China, Rusia y Cuba no parecen dispuestas a hacer por Nicolás Maduro lo que la URSS hizo por Fidel Castro

Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- Más allá de la propaganda oficial y de la apreciación del público, ¿cuánta influencia real tiene el triángulo China-Rusia-Cuba en el régimen de Nicolás Maduro? ¿Pueden los Gobiernos de estos países ser decisivos para una negociación que destrabe el conflicto venezolano y facilite una transición pacífica? ¿O por el contrario van a sostener a Maduro a todo trance?


Pedro Benítez.

Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- A medida que la comunidad democrática internacional se va adentrando en los intríngulis de la crisis venezolana, más queda en evidencia la compleja red de alianzas e intereses externos al país inclinados a preservar el régimen que encabeza Nicolás Maduro.

El triángulo China-Rusia-Cuba siempre está presente en cada intento de diálogo o negociación que busca destrabar la situación. Sin embargo, los Gobiernos de estos tres países no coinciden en los mismos propósitos, determinación o capacidad real de influir sobre el Ejecutivo de Caracas. 

China, por ejemplo, se ha negado a cumplir el papel de prestamista de último recurso del régimen chavista. Aunque hay rumores de que los chinos pudieran efectuar una masiva recompra de deuda del gobierno venezolano, lo cierto es que hasta ahora no han estado dispuestos a renovar el denominado Fondo de Cooperación Binacional China-Venezuela (conocido popularmente como el fondo chino). Este ha sido una línea de financiamiento que el gobierno de Pekín ha extendido a los gobiernos de Hugo Chávez y Maduro desde 2007 por un monto que, en tres tramos, se previó llegaría a los 56.000 millones de dólares (47.064 millones de euros). Del mismo se habría pagado hasta ahora el 75% con envíos de crudo de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

Para Putin, Venezuela es más bien una pieza de cambio en su juego de poder ante EE.UU. y la UE (Foto: President of Russia).

Conocedores de los serios problemas de insolvencia, corrupción y pésima gestión de la administración chavista, los funcionarios chinos establecieron duras condiciones para girar esos préstamos y este año no han renovado el fondo.

Siga leyendo esta información en Alnavio.com