Llegó la segunda parte de la peor represión contra la disidencia

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- La peor represión en las protestas ya tuvo su hora. Fue el 30 de julio. Dejó un saldo de 16 víctimas fatales. Pero ha llegado la hora de la otra peor represión. La que persigue, intimida, encarcela y condena para evitar que la MUD concurra a elecciones. No lo disimulan. Ahora son Delcy Rodríguez y Diosdado Cabello los que decidirán quién va preso.


Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- La represión en las dictaduras se pone peor cuando la gente decide rebelarse. La Oposición se rebeló cívicamente de dos maneras. La primera en la calle durante más de tres meses. Les contestaron con terrorismo de Estado. Las escenas de disparos a quemarropa, lluvia de gases lacrimógenos y perdigonazos eran la norma del día. La Autopista Francisco Fajardo, en Caracas, se convirtió en el escenario de un ataque desigual. Las cosas iban mal. Se iban a poner peor conforme transcurrieran los días. Y efectivamente se pusieron peor. El 30 de julio llegó la última y más violenta escalada de la peor represión. Dejó un saldo de 16 víctimas fatales, varias de ellas producto de disparos de armas de fuego. El primer caído fue Ricardo Campos, dirigente juvenil de Acción Democrática en Cumaná.

Diosdado Cabello es fiscal, juez, testigo, alguacil, parte acusadora, dirigente político y constituyente.

Luego, el 31 de julio, hubo silencio en las calles. Era el silencio de la frustración, la rabia, la decepción y el desánimo de la gente. Mucho tiempo en la calle. La calle se agota. Venía agotándose desde principios de junio de manera progresiva. Pero no podía cantar victoria la dictadura. Si la calle se agota, el tradicional ejercicio de la política no: El voto. El debate público. La disidencia organizada. Los partidos políticos. Los líderes. Las encuestas. Y las elecciones pendientes. Esto último trae consecuencias.

Participar en elecciones regionales es tan arriesgado como enfrentarse a la Guardia Nacional Bolivariana en la calle. Es un acto de rebeldía cívica. Pero quienes se arriesgan, en esta oportunidad, son únicamente los dirigentes que inscribieron sus nombres en el CNE. Están dando la pelea. Eso no le gusta a la dictadura.

Y la dictadura, en consecuencia, ya reaccionó. Como era previsible, han utilizado la espuria constituyente (que preside Delcy Rodríguez) y la comisión de la verdad (que también preside Delcy Rodríguez). Ambas son plenipotenciarias. Las hubiera querido presidir Diosdado Cabello, pero no pudo. Pero éste último sigue ahí, publicitándose como jefe de la vendetta contra la Oposición. Cabello es fiscal, juez, testigo, alguacil, parte acusadora, dirigente político y “constituyente”:

-Hemos entregado los documentos originales (…) más de 6 millones de dólares en cuentas abiertas por unos fiscales del Ministerio Público (y los fiscales Pedro Lupera, Luis Sánchez y José Parra), por el señor Germán Ferrer, por una señora, que presumimos que es Gioconda González, quien fue asistente de la ex fiscal Luisa Ortega Díaz (…) esta es una red tan especializada que tienen pasaportes dobles. Estamos solicitando la privativa de libertad y se allane la inmunidad parlamentaria (…) yo presenté originales de cuentas abiertas en un banco que se llama el UBS en Bahamas… esto es como que usted abre la cuenta en un banco y le dicen firme aquí y deme sus datos y se lo sellan, este es su certificado. De ese existen dos, yo tengo uno, bueno ya no lo tengo está en las bóvedas del Banco Central (de Venezuela) por la importancia que eso tiene-, dijo Diosdado Cabello, según cita del diario Correo del Orinoco.

Y horas más tarde allanaron la residencia de Luisa Ortega Díaz, esposa del diputado Germán Ferrer, ambos disidentes del régimen.

También amenazó Delcy Rodríguez desde la “comisión de la verdad”, esta vez contra dirigentes de la MUD. Ella también es juez:

-Hemos visto fotografías de líderes de la oposición venezolana, responsables de la convocatoria y organización de los eventos violentos en Venezuela. Venezuela estuvo durante más de tres meses acostumbrado al tipo de imágenes donde un diputado de la República se dedicó a propiciar y a promover los hechos violentos con fines políticos en Venezuela- dijo Rodríguez este miércoles según cita del diario El Impulso. Acusa Rodríguez a Freddy Guevara por ser “promotor y cómplice” de la violencia en Venezuela, y a Julio Borges por ser responsable de “desestabilización económica”.

De lo dicho por Rodríguez, entonces, se desprende que Guevara es culpable de todas las balas que dispararon los organismos policiales y militares del régimen causando más de un centenar de víctimas fatales; y que Borges es culpable, también, de la escasez de productos de la cesta básica, la pésima gestión de PDVSA y todas las desgracias que incumben a Nicolás Maduro.

Esta es otra etapa. Tan difícil como la anterior. Se entroniza la dictadura. La MUD requiere unidad. No perder el norte en el ejercicio de rebeldía. El voto es un arma poderosa. Asusta más al Gobierno que una marcha. Los pone en evidencia. Los desviste. Y harán hasta lo imposible por impedir que la gente salga a votar.