Las primarias de la MUD pueden sorprender al Gobierno y a la Oposición

Por Pedro Benítez @PedroBenitezF.- Uno de los sorprendidos por los resultados de las primarias de la MUD puede ser el Gobierno, que ha apostado a la división y la desmovilización de la Oposición. Estas han servido de ocasión para que los partidos opositores se activen en un terreno en el cual, pese a todas las adversidades, les llevan las de ganar a los candidatos de Nicolás Maduro. Para él es fundamental algún tipo de consulta que le permita aplacar la percepción generalizada de que la elección de la ANC fue fraudulenta. Pero la participación de la Oposición en esa consulta le pone más difícil conseguir ese propósito.


Pedro Benítez.

Por Pedro Benítez @PedroBenitezF.- Es obvio que en un amplio sector de la población y de la opinión pública opositora existe frustración y molestia por la incoherencia de la dirigencia y las expectativas no concretadas de desplazar a Nicolás Maduro del poder. Sin embargo, en varios estados del país esa misma base opositora está percatándose que puede influir en la dirección política de la MUD votando en las primarias internas para elegir los candidatos a gobernadores. Esta es una de la razones por la cuales en estos resultados puede haber sorpresas.

Se ha dicho, con razón, que las primarias son un asunto de maquinarias electorales (capacidad de movilización de los electores y de recursos el día de la consulta) pero por ser una elección abierta se presta a lo inesperado.

En la primera gran primaria organizada en Venezuela en 1993, Oswaldo Álvarez Paz gobernador entonces del estado Zulia, derrotó a Eduardo Fernández, secretario General de Copei y por lo tanto jefe nacional de la maquinaria, en las internas de ese partido para elegir al candidato presidencial.

De allá para acá sobran los ejemplos en los que la movilización espontánea de los electores le rompe el juego a los jefes políticos. Como incluso ocurrió en las internas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en 2008, cuando candidatos como la periodista Vanessa Davies alcanzaron mayor votación que los candidatos del mismísimo Hugo Chávez, como Diosdado Cabello; este quedó fuera de la dirección nacional pero el presidente-comandante luego lo impuso a dedo. Cualquier atisbo de democracia interna en el partido oficial fue abortado ese día. Pero esa es otra cuestión.

Una buena movilización el 10 de septiembre puede ayudar a la Oposición ha recuperarse de la sensación colectiva de derrota.

El asunto es que la democracia se presta a las sorpresas porque la variable del voto libre no es controlable.

Y resultados sorpresivos pueden ocurrir en las primarias que la MUD ha convocado para elegir candidatos a gobernadores este próximo domingo 10 de septiembre.

Faltando pocos días, en varios estados emblemáticos como Zulia y Lara la pelea interna es precisamente por derrotar a las maquinarias.

El sector más crítico de la Oposición ha dejado pasar un oportunidad dorada para influir en las política interna de la MUD al apostar por la abstención. Porque, por ejemplo, en una competencia por la candidatura entre el alcalde del municipio Sucre, Carlos Ocariz y la dirigente de Vente Venezuela, María Corina Machado, el resultado hoy no estaría definido y sus consecuencias en uno u otro sentido influirá muchísimo en el discurso y las decisiones estratégicas opositoras del futuro cercano.

Por otro lado, las primarias han servido de ocasión para que los partidos opositores se activen en un terreno en el cual, pese a todas las adversidades, le llevan las de ganar a los candidatos de Nicolás Maduro.

Uno de los sorprendidos por los resultados de esas primarias puede ser el Gobierno, que ha apostado a la división y la desmovilización de la Oposición. Una buena movilización ese día, y unos resultados sorpresivos, pueden ayudar a la Oposición ha recuperarse más rápidamente de lo esperado de su sensación colectiva de derrota.

Aquí entramos en la política gruesa nacional, puesto que para Maduro es fundamental algún tipo de consulta que le permita aplacar ante la comunidad internacional, que lo observa paso a paso, la percepción generalizada de que la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) fue fraudulenta.

Sí, Maduro quiere usar las elecciones de gobernadores para legitimar a la ANC. Pero la participación de la Oposición en esa consulta le pone más difícil conseguir ese propósito. Exactamente lo contrario de lo que propalan los partidarios de abstenerse.

Incluso si de aquí al día que se realicen, o el mismo día de los sufragios, el Gobierno comete por medio del Consejo Nacional Electoral (CNE) todo tipo de tropelías que alteren el resultado, ese mismo va manchar aún más de ilegitimidad a todo régimen.