konzapata.com

Nicolás Maduro adelantó la Navidad y también la hiperinflación

jueves 02 de noviembre de 2017, 15:30h
Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Prendan la luz que es diciembre. Nicolás Maduro volvió a repetir la historia del año pasado. Le agarró el gusto al asunto. Adelantó la Navidad y también la hiperinflación, puesto que con las medidas decretadas este miércoles desde el Palacio de Miraflores, los pronósticos volverán a quedarse cortos frente al tamaño de la tragedia inflacionaria que viene en camino. Al despertar de la anestesia del ajuste salarial y del bochinche de las fiestas decembrinas, el último en salir que apague la luz.
Nicolás Maduro adelantó la Navidad y también la hiperinflación
Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Esta historia es reciente. En el último trimestre de 2016, con el Referendo Revocatorio asesinado y usando el diálogo como arma para echarle un balde de agua congelada a las protestas, Nicolás Maduro y todo el Gobierno sacaron la consigna:

-Prendan la luz que es diciembre.

Eso fue en noviembre. Con la crisis económica en plena efervescencia. Luego vino la tragedia del billete de 100 bolívares. No importaron los muertos caídos en las protestas producto de la irracional medida. En el viejo imperio Romano, el circo era la norma para que la gente se olvidara de los problemas diarios.

Año 2017. El billete de 100 bolívares es duro de matar. Invencible. La crisis económica ya devino en una hecatombe. La Oposición fue dinamitada por sí misma y por el Gobierno también. Maduro volvió a ser fuerte. Apagó las protestas. Impuso la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) espuria. Se adueñó de 18 gobernaciones y sumó la entidad número 19 con Zulia. Le sacó provecho a la juramentación de 4 gobernadores adecos ante la ANC. Un sector de la Oposición y la prensa también, prendieron el ventilador. Sacó Maduro el calendario electoral. Usó el arma esgrimida por la Oposición como propia. Se aproximan las elecciones municipales. Algunos partidos de la MUD decidieron no concurrir. Otros más pequeños irán. De este modo, el chavismo se asegura el control de las alcaldías en disputa.

Este primero de noviembre, Día de los Santos, en medio de la coyuntura, Maduro repitió su fórmula. Decretó las navidades felices de una vez. Ajustó el salario mínimo integral, llevándolo a 456.507 bolívares. Otorgó “bonos navideños” de 500 mil bolívares a por lo menos 4 millones de portadores del “Carnet de la Patria” (sic). También anunció la distribución de pernil a partir del 15 de noviembre y la entrega de juguetes a través de los CLAP. La guinda del pastel fue el anuncio de la entrada en circulación del billete de 100 mil bolívares “para cerrar el nuevo cono monetario”, dijo el navideño dictador.

No se ha enterado todavía que los billetes del nuevo cono monetario no se han masificado puesto que las piezas son insuficientes, y tampoco se ha dado cuenta que los cajeros automáticos y los bancos dispensan cantidades de dinero verdaderamente ridículas para el tamaño de la variación de precios de la economía, por lo que el “nuevo billete” tendrá que esperar un ajuste en límites de retiro diario de cajeros y taquillas.

Lo demás sí es historia viejísima. La impresión de billetes para financiar el déficit fiscal y cubrir la caída real en la recaudación tributaria será mayor. Mañana el ajuste salarial volverá a convertirse en sal y agua. Urgirá otro ajuste. Y ya no habrá retorno, pues la hiperinflación prometida para 2018 podría arrancar ya, de una vez, por estas fechas.

Una cadena enviada a través de mensajería instantánea que circuló entre funcionarios públicos, señalaba todas las medidas que este miércoles dictó Maduro. Y cerraba con un mensaje:

-Los invitamos a encender las luces de la Navidad Feliz 2017 (sic).

Al término de los anuncios, en el centro de Caracas, un show de fuegos artificiales coronó “la prendida” de luces, mientras del otro lado, en la Oposición, no superan la prendida del ventilador.

En 2018, transcurrido el efecto de la anestesia y superado el “bochinche” decembrino, el último en salir que apague la luz.

KonZapata