Por estos números al Gobierno le aterra la consulta del 16 de julio

Por Orlando Zamora.- Un estudio del ex funcionario del BCV, Marcelino De León, descubre que más de 7 millones 500 mil personas están dispuestas a votar este 16 de julio. El número no está lejos de lo que afirma una última encuesta de Datincorp, que más de 8 millones están decididos a votar.


Por Orlando Zamora.- Lejos de mirar en otra dirección, al Gobierno se le nota inquieto por el plebiscito del próximo domingo. El CNE se proclama como el único ente autorizado para representar cuanta consulta se le ocurra a la gente. El TSJ calla y otorga. El inefable diputado Pedro Carreño, el hombre del trabajo bajo, introduce ante el TSJ un escrito contra la iniciativa de consultar al pueblo sobre la constituyente.

Si tales organismos y personas relacionadas directamente con el régimen intentaran detener de alguna forma esta crucial consulta, íntimamente ligada a la aplicación democrática de los Artículos 333 y 350 de la Constitución, no sólo quedarían en ridículo ante la indiferencia de los venezolanos, sino que elevarían la inquebrantable decisión del poder originario de restablecer la democracia y el pleno equilibrio de poderes bajo todas las alternativas previstas en la Constitución.

De eso precisamente se trata. Demostrar de qué lado está la mayoría. El Gobierno la perdió desgastado por el saqueo y las infortunadas acciones de la gestión chavista en las cercanías ya de 19 años de fracasos y destrucción nacional.

Que podría ocurrir el domingo 16 de julio

Más allá de las enormes expectativas que ha generado este singular evento contestatario de innegable contenido democrático, es la oportunidad de manifestar la voluntad de votar, negada por las trabas al referéndum, las suspensiones de elecciones de gobernadores, imposibles de ganar por un PSUV disminuido y desmoralizado.

Veamos los resultados de un análisis de posibles escenarios para ese día, realizado por el estadístico Marcelino De León, ex funcionario del Banco Central de Venezuela (BCV).

En el mismo se incluyen 341 combinaciones numéricas, impactadas por diversas dificultades hipotéticas, operativas, fallas de servicios, desinformación, amenazas del Gobierno o de sus órganos de poder.

Un rango de mesas habilitadas de entre 13.000 a 15.000. Promedio de tiempo empleado por los electores, entre 40 y 70 segundos.

Recuérdese que la unidad obtuvo el 6 de diciembre de 2015, empleando 50 segundos por votante y 72 electores por cada hora en 13.400 mesas, 7.707.422 votos.

Conclusiones del estudio sobre la consulta del 16 de Julio

Tomando en cuenta la variedad de dificultades obstáculos y dificultades recogidas en esas 341 combinaciones numéricas, el resultado sería una rotunda votación de 7.534.556 votos personales, todo lo contrario del voto múltiple, articulado discrecionalmente por el CNE, en caso de realizarse la Asamblea Nacional Constituyente Comunal.

La cifra que descubre el estudio de De León, no está lejos de lo que afirma una última encuesta de Datincorp, que más de 8 millones están decididos a votar.

Ponderando todos los obstáculos posibles, la menor cantidad de votantes se ubicaría en 5.348.571 votantes y por el contrario el resultado más afortunado podría ser de 10.800.000 votos. Esta última cifra se acerca a lo que también señala Datincorp: Que 11 millones de electores apoyan la iniciativa.

En opinión de Marcelino De León, la voluntad de manifestar el rechazo a la constituyente planteada por el presidente Nicolás Maduro será muy fervorosa y que el éxito, en volúmenes de asistentes a la consulta popular estará limitado sólo por el tiempo que emplee cada votante. De modo que el autor del estudio hace un llamado a los organizadores que cuiden todos los detalles logísticos para preservar las metas posibles a alcanzar.