Las consecuencias de una suspensión de pagos apuntan al corazón del régimen de Nicolás Maduro

Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- La verdadera debilidad estratégica del régimen de Maduro es su dependencia económica de Estados Unidos. A diferencia de Cuba, Venezuela todavía tiene hoy una estrecha relación financiera y petrolera con el gigante del norte. En el alto gobierno hay plena conciencia de que entrar en default es cortar de tajo las fuentes de financiamiento y crédito que mantienen en pie la estructura política del régimen.


Pedro Benítez.

Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- Desde que ejerce el poder, el presidente Nicolás Maduro se ha empeñado en continuar la senda de su predecesor en el cargo desafiando la ciencia económica.

Ha violentado la autonomía del Banco Central de Venezuela (BCV) aumentando el circulante brutalmente; funcionarios y asesores de su gobierno, como el señor Alfredo Serrano Mancilla, llegaron a declarar que la economía venezolana era la prueba de que la inflación no tenía un origen monetario; así que se podía seguir imprimiendo dinero sin respaldo en la producción y la productividad sin que eso tuviera consecutivas funestas.

Desde 2011 el Estado venezolano viene acumulando déficits fiscales por encima de 15% del PIB nacional sin hacer ningún tipo de ajuste. Por medio del control de cambios se ha permitido una absurda sobrevaluación del bolívar; se han impuesto irracionales leyes sobre “precios y ganancias justas” y expropiado empresas privadas con el propósito de “mandar sobre la economía”.

Maduro sabe que un bloqueo financiero sería una soga al cuello para el régimen / EFE:Newscom

Para cualquier estudioso de la economía Venezuela es un caso fascinante, aunque con consecuencias humanas dramáticas.

Pero hay una realidad en la cual la Administración de Maduro sí se ha detenido: el pago de la deuda externa. Esto no ha dejado de llamar la atención, puesto que el régimen es parte de esa izquierda radical latinoamericana anticapitalista, que desde los años 80 del siglo pasado ha denunciado el servicio de la deuda externa como un mecanismo de expoliación del capitalismo mundial sobre los pueblos pobres del sur.

Siga leyendo esta información en Alnavio.com