konzapata.com

El núcleo duro militar llega a la Corte Penal de La Haya

viernes 17 de noviembre de 2017, 17:40h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Cuatro generales y una denuncia. Los cuatro del poder. Del núcleo duro. Ahora aparecen todos juntos en un mismo expediente. Llegan a La Haya de la mano de Luisa Ortega Díaz.
Vladimir Padrino López, Ministro de la Defensa.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- El núcleo duro llega a La Haya. De la mano y un expediente que este jueves entregó ante la Corte Penal Internacional, la fiscal Luisa Ortega Díaz. Los generales Vladimir Padrino López, Néstor Reverol Torres, Gustavo González López y Antonio Benavides Torres. Todos ellos, junto a Nicolás Maduro, han sido denunciados por delitos de lesa humanidad. Ortega Díaz ha ido al centro del poder. Y sobre ese núcleo, que incluye a Maduro, solicita orden de captura internacional.

La diligencia de Ortega Díaz coincide con la revelación de Maduro de que en la ronda de negociaciones que se pone en marcha en diciembre en República Dominicana, el tema de las sanciones a funcionarios por parte de los Estados Unidos se coloca sobre la mesa. Lo cual indica la sensibilidad del caso. Y la sensibilidad del momento.

Ortega Díaz no podía adivinar que Maduro hablara más tarde del asunto de las sanciones. Pero tal vez sí sabe que se trata de un asunto espinoso en el seno del poder. De verdad, las sanciones afectan a funcionarios civiles y militares, al Gobierno como un todo, y a boliburgueses. A todos les preocupa. Y todos, ha conocido KonZapata de primera mano, empujan para que la Oposición, tal como lo reveló Maduro, ejerza presión con el fin de que sean levantadas las sanciones.

-Que cesen las sanciones económicas contra Venezuela, pedimos a la Oposición que hablen con el Gobierno de EE.UU.- señaló Maduro.



Néstor Reverol Torres, Ministro de Interior, Justicia y Paz.

Tampoco es un asunto que pueda desligarse del problema de la deuda externa y el refinanciamiento. Como se sabe, este lunes el Gobierno sostuvo un primer encuentro con  tenedores de bonos y lo que estuvo sobre el tapete fue el punto de las sanciones. El discurso del vicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami, enfiló por allí: Queremos pagar, pero las sanciones afectan. El Aissami es uno de los funcionarios sancionados.

Todo está concatenado. Sanciones, deuda externa, La Haya, núcleo duro de poder. Ortega Díaz lo que ha hecho, por los momentos, y mientras la Corte Penal decide, es reforzar la visión que se tiene sobre la administración Maduro y en particular sobre lo que aquí hemos denominado el núcleo duro del poder. En esta ocasión, la denuncia agrega los delitos de lesa humanidad. La fiscal ya había advertido que iba a consignar la denuncia. Y lo hizo, argumentado que cometieron “asesinatos, torturas, encarcelación, así como un ataque sistemático contra la población civil”.

Reverol, ministro de Interior, y ejecutor del plan que hizo de la Guardia Nacional una maquinaria represiva, y Benavides Torres, que hasta mediados de 2017 era el jefe de esa Guardia Nacional, ocupan buena parte del expediente; así como el general jefe del Sebin, González López, enemigo personal de Ortega Díaz, y quien está señalado de impulsar desde los tiempos en que fue ministro de Interior, las llamadas OLP, o los operativos de limpieza social. La rivalidad del jefe del Sebin y la fiscal es tanto por las OLP pero también por la negativa del general a liberar detenidos cuando así lo solicitaba el Ministerio Público. Ambos funcionarios no se hablaban. Por supuesto, hay que dejar en claro que el jefe del Sebin no actuaba en solitario. Recibe órdenes de arriba, del Palacio de Miraflores. Los vínculos de Maduro y el general son estrechos.



Gustavo González López, director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

“Estamos denunciado que en el año 2015 fueron asesinadas 1.777 personas por funcionarios policiales y militares. En el año 2016, 4.667 fueron asesinadas personas bajo las mismas condiciones y hasta el mes de junio de este año se registraron 1.847, todas bajos las órdenes del Gobierno, bajo un plan que persigue el Gobierno una limpieza social. También incluimos en la denuncia las OLP (el último plan contra el crimen lanzado en julio de 2015 y en el que participan miles de militares) donde fueron asesinadas 505, otra limpieza, otra razzia, ejecutada por grupos tácticos de combate. También incluimos más de 17 mil casos de detenciones arbitrarias, cientos de casos de tortura y la militarización de la seguridad ciudadana”. Estas son palabras de Ortega Díaz.

Padrino López, el poderoso ministro de la Defensa, no sólo ha apoyado el papel de la Guardia Nacional, sino que le ha dado sostén al gobierno de Maduro y es el ideólogo del nuevo discurso que dibuja a un Maduro, paradójicamente, como adalid de la paz.



Antonio Benavides Torres, jefe de Gobierno del Distrito Capital.

Por supuesto, en el centro del núcleo, Maduro, jefe de Estado, comandante en Jefe de la Fuerza Armada, protector particular de Reverol y González López. Maduro también es autor principal de que la Guardia Nacional sea lo que es. No sólo le brindó apoyo sino que también alabó la actuación del cuerpo en las recientes protestas. “Efectivos de la GN fueron señalados, junto a la policía, de ser responsables del 25% de los 120 muertos y miles de heridos que dejó la represión a la ola de protestas que sacudió Venezuela este año, según cifras del Ministerio Público, organismo que hasta agosto tenía registrados 28 uniformados detenidos y otros 19 más sobre los que pesaban ordenes de captura por excesos durante sus actuaciones”, señala la nota publicada este jueves en KonZapata, escrita desde Londres por el periodista Juan Francisco Alonso. “Nicolás Maduro y su Gobierno deben pagar por estos delitos de lesa humanidad”, apuntó Ortega Díaz.

Cada caso está sustentando. El expediente consta de miles de documentos. Ortega Díaz señaló que la “carga probatoria” está allí.

KonZapata