El gobierno de Nicolás Maduro comienza a sentir el aislamiento financiero

Por Juan Antonio Avellaneda.- El gobierno de Donald Trump fue muy técnico en la sanción. Sin necesidad de embargo petrolero, sanciones comerciales u otras medidas radicales, la orden ejecutiva ha hecho reaccionar a la banca privada golpeando a la administración Maduro.


Por Juan Antonio Avellaneda.- Se comienzan a sentir los efectos de las sanciones del gobierno de Washington sobre la prohibición de emitir nueva deuda en Estados Unidos tanto de la Republica de Venezuela como de PDVSA. Y es que aunque las medidas básicamente imposibilitan a Venezuela y PDVSA de refinanciar los altos vencimientos de bonos que se avecinan, ello ha originado una serie de iniciativas de la banca norteamericana que aíslan cada vez más al país.

Donald Trump, presidente de EE.UU.

Interactive Brokers, una de las casas de bolsa online más importantes de los Estados Unidos anunció que prohíbe a sus clientes comprar deuda venezolana, y aquellos que posean en sus cuentas deben vender los títulos. Esto se une a la iniciativa de Credit Suisse de prohibir transar los bonos adquiridos por Goldman Sachs. La tendencia puede ser irreversible, tanto en casas de bolsa como en bancos de inversión.

Por su parte el banco JP Morgan Chase anunció que no aceptará transferencias de entes estatales venezolanos, llámese PDVSA, BCV, etc. Esto incluye dólares obtenidos vía Dicom u otro mecanismo oficial.

Por estas razones los bonos de Venezuela y PDVSA han caído la última semana, y de continuar este tipo de anuncios la liquidez transaccional de los mismos bajará considerablemente ya que serán cada vez menos las instituciones que los acepten.

Estamos ante lo que puede ser un aislamiento financiero silencioso, lo cual traería como consecuencia que la única válvula de escape que tiene el gobierno de Nicolás Maduro es la de sus aliados, Rusia y China.

No en vano en los mercados financieros ha corrido el rumor de que bancos estatales chinos estarían montando una operación de recompra de deuda venezolana con vencimiento de corto plazo para ayudar al régimen de Nicolás Maduro. Sin embargo, esto no ha sido confirmado ni por funcionarios chinos ni por venezolanos.

Así como los de Interactive Brokers, Credit Suisse y JP Morgan, se esperan pronunciamientos de otros bancos o casas de bolsas internacionales. De esta manera, las cuentas de los venezolanos están en la mira; las operaciones de bonos.

La sanciones de Washington comienzan a tener consecuencias en el sector financiero, y para un país como Venezuela que depende de importaciones de básicamente todo y de exportaciones petroleras, un” bloqueo” financiero sería fatal.

El gobierno de Donald Trump fue muy técnico en la sanción. Sin necesidad de embargo petrolero, sanciones comerciales u otras medidas radicales, la orden ejecutiva ha hecho reaccionar a la banca privada golpeando a la administración Maduro.

Sin embargo, hay que estar atentos de China y Rusia. Un descalabro del sistema venezolano no les conviene desde el punto de vista económico ni geopolítico.