La condena contra Lula puede provocar la caída de Michel Temer

Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- El destape de sucesivas tramas de corrupción se ha transformado en una hecatombe que está barriendo a toda la clase política de Brasil, desde Lula da Silva, el ex presidente más popular, hasta el presidente en ejercicio más impopular desde la restauración de la democracia, Michel Temer.


Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- El ex presidente de BrasilLuiz Inácio “Lula” da Silva, ha terminado siendo el emblema de los acontecimientos políticos más trascendentales de la historia reciente de ese país: La consolidación del proceso democrático en 2002 y ahora la campaña contra la corrupción emprendida por los tribunales de justicia de ese país.

Lula no es el político más corrupto de Brasil. Es el más emblemático (Foto: Wikimedia Commons).

Con su victoria electoral de 2002 y el consiguiente ascenso a la presidencia del gigante del sur, Lula completó el proceso redemocratizador que se inició con la salida de los militares del poder en 1985. En las sucesivas elecciones presidenciales de 1989, 1994 y 1998 el sistema político, mediático y empresarial de Brasil se movió para evitar (muy en los límites de las reglas democráticas) que Lula llegará al poder. Reforma agraria, suspensión del pago de la deuda externa, nacionalización de la banca y restricciones a las inversiones extranjeras eran parte del coctel de ofertas que espantaban a los empresarios y a la clase media.

Siga leyendo esta información en Alnavio.com