konzapata.com

Juan Pablo Guanipa: La Oposición debe acordar un programa de gobierno único (y II)

viernes 17 de noviembre de 2017, 13:00h
Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- El dirigente de Primero Justicia y gobernador electo del estado Zulia, Juan Pablo Guanipa, señala que “que en este momento el Gobierno tiene más interés que la Oposición en sentarse a negociar. Obviamente nuestro interés es fundamental”. Considera clave para rescatar el entusiasmo de la gente por el voto cambiar el CNE. “Sustituir a Tibisay Lucena me parece algo importante, porque el mensaje que se da sólo de ver a Tibisay Lucena es uno que crispa la actitud de la gente”.

Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- El gobernador electo del estado Zulia, Juan Pablo Guanipa, insiste que pese a las diferencias de la Oposición debe llegar al acuerdo de tener un solo candidato presidencial así como un programa de Gobierno que tenga una sección especial que se dedique a la emergencia económica, social y humanitaria que vive el país. Llamó a la dirigencia juvenil a hacer esfuerzos para establecer lazos con los jóvenes del país para promover el cambio en Venezuela.



Juan Pablo Guanipa, gobernador electo del estado Zulia.

-Estos tres grupos que han surgido en la Oposición, ¿no la debilita?

-Se debilitaría a menos que no asumamos que vamos juntos a las presidenciales. Que a pesar de las diferencias que tenemos, que son muy marcadas porque no sólo son de forma sino de fondo, hay un punto de encuentro que es la elección primaria para elegir un solo candidato presidencial y luchar para rescatar a Venezuela de esta tragedia a la que la han sometido Nicolás Maduro y sus cómplices. Eso permite sincerar las cosas y que cada quien pueda trabajar con un discurso que no tenga que ser contrastado con otro ,y que tenga que ser radicalmente distinto.

-En el acto del 15 de noviembre plantearon elaborar un programa de Gobierno. ¿Cuál sería el principio básico? ¿De dónde arrancaría?

-Ese programa de Gobierno debe tener una sección dedicada exclusivamente a la emergencia que vive el país. Tenemos que lograr sacar a Maduro y lograr un plan de emergencia para atender fundamentalmente el problema del hambre que se vive en Venezuela. No podremos permitir que los niños mueran por desnutrición o porque no tienen medicinas. Ese plan se debe elaborar con toda la gente que nos apoya y que es parte de la Oposición. Además de eso, debe haber un plan para que podamos recuperar  el aparato productivo del país. El solo hecho de elegir un nuevo presidente de la República nos va a permitir generar la confianza suficiente para que regresen los inversionistas nacionales y extranjeros y podamos exponenciar la producción nacional, recuperar el empleo, el poder adquisitivo y tomar medidas económicas para unificar el tipo de cambio. Todo lo que hay que hacer en un país con esta crisis, y que esta gente no está dispuesta a hacerlo porque sienten que es un tema ideológico.

-En el supuesto caso que se establecieran unas negociaciones con el Gobierno, ¿qué estaría dispuesta a ceder la Oposición?

-Es cierto que en una negociación ambas partes ceden. Intuyo que el Gobierno planteará para negociar con la Oposición el tema de las sanciones y el refinanciamiento de la deuda externa. Pareciera que son los dos temas en los que el Gobierno tiene más interés. Creo que en este momento el Gobierno tiene más interés que la Oposición en sentarse a negociar. Obviamente nuestro interés es fundamental.

-¿La Oposición aceptará darle un piso económico al Gobierno?

-No lo veo viable, ni muy sencillo. Como todo proceso de negociación hay planteamientos, hay respuestas y se va logrando ese acuerdo que permita que el país pueda enrumbarse hacia una posibilidad de cambio. Es un tema que imagino que se irá llevando en el día a día, y con las personas que están seleccionadas para hacer esa negociación.

-Hay analistas que señalan que ese presidente que surja después de Maduro debería ser transitorio hasta que se fortalezcan las instituciones y la economía.

-Para hacer eso se deberá modificar la Constitución porque si se va a un proceso electoral y el candidato de la Oposición gana sería para un período de seis años, pero si se logra un acuerdo para que se reduzca el período es algo que se tendría que discutir. Ese primer período ya sea de seis años o del tiempo que sea, será indudablemente de transición. Venezuela está sumamente golpeada y traumatizada, y tenemos que lograr un proceso a través del cual se pueda recomponer y eso no será nada sencillo, porque sabemos todo el odio que la gente que redactó la Ley contra el Odio ha generado en Venezuela. Es un tema muy complejo.

-¿Cuál será la petición fundamental en cuanto a las condiciones electorales?

-Son muchas. De verdad lo que ha pasado en el país en materia electoral podría engrosar el libro de las arbitrariedades que puede cometer un Gobierno para mantenerse en el poder. Por ejemplo, cambiar los coordinadores de centros de votación porque ahora son militantes del PSUV. Además se debe revisar el Registro Electoral, lograr que los jóvenes puedan inscribirse. Lo que hace el CNE es impedir que los jóvenes se inscriban. Pero también tenemos que lograr que los venezolanos fuera del país se puedan inscribir en el RE para votar. Calculo que hay más de un millón de venezolanos fuera y ellos deben contar con el derecho a participar, estén o no legales en el país al que se fueron. También, se deben respetar los miembros de mesa que se eligen aleatoriamente en el CNE. Que no sea que después este organismo no los quiera formar ni darle las credenciales, para luego de un periplo, si logran eso, los cambian por miembros sustitutos o accidentales que no están previstos en ninguna norma. Además, eliminar el voto asistido y los puntos rojos que son un mecanismo de control totalmente agresivo en contra de la gente que pierde su libertad para votar. No permitir regalos en los centros de votación. No se puede permitir que por votar se le regale a alguien línea blanca o comida. Eso es un abuso con la situación de pobreza que se vive en el país. Las reubicaciones sin ningún criterio que no ha sido otro que dificultar la votación de quienes están más cerca de la Oposición. Hay que mencionar la posibilidad de los partidos de hacer cambios de candidatos como lo establece la Ley, hasta 10 días antes del proceso electoral. Además, hay que nombrar un nuevo CNE. Sustituir a Tibisay Lucena me parece algo importante, porque el mensaje que se da sólo de ver a Tibisay Lucena es uno que crispa la actitud de la gente.

-¿Cómo se plantea la Oposición lograr entusiasmar nuevamente a sus electores para evitar la abstención que hubo el 15 de octubre?

-Una de las formas es lograr el cambio en las condiciones, porque hemos visto que al implosionarse el voto el 15 de octubre mucha gente dijo que ‘no vale la pena votar porque mi voto no lo respetan’. En primer lugar, lograr condiciones que permitan que la gente pueda mirar con más confianza el proceso electoral. En segundo lugar, reencontrarnos con la gente. Es fundamental conversar con la gente. Los políticos somos muy habladores y escuchamos poco. Tenemos que asistir a las comunidades, escuchar y vivir con la gente sus problemas y hablarle a la gente de una esperanza. Si estamos claros en que el país está desesperado y quiere salir de Maduro, eso se convierte en una oportunidad para que podamos dar un cambio a Venezuela. Podemos entusiasmar a la gente y eso se hace con el contacto cara a cara.

-Siempre la MUD ha hablado de relacionarse con otros sectores y con la sociedad civil pero realmente no lo ha logrado.

-Eso es muy importante. En el acto del 15 de noviembre además de la dirigencia política estuvo un dirigente sindical y Rafaela Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la UCV. Hay que entusiasmar a la juventud. Hacerla sentir que el país tiene futuro. No pueden tener como meta graduarse e irse del país. Quienes nos hemos quedado en Venezuela tenemos la responsabilidad de luchar para salvarla y esa oportunidad estará en 2018 con la elección presidencial. Estamos pidiéndoles a nuestros jóvenes que sean un factor fundamental, porque ellos se entienden mucho más con la gente de su edad. Los dirigentes juveniles deben ser más activos en la búsqueda de  interpretar y compartir con sus contemporáneos, para lograr la Venezuela que todos queremos construir.

KonZapata