Rafael Ramírez no dice toda la verdad en el caso de Citgo

Por Juan Antonio Avellaneda.- No deja de lanzar dardos el ex presidente de PDVSA. Ahora revela detalles de aquella operación de venta de Citgo que no llegó a concretarse. Ramírez pone un precio. ¿Era el precio del que hablaba el mercado? Existía el mandato de la venta de Citgo por esa época y se hicieron las gestiones. Y corrieron fuertes rumores de que Repsol o Petrobras eran potenciales  compradores. Todo lleva a una verdad a medias porque el precio del que ahora habla Rafael Ramírez no es correcto.


Por Juan Antonio Avellaneda.- Rafael Ramírez, en entrevista con el diario Panorama vuelve a encender la polémica sobre Citgo. En la declaración, publicada el viernes 8, el ex Presidente de PDVSA afirma que a finales del 2013 tenía el mandato del presidente Nicolás Maduro para la venta de la filial en Estados Unidos, todo dentro de una agenda de reformas económicas. Ramírez declara que “habíamos obtenido ofertas por 15 mil millones de dólares. Yo estaba planeando hacer un contrato de largo plazo, entre 12 y 25 años, para colocar nuestro crudo y para vender esos hierros que están en territorio hostil”.

Rafael Ramírez, ex embajador de Venezuela ante la ONU y ex presidente de PDVSA.

Esta declaración es una verdad a medias. Ciertamente existía el mandato de la venta de Citgo por esa época, y se hicieron las gestiones. Corrieron fuertes rumores de que Repsol o Petrobras eran potenciales compradores. Todo lleva a una verdad a medias porque el precio del que ahora habla Rafael Ramírez no es correcto. El mismo se ubicaba entre los 6.000 y 7.000 millones de dólares. De hecho, en una emisión de deuda de Citgo de 2014,  en los prospectos para la ocasión, la misma empresa colocaba que su valor era de 8.000 millones de dólares.

Rafael Ramírez sin embargo no comenta que luego de no llegar a un acuerdo en la venta, quizás por esa diferencia de precios de lo que él y Nicolás Maduro esperaban y lo que en verdad vale la empresa, ocurrieron dos hechos. El primero, su salida de PDVSA en 2014, y el segundo, la operación de hipoteca de Citgo vía emisión masiva de deuda, vía bonos y créditos bilaterales. Operación que hoy es criticada por Nicolás Maduro y usada como pretexto para llevar a la cárcel a la directiva de la filial.

Esta operación anunciada en enero del 2015, llevó el endeudamiento de la empresa al máximo permitido, y parte del dinero obtenido fue dado a PDVSA vía dividendo extraordinario y fue vista como una salida astuta por parte del presidente de Citgo de aquel momento, Nelson Martínez, y el de PDVSA, Eulogio Del Pinto, dado que se conservaba a Citgo, la cual podía ser usada como herramienta política ante Washington.

Hoy ambos ejecutivos están presos como se sabe. Pero recordemos que de esa operación, a pesar de que Rafael Ramírez ya estaba fuera de la industria,  se comentó que su mano siempre estuvo por detrás. Era el 2014-2015. Ya Ramírez se encontraba en Nueva York y su gran amigo y aliado, Bernardo Álvarez en la embajada en Washington.  Quizás esa es la causa de la crítica a esa operación tres años después por parte de Nicolás Maduro y usada como excusa para las detenciones: La presencia de Rafael Ramírez en la misma.