Henrique Capriles y Lepoldo López desafían carrera de obstáculos para avanzar hacia Miraflores

Por Sofía Nederr @snederr.- El ex Gobernador de Miranda depende del levantamiento de la inhabilitación de 15 años que le impuso la Contraloría General de la República. Sobre el líder de Voluntad Popular pesa la espada de una sentencia judicial firme. En 2012, uno declinó su precandidatura a favor del otro.


Por Sofía Nederr @snederr.- Pasado el trance de las elecciones regionales, realizadas en octubre de 2017, y en medio de un espinoso proceso de negociación con el Gobierno, en la Oposición las aspiraciones presidenciales tomaron la calle. Dentro del variopinto grupo de interesados, Henrique Capriles, ex gobernador de Miranda y dirigente de Primero Justicia, y el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, son quienes deberían sortear más obstáculos que sus contrincantes.

Leopoldo López y Henrique Capriles, dos líderes naturales de la Oposición que hoy tienen el camino truncado a la presidencia de la República.

A Capriles, candidato presidencial en octubre de 2012 contra el entonces presidente Hugo Chávez y en abril de 2013 con el presidente Nicolás Maduro, la Contraloría General de la República lo inhabilitó políticamente en abril de 2017, por 15 años.

El entonces gobernador dijo, en ese momento, que para nadie es su secreto su intención de volverse a postular para llegar al Palacio de Miraflores, así como los planes revolucionarios por escoger el rival opositor.

De acuerdo con la Contraloría, la decisión contra el líder de Primero Justicia se basó en la acusación por la reconducción del presupuesto en 2010 y 2013 y cinco contrataciones en las que habría daño patrimonial.

“No voy a negociar con nadie, porque los principios no se negocian. Yo soy un demócrata y seguiré defendiendo a la Constitución y a la democracia”, dijo Capriles hace 8 meses.

El dirigente que cesó en sus funciones en Miranda hace un mes y medio, afirmó el fin de semana pasado que el Gobierno está claro en que él y López son las primeras opciones para medirse en las primarias presidenciales de la MUD.

“No quiero sonar poco modesto pero hay que decir las cosas como son, ¿quiénes son los que hoy tienen la primera opción de lograr no la candidatura, sino de dirigir este país? Uno está en su casa preso, y el otro está aquí. Es el pueblo a través de un proceso de primarias, es decir que nosotros dos (él y López) tendríamos que medirnos y que el pueblo decida a quién quiere, ese es el deber ser y eso es lo que esperamos que ocurra”, indicó Capriles a la agencia EFE.

Mientras no se levante la inhabilitación, la Carta Magna, en su Artículo 65, le impide postularse a cargos de elección popular.

Sentencia firme

El texto fundamental también amenaza a Leopoldo López, bajo arresto domiciliario desde agosto de este año. En febrero de 2017, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le dictó sentencia definitivamente firme por los delitos de instigación pública, daños a la propiedad en grado de determinador, incendio en grado de determinador y asociación para delinquir.

El líder de Voluntad Popular, preso desde las protestas de 2014, fue condenado, en septiembre de 2015 a 13 años, 9 meses y 7 días de prisión.

La esposa de López, la activista de derechos humanos Lilian Tintori, señaló, también a EFE, que el dirigente es partidario de que el candidato de la MUD salga de primarias y que podría presentarse a la contienda.

Aseveró que el jefe de VP trabaja en la formulación de soluciones ante la crisis del país. Tintori señaló que su hogar se convirtió en una cárcel tras el traslado de López desde Ramo Verde hace 4 meses. “Leopoldo tiene un grillete desde el primer día, ahora le toman hasta 4 fotos al día, con el periódico en la mano como si fuera un secuestrado. Está muy preocupado por el país, porque estamos mal, porque el país está a punto de colapso”, contó.

Declinación de uno para apoyar a otro

La MUD anunció al país, el 19 de julio pasado, que se escogerá al abanderado presidencial de la Oposición a través de elecciones primarias y sin derecho a la reelección. Henrique Capriles fue electo candidato opositor en las primarias de febrero de 2012 en las que obtuvo 64,2% de los votos y su contrincante más cercano fue Pablo Pérez (UNT), quien logró 30,3%. Los comicios internos no suelen atraer a muchos votantes y en el proceso hubo una participación de 16,79%.

El 24 de enero de 2012, López anunció que declinaba su candidatura en las primarias a favor de Capriles.

“Con nuestro aporte queremos construir una nueva mayoría, quien quería votar por mí, ahora les pido que voten por Henrique, porque para Venezuela hay un camino y ese es el camino de la Mejor Venezuela, la Venezuela del Progreso, la Venezuela por la que hemos trabajado y luchado. Por la que hombres como Henrique y yo le hemos dado la cara a las injusticias de este Gobierno que nos quiere sacar del juego, pero que no lo va a lograr, porque aquí estamos trabajando por la construcción del país que todos soñamos”, exhortó el dirigente de Voluntad Popular hace casi 6 años, en otro momento histórico del país y con distintos escenarios políticos a los que se avizoran para el 2018.