konzapata.com

El general Padrino López construye la imagen del nuevo Nicolás Maduro

viernes 10 de noviembre de 2017, 10:01h
Por Redacción @konzapata.- Con menos pueblo y más Fuerza Armada, el discurso de Padrino López apunta hacia la construcción de una nueva imagen de Maduro. La del caudillo con las características del benemérito dictador, del hombre Patria, del líder Nación, jefe Estado y hasta guía espiritual. El estadista que cuenta con la lealtad indiscutible de una Fuerza Armada a la medida.
Vladimir Padrino López, Ministro de la Defensa.

Por Redacción @konzapata.- Nicolás Maduro y el general Vladimir Padrino, en representación de la Fuerza Armada, lucen como una dupla en el sostenimiento mutuo, en medio del nuevo equilibrio que busca consolidar el chavismo tras las elecciones regionales, con miras al paso de las municipales el próximo 10 de diciembre y sobre todo hacia las presidenciales de 2018, en la búsqueda abierta de la reelección y continuidad del actual esquema de poder.

El concepto de lealtad fue clave en el encuentro que sostuvo el mandatario esta semana con parte del generalato y el almirantazgo en Fuerte Tiuna, en que se deshicieron en halagos y reconocimientos mutuos.

La mención de Padrino López al comandante en jefe casi se convirtió en un panegírico, al considerar el tono: “Quiero reconocer, también, su liderazgo. Hay que reconocer el liderazgo del presidente Nicolás Maduro ante tanta vileza, adversidad que las fuerzas del mal han querido imponerle para poner de rodillas al pueblo de Venezuela. Hace falta mucha fortaleza espiritual, de alma, de principios, bolivariana, chavista para ejercer un liderazgo de esa manera y dirigir una Fuerza Armada como la que usted tiene”, señaló el ministro de la Defensa en el acto protocolar.

Maduro, por su parte, profundizó el reconocimiento a los uniformados, al tiempo que remarcó que el próximo año se llevarán a cabo las elecciones presidenciales y responsabilizó a la fiscal Luisa Ortega Díaz y sus denuncias por el ciclo de protestas que trajo el conocido saldo de muertos y heridos este año, en el marco, a su juicio, de maniobras desde el gobierno estadounidense: “Formaban parte de un plan acordado con los factores internaciones para incendiar nuestro país, y llenarlo de violencia”.

La continuidad, la complicidad, la vieja ecuación pueblo-gobierno-ejército llevada ahora a la construcción y consolidación de un nuevo caudillo -que a su vez representa los intereses de la cúpula de la institución armada-, lucen activados en pro de la consolidación para conservar el poder.

Con menos pueblo y más Fuerza Armada, el discurso de Padrino López apunta hacia la construcción de una nueva imagen de Maduro. La del caudillo con las características del benemérito dictador, del hombre Patria, del líder Nación, jefe Estado y hasta guía espiritual. El estadista que cuenta con la lealtad indiscutible de una Fuerza Armada a la medida.

Pero no hay que ignorar que tras el entramado ideológico y los mensajes de la nomenclatura partidista y la institución armada, permea el reparto de los negocios estratégicos: las importaciones, las medicinas, los alimentos y una nueva economía del bachaqueo generalizado, vuelto industria y razón de ser.

El titular de Defensa se refirió también a un segundo eje conceptual: La inteligencia. Parecía hacer un llamado a diferenciar, a elegir el mejor camino ante las próximas coyunturas. Se sabe claramente que hay aspiraciones que bajo determinadas circunstancias podrían transformarse en opciones distintas a la de Maduro.

KonZapata