Se pone en marcha el plan de Nicolás Maduro sobre la deuda externa

Por Juan Carlos Zapata – Alnavio.com (ALN).- El plan del régimen de Maduro sobre el “reformateo” de la deuda está pensado, y no tiene nada de improvisado. Maduro estima ganar tiempo igual que lo ganó con el diálogo político de este 2017 y el anterior de 2016. En todo caso, la crisis sigue atentando contra la estabilidad futura del régimen. Hasta el momento, Maduro ha sorteado los pronósticos de la implosión y del estallido social. Analistas y políticos todavía aseguran que este es un escenario probable. Pero apostar a la implosión del régimen no es una política en sí misma sino una aspiración.


Juan Carlos Zapata.

Por Juan Carlos Zapata – Alnavio.com (ALN).- Esta tarde es la cita en Caracas. El encuentro financiero. Con tenedores de bonos de la deuda de la República de Venezuela y de PDVSA. Los mercados temen por el default. Nicolás Maduro apuesta a la reestructuración. La Unidad de Análisis de The Economist señala que el problema no es si Venezuela entrará en default sino cuándo y cuál será el bono que dejará de pagarse. Hasta el viernes corrieron rumores de dos bonos, el PDVSA 2017 y uno de La Electricidad de Caracas, de los que las autoridades no habían abonado los intereses respectivos, lo que luego fue desmentido. La cita en Caracas de hoy busca evitar el evento crediticio. Maduro insiste que no habrá default. Que Venezuela reestructurará toda la deuda. Maduro intenta generar credibilidad y confianza. Y es que hace dos semanas, cuando habló por primera vez del tema, los analistas descartaron de plano el éxito, bien de la reestructuración o bien del refinanciamiento. “Las probabilidades son mínimas o nulas”, señalaron. “Las sanciones por parte de Estados Unidos hacen muy difícil el proceso”, agregaron.

La deuda pública total asciende a casi 170.000 millones de dólares, y el segmento de los bonos públicos se ubica en 58.000 millones de dólares. De este volumen, 32.000 millones son bonos de la República y el restante de la estatal petrolera PDVSA, 26.000 millones. Por otro lado, están las deudas con Rusia y China. Moscú ya anunció que refinanciará. China ya lo hizo a principios de año con un acuerdo ventajoso para Caracas, el cual incluye pagos de capital sólo cuando el precio del petróleo alcance los 70 dólares el barril. Maduro confirmó este domingo las respectivas posiciones de Rusia y China. Sobre esta segunda dijo: “Los compromisos con la República China marchan perfecto”. Se trata de una deuda que engloba 60.000 millones de dólares.

Maduro dijo el domingo: “El default nunca llegará a Venezuela, negociaremos toda la deuda”/ Foto: Vicepresidencia

Maduro adelantó que más de 400 inversionistas han confirmado su presencia en Caracas, o lo que es lo mismo, el 91% de los acreedores. La verdad es que casi el 30% de los bonos está en manos de instituciones venezolanas, y tal vez un 20% en manos de inversionistas o testaferros de figuras vinculadas al mismo régimen, los llamados boliburgueses. De otro lado, hay los tenedores venezolanos, empresarios y particulares, que siempre apostaron a la deuda y a mantener una renta debido a los altos rendimientos. De modo que en esta franja, por lo menos la mitad del porcentaje al que hace referencia Maduro, ya estaría cubierto.

Siga leyendo esta información en Alnavio.com