konzapata.com

¿Es factible el plan de Nicolás Maduro de reestructurar la deuda?

viernes 03 de noviembre de 2017, 10:05h
Por José Manuel Rotondaro.- Como en la mayoría de sus discursos, la perorata en la cual Nicolás Maduro anunció que el país solicitaría el refinanciamiento de la deuda externa, contiene elementos en los que inadvertidamente hay claves sobre el trasfondo de la decisión. ¿Por qué designó a Tareck El Aissami como jefe de la comisión si este no puede salir del país? En procesos de renegociación de deuda anteriores, tanto de Venezuela como de otros países, el equipo negociador se desplazaba a una de las plazas financieras, usualmente Nueva York.
Por José Manuel Rotondaro.- Al vincular reiteradamente a Julio Borges con la decisión, Nicolás Maduro parece admitir que el presidente de la Asamblea Nacional tenía razón en haber planteado desde hace meses que no era conveniente para el país cumplir con el servicio de la deuda en desmedro de las otras urgentes necesidades de la economía. Incluso apeló a los mismos argumentos de Borges y otros voceros de la Oposición, sobre la disyuntiva entre pagar la deuda e importar alimentos.

Tareck El Aissami, Vicepresidente de la República.

En otro momento casi se le escapa a Maduro una dura crítica a su antecesor, cuando aludió que en estos cuatro años de su mandato ha tenido que pagar, “rasgándome el corazón”, el servicio de una deuda “contraída por…”, apenas conteniendo lo que claramente iba a ser una crítica contra quienes contrajeron originalmente la deuda.

Luego de la pausa, enmendó el comentario, pero dejó en el aire que cuando el petróleo estuvo a 120 dólares el barril, es decir, cuando Chávez fue presidente, el país “ofrecía bonos por 3 mil millones de dólares y la banca nos compraba 5 mil millones de dólares”, quizás sin percatarse que en el fondo acusó a su antecesor de endeudar innecesariamente al país.

Las claves del discurso

Apartando las demás sandeces que dijo durante el discurso, hay algunos mensajes claves cuya concreción en acciones indicarán la real voluntad del Gobierno de negociar una reestructuración.

En su papel de autócrata todopoderoso, bramó “decreto la reestructuración de la deuda”, como si fuera una simple decisión de su despacho. Incluso, y aceptando que “sutilezas” como el buen gobierno corporativo son ajenas a Maduro, la medida en principio engloba la deuda de PDVSA, sin que su junta directiva haya dicho nada. Aun cuando la formulación del anuncio pueda ser interpretado como un simple recurso efectista de cara a un país al cual se le ha venido vendiendo la noción de que tal reestructuración no estaba entre los planes del Gobierno, pudiera también estar preparando el terreno para un desconocimiento unilateral de la deuda.

¿De qué depende esta posibilidad? Al nombrar a Tareck El Aissami como jefe de la comisión que negociará la reestructuración, coloca un obstáculo posiblemente insalvable para cualquier negociación. Luego, Maduro señaló que la negociación sería en Caracas.

En procesos de renegociación de deuda anteriores, tanto de Venezuela como de otros países, el equipo negociador se desplazaba a una de las plazas financieras, usualmente Nueva York. Siempre fueron procesos prolongados, de semanas. La época en la cual se negociaba con un comité reducido de bancos quedó en el pasado, una vez que la deuda externa comenzó a documentarse como bonos negociables, con tenedores desperdigados por todo el mundo.

La probabilidad de que un comité de representantes de acreedores acepte ir a Caracas a negociar es extremadamente baja, por no decir cero. Los acreedores no querrán negociar bajo presión. Ir a Caracas significa exponerse tanto a decisiones arbitrarias de un gobierno autoritario y sin un sistema judicial independiente, como a ser víctimas de secuestros, bien por delincuentes comunes a sabiendas que son empleados de firmas financieras, o por el propio aparato estatal, sin un cuerpo policial independiente luego de la toma de los cuerpos regionales y municipales por el Gobierno. Para muchas de las empresas tenedoras, solamente el costo asociado con la protección de sus negociadores las harán pensarlo dos veces antes de aceptar la invitación a Caracas.

Entonces, ¿Dónde realizar las reuniones? El Aissami no puede ir a Estados Unidos ni a ninguna otra jurisdicción donde solicitudes de arresto de ese país puedan ser ejecutadas rápidamente. En la práctica, el jefe de los negociadores sólo puede desplazarse a La Habana, Damasco, Moscú y quizás Beijing. Con excepción de la capital china, los representantes de los acreedores tampoco querrán negociar en esas ciudades.

¿Lanzó Maduro una propuesta de equipo y localidad a sabiendas que no será aceptada por la contraparte? De rechazar los acreedores la invitación a Caracas, pudiera Maduro usar el desaire como excusa para un desconocimiento o una moratoria unilateral de la deuda.

¿Y qué consecuencias traerá una decisión en ese sentido?

Mientras el anuncio de iniciar negociaciones en sí tiene consecuencias limitadas, la más importante el probable cierre de las líneas de crédito, si aún existen, que tengan importadores privados y públicos. En la medida que existan negociaciones, acciones preventivas contra activos de la Nación, incluyendo PDVSA, deberían estar limitadas a pocos acreedores y quizás combatidas por el grueso que preferirá preservar el espacio para negociar.

Pero el abandono por parte de Venezuela de la negociación, abre las puertas para la toma cautelar de los activos del país en territorios donde haya acreedores, fundamentalmente Estados Unidos, Europa y Japón. Igual medida puede afectar los flujos de dinero provenientes de exportaciones. Estos fueron los argumentos utilizados al interior del gobierno desde 2003 contra quienes, dentro del chavismo, han clamado por un desconocimiento de la deuda por razones principistas.

¿Por qué Maduro, entonces, nombra a El Aissami como jefe? ¿Será que El Aissami es uno de esos que abogan por el “repudio de la deuda ilegítima”?

KonZapata

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Konzapata

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.