El default de la deuda externa se convirtió en un arma política

Por Juan Antonio Avellaneda.- Desde el anuncio del presidente Maduro hasta la reunión de este lunes con inversionistas y tenedores de bonos, el tema del default de la deuda externa venezolana se ha convertido en el catalizador de muchos hechos políticos que pueden ser vitales para el futuro del país.


Por Juan Antonio Avellaneda.- En mi columna de la semana pasada comentaba que no creía que este llamado era improvisado, que más bien obedecía a un plan bien calculado de Nicolás Maduro que sólo busca el objetivo de su permanencia en el poder. Analicemos los acontecimientos de la última semana.

Tareck El Aissami, Vicepresidente de la República.

Las deudas de la República y de PDVSA se han estado negociando a niveles de default (alrededor del 25%) a pesar de que técnicamente no se encuentran en cesación de pagos. Un factor que impacta es la  confusión en el mercado sobre si algunos pagos se realizaron o no. La semana  se debía pagar el capital del PDVSA2017 así como los intereses del bono de La Electricidad de Caracas (Corpoelec) 2018.

Informaciones encontradas generaron  un nerviosismo nunca visto en los mercados. Al punto que el ISDA,  Asociación Internacional de instrumentos Derivados (ISDA), que determina si un bono se encuentra en default o no para que se ejecuten los derivados financieros que cubren dicho riesgo, no se atrevió a dar un pronunciamiento claro sobre si el PDVSA2017 había sido pagado o no. Al final se cerró la semana con la información de que sí se envió el dinero, aunque algunos inversionistas no lo han visto reflejado.

Más dramático fue el caso de los intereses del bono de Elecar, luego de que el día límite, el pasado viernes 10 de Noviembre, Wilmiston Trust, el fideicomisario de dichos bonos anunciara que no había recibido los intereses correspondientes, con lo que declaraba el default. A los pocos minutos la Junta Directiva de Corpoelec anunciaba que el dinero había sido transferido y culpaba las sanciones norteamericanas al retraso.

Sin duda, una semana poco habitual para el mundo de bonos venezolanos. El lunes pasado, feriado bancario en Venezuela, y el viernes 10 de Noviembre fue media jornada de mercados de bonos en Estados Unidos por el Día de los Veteranos. ¿Improvisación o Estrategia?

Mientras todo esto ocurría, la OFAC, el organismo del Departamento del Tesoro americano responsable de las sanciones financieras, publicaba que podía permitir a los ciudadanos, residentes u empresas norteamericanas, participar en el supuesto canje de deuda siempre y cuando el mismo sea aprobado por la Asamblea Nacional Venezolana y salieran del comité negociador el ministro de Finanzas, Simon Zerpa, y el vicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissaimi, ambos sancionados.

En paralelo se anuncia una potencial reunión de diálogo entre la oposición y el gobierno, desatando cualquier cantidad de hipótesis relacionadas con las noticias anteriores. ¿Negociación de canje de deuda aprobado por la AN por un nuevo CNE? ¿Negociación a cambio de condiciones electorales? ¿Elecciones limpias a cambio de se levanten las sanciones?

Más allá de estas interrogantes, los hechos indican que si se pagaran los compromisos restantes del 2017, lo ocurrido parece ser una perfecta estrategia de “ganar tiempo” por parte del gobierno de Maduro, así como lograr un acercamiento con la oposición venezolana y las autoridades norteamericanas.

Un acuerdo sobre la deuda externa venezolana más allá del beneficio financiero-económico le daría un reconocimiento internacional al gobierno de Maduro, dado que la operación debe ser aprobada por la Asamblea Nacional y de poder participar los grandes fondos norteamericanos implicaría la aprobación implícita de dicho acuerdo por parte de Washington; una gran victoria política.

Hoy a las 2:00pm hora de Caracas es la cita en el Palacio Blanco. Las expectativas de los mercados siguen siendo bajas, porque en este” póker financiero” no se sabe si el Gobierno juega en serio o está amagando. O quizás el simple hecho de que los mercados estén desconcertados es parte de una estrategia.