Inés Quintero, palabra cierta