konzapata.com

Jorge Roig: En la negociación con el Gobierno la Oposición no está pidiendo cosas escandalosas (I)

viernes 08 de diciembre de 2017, 16:40h
Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- El empresario y ex presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, integrante del grupo técnico del equipo negociador de la Oposición, señala que en esta ronda de negociación, “tenemos algo que el Ejecutivo necesita: La gobernabilidad que el país requiere para marchar con buen ritmo. Petróleos de Venezuela perdió 100 mil barriles de crudo solamente este mes y el presidente Maduro perdió 700 mil barriles en PDVSA desde que es presidente, y eso ocurre porque no hay operatividad en Petróleos de Venezuela. Entonces, el país necesita volver a una gobernabilidad. El Ejecutivo sabe que sin ayuda de unos canales institucionales y una Asamblea Nacional que pueda apoyar, eventualmente, algunas operaciones que son absolutamente necesarias, esto es imposible”.
Jorge Roig: En la negociación con el Gobierno la Oposición no está pidiendo cosas escandalosas (I)

Por Ascensión Reyes R. @ascer19.- Jorge Roig, integrante del equipo técnico de los negociadores de la Oposición en República Dominicana, aprecia que este ciclo de negociación con el Gobierno hay diferencias con el que se produjo en 2014, en el cual también participó como presidente de Fedecámaras. Afirmó que en aquella oportunidad el Gobierno no tenía ninguna intención ni necesidad de negociar, sino de apagar las protestas callejeras, y ahora necesita gobernabilidad, la cual le será difícil de lograr sino cuenta con canales institucionales y un Parlamento que eventualmente pueda aprobar algunas operaciones que les son necesarias.



Jorge Roig, empresario, ex presidente de Fedecámas, y miembro del equipo asesor de la Oposición en las negociaciones de República Dominicana.

El ex parlamentario y ex militante de La Causa R le restó importancia a las declaraciones del ministro Jorge Rodríguez, principal vocero del equipo negociador del Gobierno, quien afirmó recientemente que no habrá canal humanitario y tampoco elecciones en 2018 si Estados Unidos y Canadá no levantan las sanciones. Roig señaló que eso no fue lo que le dijo a los cinco cancilleres que son garantes de este proceso de negociación y lo toma como una retórica no creíble, pero que sí demuestra la falta de independencia de los poderes en Venezuela.

-Jorge Rodríguez, ministro de Información, principal vocero del Gobierno en la mesa de diálogo afirmó que de no levantarse las sanciones no habrá canal humanitario ni elecciones. ¿Se rompió el diálogo?

-No. Primero hay que hacer una diferenciación de que esto ya no es diálogo. El diálogo es una conversación y no se trata de convencer a nadie de nada. En cambio en la negociación hay dos partes y tenemos algo que ofrecer a cambio y esperamos encontrarnos en un acuerdo. En lo que estamos ahora es un proceso de negociación y dentro de un proceso como este es normal que previo a la negociación se exprese una retórica que no es la creíble. Jorge Rodríguez no dijo nada de eso cuando estaba en Santo Domingo. Cuando los cancilleres presentaron la posibilidad de un acuerdo no dijo nada de lo que ahora expresa. Lo dice ahora un poco como para influenciar a los negociadores. Creo que para demostrar la retórica de lo oficial. Pero en todo caso si demuestra un poquito la falta de institucionalidad y la falta de separación de poderes que existe en el país, porque un negociador se permite prácticamente darle instrucciones no solamente al Consejo Nacional Electoral que es el encargado de convocar elecciones, sino también nada menos que limitar las medicinas que necesitan los enfermos. La verdad es todo lo contrario, los países han impuesto unas sanciones a Venezuela porque no está cumpliendo con la ruta democrática, y cuando cumpla con ella es cuando te quitarán las sanciones y no al revés como lo propone Jorge Rodríguez.

-Hay ya un borrador de estas negociaciones, ¿qué contiene ese borrador?

-Eso es precisamente lo único que no puedo comunicar. Primero, porque no está acabado. Hay unas ideas que están en la mesa con los grandes temas que están precisamente en este momento en discusión. Nosotros pusimos nuestros cuatro temas que son: La ayuda humanitaria, liberación de los presos políticos, devolución de los poderes a la Asamblea Nacional y una convocatoria a elecciones libres en 2018. Esos son nuestros temas; y los del Gobierno son: El levantamiento de las sanciones. Evidentemente que el documento es un asunto muy delicado y no es fácil en las negociaciones estarlo revelando. Entre otras cosas, porque uno cae en la tentación de tener victorias tempranas y parciales. Para los que están en estos momentos sufriendo en los hospitales sería una gran victoria que viniéramos con una ayuda humanitaria; para los que se están muriendo de hambre, rasgando una bolsa de basura, sería una gran victoria que se le diera comida, y para quien tiene un familiar preso sería una victoria que los soltaran. Esta es una negociación que tiene que ser vista de manera integral. Todos los venezolanos nos sentamos, y cuando salga que nos sintamos regocijados y reconfortados de que se logró un acuerdo para el país. Revelar lo que está en la mesa no me corresponde porque soy del grupo de asistencia técnica y no negociador, y en segundo término, porque hay un clima de confiabilidad lógico en estos casos porque es una fase muy delicada de la negociación.

-¿Los asesores técnicos el 15 de diciembre van nuevamente a República Dominicana?

-Vamos a ver… Jorge Rodríguez impidió que entráramos a la negociación la semana pasada. Tuvimos que quedarnos en lo que se llama el cuarto de al lado. Nuestras propuestas técnicas ya están todas en la mesa de negociación. Si el grupo de negociación así lo considera y el Presidente de República Dominicana autoriza la entrada, como fue en esta oportunidad, con mucho gusto puede ir este u otro grupo técnico. Lo más importante es que además del grupo de asistencia técnica que viajó de Venezuela, la Oposición se ha rodeado también de figuras importantes en el mundo de la negociación y de la comunicación. Se ha dicho que es muy importante poder comunicar y que se sienta como un proceso transparente, y esto cambia sustancialmente lo que había en procesos anteriores.

-¿Cómo siente la disposición del Gobierno a negociar? Usted participó en un diálogo con ellos cuando fue presidente de Fedecámaras.

-Eso fue la Conferencia de la Paz. Hay una diferencia sustancial. Aquella vez realmente se convocó a Miraflores por la presión de las protestas que estaban en la calle, pero no había por parte del Gobierno ninguna intención ni necesidad de negociación más que desarmar y desarticular las protestas callejeras. En este caso, tenemos algo que el Ejecutivo necesita: La gobernabilidad que el país requiere para marchar con buen ritmo. Petróleos de Venezuela perdió 100 mil barriles de crudo solamente este mes y el presidente Maduro perdió 700 mil barriles en PDVSA desde que es presidente, y eso ocurre porque no hay operatividad en Petróleos de Venezuela. Entonces, el país necesita volver a una gobernabilidad. El Ejecutivo sabe que sin ayuda de unos canales institucionales y una Asamblea Nacional que pueda apoyar, eventualmente, algunas operaciones que son absolutamente necesarias, esto es imposible. Esa es una gran diferencia; y una segunda, es que tenemos una mediación internacional con cinco cancilleres, que se elevarán a seis, que son importantes como el de México o Chile y por el lado de ellos, Nicaragua, Bolivia y San Vicente y Las Granadinas. Entonces, tienes una observación internacional que está vigilando que en este proceso verdaderamente se cumplan los acuerdos a los que se lleguen y se puedan producir. Y en tercer término, hay la metodología que antes no la había. Antes era sentarse en una mesa y a explicar las razones que queríamos. Ahora, hay una metodología muy bien sustentada por grupos que saben de una negociación internacional y se pusieron los temas en la mesa. Se empezaron a desgranar uno por uno la semana pasada y creo que el 15 de diciembre puede haber unos avances importantes. Dios mediante, porque Venezuela necesita noticias al respecto.

-Con respecto a los garantes del Gobierno ¿cómo ha sido la actitud de ellos? Hay una cierta reserva, por ejemplo, se dice que es un grupo que tiene el beneficio del petróleo venezolano.

-Si la Oposición estuviera pidiendo unas cosas asombrosas o escandalosas sí creo que se cerrarían las puertas. Pero como la Oposición fundamentalmente lo que está pidiendo es que se cumpla la Constitución, no hay problema. ¿Qué país puede estar en contra de que se liberen presos que se consideran políticos? o ¿qué país puede estar en contra de que entren alimentos o medicinas a Venezuela? Entonces, las posturas de la Oposición son muy fuertes y comprensibles no solamente por los cancilleres que están ahí, sino por todo el mundo, porque son necesidades reales que Venezuela tiene. Que se cambie el nombre de ayuda humanitaria por canales de cooperación internacional o algo que le moleste menos al Gobierno, todo eso es posible. Pero la verdad es que en este momento lo que está privando es la buena fe, el buen juicio de los cancilleres que están ahí, más allá de que sean de países que pueden tener lazos estrechos con el Gobierno venezolano. Creo que todos los países tiene lazos estrechos con el Gobierno venezolano, pero la magnitud de los hechos que se están presentando ahí son bastante contundentes como para exigir que realmente se lleguen a acuerdos beneficios.

-¿Llevaron alguna recomendación para controlar la inflación en el corto plazo?

-Ese es el tema que más me hubiera gustado que se incluyera en la negociación, evidentemente porque es mi área de experticia y conozco lo que están pasando las empresas de este país. Tengo que con mucho dolor que reconocer que no, pero al mismo tiempo no tengo la ingenuidad de no reconocer que ahí hay otros temas fundamentales para la negociación. No está planteado para nada que el Gobierno corrija el modelo económico en estos momentos. Cuando un gobierno tiene unas elecciones por delante en el corto plazo no corrige los modelos económicos. Sería muy ingenuo de mi parte pensar que se van a tomar correctivos para el modelo económico, entre los cuales se incluyen medidas que tendrían que ser drásticas de ajustes para que la inflación no nos siga comiendo a los venezolanos. No creo que eso ocurra y no está ni siquiera en la agenda de discusión de Santo Domingo.

KonZapata