mantener una estrategia coherente en el marco de la disputa que mantiene con el presidente Nicolás Maduro, el defensor del Pueblo, y el TSJ. Todo  a su tiempo, parece ser la consigna.  Aunque la verdad es que ya era el momento de que se anunciara lo que dijo ayer en entrevista de Unión Radio con  Vladimir Villegas. No podía retrasarse en este asunto el Ministerio Público. Y es que ahora la Fiscal está en el foco de atención de todas las fiscalías Iberoamericanas, las cuales le han manifestado su solidaridad en cuanto a la lucha que libra en el país. De modo que debía apurar el anuncio.

Pero sin que sirva de excusa, hay que tomar en cuenta que las pruebas comenzaron a llegar a mediados de junio. Es decir, hace apenas un mes, según fuentes del Ministerio Público. Alnavio explicaba el procedimiento escogido por Brasil para la entrega de las pruebas:

“Brasil contará con tres fórmulas. La primera es presentar las pruebas en las embajadas de los países solicitantes, como hizo con República Dominicana. También podrá entregarlas directamente a fiscales enviados a Brasilia por sus respectivos países, como planea Argentina, o finalmente, enviar la documentación por correo. Por su parte, el secretario de cooperación internacional de la Procuraduría brasileña, Vladimir Aras, explicó que la información será entregada al interlocutor con Brasil que cada Fiscalía escogió para abordar los asuntos de cooperación sobre Odebrecht”.

Y es con las pruebas en mano que la Fiscal General ahora se atreve a anunciar que tiene identificados a los responsables. Que serán citados. Y que los implicados depositaron el dinero de los sobornos en cuentas de los familiares. “Tenemos los contratos y las personas que autorizaron que se ejecutaran esas obras y que no le hicieron el seguimiento a esos contratos, que nunca se construyeron y, que muchos de ellos, recibieron comisiones”, señaló  Ortega Díaz a Villegas.

Habrá que esperar que el Ministerio Público revele el esquema de recepción de los sobornos. Y los nombres de los implicados. Los nombres conducen a los nexos. A la maraña de relaciones. Y es que de la posición de los funcionarios se desprenderá el nexo político con cada grupo dentro del chavismo-madurismo.