konzapata.com

¿Todavía es posible derrotar a Nicolás Maduro en unas elecciones presidenciales?

jueves 07 de diciembre de 2017, 10:00h
Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Nicolás Maduro no es el mismo que llegó al Palacio de Miraflores con un discurso que lo ridiculizaba a lo interno y a lo externo del chavismo. Esa fue su estrategia. Que la gente creyera que era un hueso fácil de roer. En ausencia de Hugo Chávez, el liderazgo del chavismo quedaba en apariencia huérfano, y Maduro no era capaz de aglutinar a los diversos factores de poder que conviven en el chavismo, y que se mantenían unidos solamente por la conducción de Hugo Chávez. Pero la foto para Maduro ya cambió. Ya purgó el entorno. Lo tiene casi todo para aplastar a la Oposición en un eventual proceso electoral presidencial, salvo por un par de detalles.

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- La radiografía de hoy es desgarradora para la Oposición y para el país. Nicolás Maduro no es el mismo que llegó al Palacio de Miraflores con un discurso que lo ridiculizaba a lo interno y a lo externo del chavismo. Esa fue su estrategia. Que la gente creyera que era un hueso fácil de roer. En ausencia de Hugo Chávez, el liderazgo del chavismo quedaba en apariencia huérfano, y Maduro no era capaz de aglutinar a los diversos factores de poder que conviven en el chavismo, y que se mantenían unidos solamente por la conducción de Hugo Chávez. De allí que un sector de la Oposición creyera en “La Salida”. Y de ahí en adelante, toda una cadena de errores que pareció detenerse en diciembre del año 2015, con la victoria en las elecciones parlamentarias. Pero luego Maduro comenzó a dar los puntapiés. Controló y redujo a la Asamblea Nacional. Lo demás es historia de este 2017, con muertos, presos y heridos por doquier. Otra vez la Oposición retó en la calle y perdió, pues el poder de fuego de la dictadura no podía ser rebasado por un decenas de miles de ciudadanos que se congregaban en la Autopista Francisco Fajardo varias veces por semana.



¿La Unidad Democrática podrá remontar y repetir la victoria de 2015 en unas eventuales elecciones presidenciales de 2018?

Entonces, Maduro demostró que puede controlar los factores del poder. Que no es un orador ni un líder carismático, pero que sabe jugar a la política. Por eso el cuadro de hoy:

-El chavismo, ese chavismo que creció y acumuló poder en la Era Chávez, hoy luce reducido frente a Nicolás Maduro. Ya Rafael Ramírez no es el todopoderoso. Fue purgado. Él y los suyos, incluyendo a sus primos. Queda entonces el madurismo.

-Maduro controla institucionalmente casi todo. La Fuerza Armada es su sostén. Y esa Fuerza Armada hoy dirige PDVSA.

-También tiene control el dictador de lo social. En este país no hay protestas, a pesar de la grotesca depresión económica. Lo que hay son bolsas de los CLAP y “Carnet de la Patria”.

-Y lo más insólito: Tiene el madurismo piso electoral. Unos 20 puntos por la medida más pequeña. Es el sótano. No bajan, pero pueden subir. Y 20 puntos son 20 puntos.

Pero hay un par de detalles: Que 20 puntos no son más que 40 o 50 puntos que podría tener y que tuvo en su momento la MUD. Y que la hiperinflación que se avecina para 2018 es algo peor que alarmante. Una película de terror.

¿Puede la Oposición todavía derrotar a Maduro en unas eventuales elecciones presidenciales?

Definitivamente sí. Pero dependerá de dos factores: Lo que produzca el diálogo en República Dominicana, y que la MUD pueda por fin unificarse. Lo primero no ha dado resultados concretos, pero camina. Y lo segundo sigue siendo aspiracional. Muy aspiracional, a pesar de los esfuerzos que en las últimas semanas han gestionado los 4 partidos más grandes de la MUD.

KonZapata